Activista Gabriel Wer estuvo en Montería compartiendo la experiencia

Activista Gabriel Wer estuvo en Montería compartiendo la experiencia

Explicó cómo el activismo digital contribuyó a 'tumbar' al expresidente de Guatemala, Otto Pérez.

notitle
21 de diciembre 2015 , 09:02 a.m.

La indignación acumulada por décadas debido a los malos gobiernos y la corrupción venció al miedo en Guatemala. Desde abril de este año, miles de ciudadanos salieron varias veces a las calles de la capital del país y otras ciudades a protestar.

Primero para exigir la renuncia de la exvicepresidenta Roxana Baldetti y luego del expresidente Otto Pérez, involucrados en el escándalo de corrupción aduanera conocido como ‘La Línea’.

Detrás de esa movilización social está Gabriel Wer Arrivillaga, administrador de empresas y fotógrafo guatemalteco, quien junto con otros activistas digitales lideró las iniciativas #RenunciaYa y #JusticiaYa, que a través del uso de las redes sociales contribuyeron a la renuncia de ambos funcionarios.

Esta experiencia fue compartida en el IV Encuentro Nacional de Comunidades Digitales, realizado el 10 y 11 de diciembre pasado, en Montería.

Un día después de que la Fiscalía y la Comisión Internacional contra la Impunidad en Guatemala (Cicig), esta presidida por el colombiano Iván Velásquez, presentaron el caso de defraudación aduanera que vinculaba al secretario privado de la Vicepresidencia –meses después se comprobaría que el presidente y la vicepresidenta eran cabecillas de esa estructura criminal–, Wer publicó en su cuenta de Facebook que había que hacer algo porque no podían aguantar más corrupción.

Lucía, una amiga de su mamá, leyó el comentario y lo agregó a un evento que estaba convocando para que los ciudadanos salieran a marchar el sábado 25 de abril para pedir la renuncia de Baldetti.

“Me agregó como organizador y éramos como tres o cuatro personas que estábamos en el evento. Luego con otro amigo le pusimos imagen y el nombre #RenunciaYa, una consigna fácil de recordar y de viralizar en redes sociales. Y empezamos a difundirlo. En menos de 24 horas ya había entre 6.000 y 8.000 personas confirmadas, algo que nos sorprendió”, recuerda.

La aceptación sirvió

Fue tanta la aceptación del evento, que el domingo 20 de abril, nueve de los 12 organizadores –la mayoría no se conocían– decidieron reunirse personalmente. Inicialmente eran 20, pero algunos se salieron por temor a represalias. Otto Pérez es un exmilitar y tenían miedo de que les pasara algo o que hubiera represión militar o policial.

Era la primera vez que se estaba convocando a una manifestación popular, pacífica y voluntaria contra el Gobierno de Guatemala y las personas que confirmaban su asistencia en el muro del evento en Facebook tenían muchas dudas y temores. “Nos preguntaban quiénes son ustedes, qué quieren, son de la oposición, son del Gobierno, son desestabilizadores, son de izquierda, de derecha. Invertimos muchísimas horas aclarando, respondiendo, porque sabíamos que ahí iba a estar la diferencia. La credibilidad estaba en que la gente viera que nos podía contactar fácilmente, que no nos estábamos escondiendo, aunque sí guardando un bajo perfil, con la idea de que las manifestaciones no tuvieron un rostro ni un nombre específico, sino que fueran los más plural posible”, cuenta Wer.

Pero así como tuvieron apoyo ciudadano, también fueron boicoteados. Un grupo de personas tomó la imagen gráfica de #RenunciaYa y creó páginas falsas en Facebook para tratar de desprestigiar a los organizadores diciendo que eran financiados por el expresidente Álvaro Colón o por Libertad Democrática Renovada (Lider), partido de la oposición.

También los tildaron de exguerrilleros y de pertenecer a la cúpula empresarial.

“Eran tan dispersos e incoherentes los ataques que la misma gente se dio cuenta rápido que al final éramos ciudadanos, como la mayoría”, dice Wer, quien asegura que no hay que contraatacar a los troll sino responderles en un tono tranquilo y empático. Si no cambian de actitud, prefiere no desgastarse.

El 25 de abril en Ciudad de Guatemala salieron a marchar aproximadamente 30.000 personas y en otras ciudades del país hubo manifestaciones paralelas. El 8 de mayo dimitió la vicepresidenta Roxana Baldetti, quien hoy se encuentra en prisión. En ese entonces, el presidente Otto Pérez dio una conferencia de prensa para informar lo sucedido y los guatemaltecos se volcaron a las calles para celebrar.

Luego de los resultados de #RenunciaYa, los cuatro integrantes más jóvenes del grupo de activistas digitales decidieron seguir convocando manifestaciones porque el presidente aún no había renunciado. A finales de mayo crearon #JusticiaYa. Abrieron una página en Facebook –antes solo creaban los eventos– y cuentas en Twitter e Instagram, en las que compartían información, notas de indignación e inspiración para mantener la llama viva.

Además, apoyaban las convocatorias que hacían otros colectivos para salir a protestar.

El 21 de agosto, la Fiscalía y la Cicig acusaron al presidente de liderar la red de corrupción relacionada con cobros ilegales y contrabando en las aduanas del país. Pero él se atornilló al cargo y sostuvo que era inocente.

Sube indignación

Eso hizo que la indignación ciudadana se acrecentara y surgió la idea de diferentes colectivos, principalmente campesinos y miembros de la Universidad Pública San Carlos, de convocar un paro nacional para el jueves 27 de agosto. #JusticiaYa los apoyó.

“Los pequeños comercios y negocios comenzaron a mandarnos sus confirmaciones de que iban a cerrar ese día y para motivar a más gente creamos un álbum en Facebook, donde íbamos subiendo imágenes de todos estos pequeños negocios, lo que tuvo un efecto dominó muy interesante. Llegaron colegios, universidades, hasta llegar a los negocios medianos, grandes y las multinacionales que finalmente decidieron cerrar ese día”, cuenta.

Con la cadena de comidas rápidas McDonald’s ocurrió algo particular. Inicialmente circuló un comunicado falso en el que supuestamente anunciaban que se sumaban al paro, pero en seguida sus propietarios en Guatemala lo desmintieron en un comunicado escueto y frío.

La reacción de los guatemaltecos en redes sociales no se hizo esperar. En el Facebook de la compañía escribieron mensajes de rechazo, incluso amenazaron con no volver a sus restaurantes si no apoyaban el paro. La presión fue tanta que horas después expidieron un comunicado aceptando cerrar ese día.

Después de varios meses de movilizaciones, el 3 de septiembre renunció el presidente Otto Pérez, luego de que el Congreso le retiró la inmunidad para poder ser juzgado como un ciudadano ordinario y emitieron una orden de captura en su contra.

Importacia de las redes

Wer reconoce que si bien el activismo digital y las manifestaciones ciudadanas no fueron los únicos ingredientes para la dimisión del mandatario, sí jugaron un papel determinante. “Las redes sociales convirtieron a la ciudadanía en Guatemala en un actor nuevo en el tablero político, antes estábamos totalmente ausentes”, dice.

Por eso, #JusticiaYa – así se bautizó el colectivo de activistas digitales– no ha desaparecido. Ahora trabajan en la campaña #EstamosAquí, que está convocando a una protesta pacífica el próximo 14 de enero, día que se posesiona el nuevo presidente Jimmy Morales, un comediante sin trayectoria política, cuyo triunfo se debe al hastío de la vieja política en Guatemala y quien ha generado sospechas por tener el apoyo de sectores militares.

“#EstamosAquí está dirigida a decirle al nuevo presidente que nosotros vamos a estar pendientes y no vamos a permitir que pase lo que sucedió con el Gobierno anterior, que esperamos tres años, a pesar de todos los indicios de corrupción, para salir a las calles y pedir la renuncia. Esta vez no va a ser así”, remata Wer.

PAOLA BENJUMEA BRITO
Corresponsal de EL TIEMPO*
Montería.

*Por invitación de Brigada Digital.

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.