Desgracias del metro

Desgracias del metro

El impacto de una estructura como la del metro elevado difícilmente podrá ser positivo.

notitle
21 de diciembre 2015 , 06:29 p.m.

¿Cuándo habrá sido la última vez que el alcalde electo de Bogotá estuvo dándose un paseo por debajo de uno de los tantos puentes vehiculares que tiene la ciudad? Supongo que ese recorrido debió de ser una experiencia muy grata: su olfato político no le permitió alcanzar a percibir los olores a orines que generalmente forman parte de ese tipo de paisaje urbano, y creo que debió de invadirlo un radical sentimiento de paz y tranquilidad, a pesar de que la sombra que producen esas estructuras tiende a ser el paraje ideal para ladrones y atracadores.

Quisiera saber cuándo fue que Enrique Peñalosa hizo ese recorrido para tener una mínima idea sobre cuán fresca está en su memoria la triste realidad que se vive en la ciudad bajo esas estructuras elevadas, que no están lejos de su ahora tan cacareado metro, que, de construirse, terminará partiendo la ciudad en dos y destrozando la poca calidad de vida de quienes estén apostados a lado y lado de la inmensa mole de concreto que planea el novísimo alcalde.

Del viejo y ahora renovado discurso de Peñalosa recuerdo su constante preocupación por una ciudad pensada para la gente, su interés en el medioambiente, así como en la creación de espacios de encuentro de la sociedad. Son inolvidables los esfuerzos que hizo en su momento para recuperar parques, crear alamedas, mejorar los pasos peatonales y ampliar andenes con el fin de que transeúntes y vecinos de cada uno de esos espacios intervenidos sintiera el beneficio de una ciudad que cambiaba positivamente. ¿Será que esas mismas inquietudes animan al ahora promotor del metro elevado?

Confieso que no quisiera ser vecino del nuevo proyecto de metro. El impacto de una estructura como la del metro elevado difícilmente podrá ser positivo. Más allá de la facilidad que representa en términos de transporte, el metro elevado y su imponente mole serán como construir un larguísimo puente que atravesará la ciudad y dejará a sus pies todos los problemas y vicios que hoy albergan las faldas de los puentes vehiculares.

Peñalosa podrá decir que las ciudades más modernas del mundo, como Tokio, Chicago o Berlín, tienen metros elevados y son la muestra de que en Bogotá fácilmente podríamos dar ese paso. El argumento sería válido de no ser porque el nivel de vida y la seguridad en todas esas ciudades son, sin duda, muchísimo mejores que en la capital colombiana. Mientras que Tokio es una de las ciudades más seguras del mundo, aquí, en Bogotá, con ir caminando por la carrera 7.ª ya hay riesgo de que lo atraquen a uno. Imagínese ahora cómo va a ser, bajo la sombra del metro elevado: una larga alameda del atracador. Bonito, ¿no?

Igualmente, en términos de desarrollo económico, no hay punto de comparación entre el Midtown de Chicago y la avenida Caracas con calle 22: el primero es uno de los epicentros económicos y financieros más importantes de los Estados Unidos; en cambio, el segundo es apenas la puerta de entrada a la zona roja más importante del país. Hay un mundo de diferencia, ¿no le parece?

Valoro que Peñalosa insista en su metro elevado por motivos económicos, así como por la velocidad que esto podría imprimirle al proyecto de construcción del metro para la ciudad. Es cierto que Bogotá no aguanta más el ineficiente sistema TransMilenio, ni el SITP eternamente provisional. Pero lo que no puede ser es que, bajo la premisa del afán y la urgencia, terminemos aceptando un proyecto que afectará a cientos de personas que perderán la tranquilidad por ser los vecinos del metro.

#PreguntaSuelta: ¿será que el acuerdo de justicia para las FF. MM. vino con la anuencia de Uribe?


Juan Pablo Calvás

@colombiascopio

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.