Claves para pasar el fin de año con tranquilidad y sin excesos

Claves para pasar el fin de año con tranquilidad y sin excesos

No ponga las notas amargas en estas fiestas y disfrútelas con actitud positiva hacia los demás.

notitle
22 de diciembre 2015 , 04:30 p. m.

Las fiestas de fin de año, más que una obligación, son un espacio que brinda el calendario para que colectivamente se haga un alto en el camino y se fortalezcan las relaciones.

Deben, así las cosas, ser escenarios de tranquilidad, felicidad y bienestar. Pues claro que hay personas que ligan esta época a creencias religiosas, a cortes de cuentas o a balances obligados; sin embargo, lo primero que uno debe tener claro es que para que sean genuinas las fiestas, no pueden asumirse como un mandato o una obligación.

Tampoco como una temporada para comprar desaforadamente o rendirse a la ostentación y a los desbordes. Muchísimo menos para caer en conductas que acaben aguando la fiesta propia o la de los demás.

La siguiente es una guía de recomendaciones, que si bien caen como anillo al dedo en estas épocas, también pueden aplicarse siempre que celebre, en cualquier momento del año.

No sea ‘jarto’

Independientemente de que no comparta la dinámica decembrina o sus motivaciones, no se amargue. Si la gente a su alrededor está contenta, no se tire la comparsa; tenga en cuenta que es más probable que usted contagie su desánimo a los demás que ellos logren pasarle parte de su actitud festiva.

No olvide que eso también se expresa con el lenguaje corporal; nadie le pide que sea efusivo, pero tampoco sea antisocial. Si le brindan un abrazo o un saludo, responda lo mejor que pueda, esboce una sonrisa. No critique, muérdase la lengua cada vez que piense en lanzar un juicio negativo. El mundo no se va a acabar por eso. Créame.

No se emborrache

¿Quién le dijo que para pasarla bien hay que acabar con el estanco? ¿Que usted tiene que tomar hasta perder la razón? Tenga presente que un borracho aburridor, que una persona con malos tragos, deja una impronta. Es la manera más efectiva de borrar el lado bueno que la gente conoce de usted.

Nada más fastidioso que un borracho en una fiesta; sí, de esos que echan el brazo, que hacen el ridículo, que hablan a media lengua, que escupen cuando hablan y espantan con su actitud. Así que piénselo: conozca cuáles son sus límites y no se exceda; ah, no obligue a tomar al que no quiere y bajo ninguna circunstancia lleve el carro si sabe que va a tomar, así sea un trago.

No a la gula

No eche en saco roto lo que dicen los nutricionistas: en estos casos es mejor comer poquito varias veces al día, y de manera regular, en lugar de saltarse las comidas principales con la disculpa de que hará una o dos comidas gigantes.

Eso no solo engorda (de dos a cuatro kilos en promedio al mes, dicen los investigadores), sino que puede causar malestares como dispepsias, indigestiones y hasta intoxicaciones.

La Navidad y el Año Nuevo no eliminan las contraindicaciones fijadas en su dieta ni atenúan la intolerancia a ciertos alimentos. Téngalas presentes, porque un descuido puede sacarlo de la escena festiva.

Mérmele a la rumba

Es cierto que estamos en fiestas, pero nadie dice que tiene que ser sin parar.

Una trasnochada detrás de otra acaba pasando factura al cuerpo; a ese ritmo difícilmente tendrá alientos para recibir a los Reyes Magos. Priorice las celebraciones, dele espacio a su cuerpo para recuperarse del agotamiento y, si tiene vacaciones, busque espacios para relajarse realmente. ¿O piensa llegar molido a trabajar o a estudiar otra vez en enero?

El celular a un ladito

Hay gente que aprovecha estas épocas para reencontrarse, para retomar relaciones, para fortalecer los lazos y dar las gracias.

Esto lleva implícito otorgar, entregar tiempo, presencia a los otros. Y eso es incompatible con la tendencia a estar más pendiente de gente que ni siquiera conoce bien, en el chat o las redes sociales.

Parece ser que se dedica más tiempo a los “seguidores” de estas plataformas que a los conocidos, a los de carne y hueso. Hágase el firme propósito de licenciar por unos días, por unas horas, el celular. Mire a sus amigos, a sus familiares, a los ojos. Hágales sentir que para usted son importantes y que, al menos mientras están reunidos, son ellos, y no su teléfono, los protagonistas.

Ah: ya que estamos en estas, si saca el celular aproveche para hacer la llamada al amigo que tiene olvidado o al familiar que hace rato no ve.

No se arruine

No sé si ya es tarde decirle esto, pero no hay un guayabo peor que empezar enero gordo, cansado y, para colmo de todos los males, endeudado.

Es cierto que la tradición manda dar obsequios, organizar algunas reuniones y estrenar, pero no enloquezca. Equilibre todos esos gastos de manera realista con los ingresos.

El crédito y las tarjetas son un espejismo en el que se cae con una facilidad pasmosa; pero, mucho ojo, que aquello del “gaste ahora y empiece a pagar desde febrero” tranquilamente quiere decir que usted acabará de pagar los zapatos que compró en la Navidad del 2018.

Con un agravante: si su saldo está en rojo, tendrá que seguir endeudándose con las tarjetas, y así hasta el infinito. Así que tranquilo, recuerde que lo intangible, que los detalles pequeños pero con afecto sincero también tienen valor. Mucho valor. Y hablando de eso, ¡aquí les va un abrazo grande!

Diga no al desperdicio de recursos

Las celebraciones de fin de año pueden significar un aumento en los residuos sólidos, el uso de electricidad en las casas y hasta de las emisiones de efecto invernadero por el aumento de viajes tanto en carro como en avión. Sin embargo, en este mes también se pueden adoptar ciertas costumbres que ayuden al ambiente como usar luces LED que reducen un 90 % el gasto energético, evitar el empleo de platos de desechables en las fiestas y no participar del tráfico de especies silvestres.

CARLOS F. FERNÁNDEZ
Asesor médico de EL TIEMPO

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.