La Miss Universo que no duró nada

La Miss Universo que no duró nada

Muchas veces más importante que saber ganar es saber perder. Y esta es una de esas ocasiones.

notitle
22 de diciembre 2015 , 06:49 p. m.

No soy aficionado a los concursos de belleza de ninguna índole; ni departamentales ni nacionales ni universales. No obstante, el domingo pasado, haciendo 'zapping', terminé enchufado a la transmisión de Caracol, gracias a la cual me sentí 35 años más joven, pues me pareció volver a esa década de los ochenta, cuando no nos perdíamos 'Panorama', de Producciones JES.

Y aunque esa puesta en escena me parecía simpática, nunca sospeché la sorpresa que el concurso de Miss Universo, sin querer, nos tenía reservada para el final y que sin duda salvó nuestro fin de año televisivo. Debo admitir que la metida de pata galáctica que presenciamos en vivo y en directo a mí me pareció muy divertida. Fue todo tan absurdo, tan grotesco, tan ridículo y tan inverosímil que era inevitable reírse como con las mejores comedias de antaño.

En medio de tanta hilaridad, lo que no alcancé a imaginar fue que el fugaz reinado de Ariadna Gutiérrez como la mujer más linda del planeta fuera a desatar pasiones tan hondas ni que iba a servir para que afloraran los rasgos más característicos de la idiosincrasia colombiana.

En cuestión de minutos compatriotas de todas las condiciones sacaron a relucir todo su repertorio para opinar sobre el peor fiasco que se recuerde en un evento de esa naturaleza, y echaron mano de cuanto recurso tenían a su alcance para hacerse sentir. Desde hace tres días las redes sociales y los espacios de los medios de comunicación se han llenado de declaraciones de todos los tintes, y se encuentran mensajes y comentarios que van desde la indignación hasta la burla, desde el racismo hasta el sarcasmo, desde la resignación hasta el orgullo, desde la ingenuidad hasta la vulgaridad o desde la originalidad hasta los lugares más comunes.

Y, como pocas veces, figuras de diversos orígenes, credos y ocupaciones se hicieron presentes para sumarse a las voces de ciudadanos anónimos que no podían dar crédito a lo que sus ojos habían visto en 'high definition' en un programa que se transmite a todo el mundo.

Ni siquiera cuando murió García Márquez la gente se sintió tan urgida ni tan autorizada para opinar de un tema. Expertos de todas las categorías han analizado las causas y consecuencias de lo que le pasó a nuestra reina en Las Vegas, y no pocos la han puesto ya en el altar de la inmortalidad, tratando de paso de ningunear a la filipina Pía Alonzo, merecida sucesora de Paulina Vega.

Es comprensible el drama que vivió Ariadna Gutiérrez, pero eso no puede justificar los insultos, cargados de racismo, contra el presentador; ni tampoco puede ser argumento para hablar de una conspiración contra Colombia ni del robo de una corona que, no nos digamos mentiras, ella no merecía.

Como ha ocurrido muchas otras veces, nos pudo más el tropicalismo, y el error garrafal del señor Steve Harvey nos hizo olvidar que nuestra candidata –tan linda, tan desparpajada y tan bien puesta– no fue muy hábil al contestar las preguntas que le hicieron en las rondas finales. Es verdad que se trata de un concurso de belleza y no de intelecto, y que resulta absurdo que a las candidatas les pidan más preparación que a un secretario de gobierno. Sin embargo, eso no era nada nuevo y si ellas aceptan concursar, deben tener muy claro el tipo de preguntas que les van a hacer y no pueden aspirar a que las pongan a hablar solamente de mascarillas o de rutinas de ejercicios.

Independientemente del craso e imperdonable error de Harvey, deberíamos darnos por bien servidos y celebrar con el mismo entusiasmo con que festejamos cuando Paula Andrea Betancourt, Paola Turbay, Carolina Gómez o Taliana Vargas quedaron en el mismo lugar.

Muchas veces, más importante que saber ganar es saber perder. Y esta es una de esas ocasiones.


@Vladdo

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.