Nacional vs. Junior, final de estilos: el de atacar y el de defender

Nacional vs. Junior, final de estilos: el de atacar y el de defender

El equipo antioqueño superó los obstáculos que pusieron los barranquilleros y ganaron el título.

notitle
20 de diciembre 2015 , 10:11 p.m.

Si Junior quería defender la ventaja de un gol que tenía del juego de ida, pues su estrategia se volvió más intensa después de los 30 segundos, que fue lo que tardó Nacional en hacerle el gol que igualó el marcador global. A partir de ese momento, Junior tuvo que decidir entre arriesgar en el Atanasio Girardot o aguantar para ir a los penaltis. Prefirió aguantar y al final se quedó sin el título.

Nacional, con su intensidad inicial, mantuvo su sistema 4-2-3-1, pero con novedades: una, que no arrancó Alejandro Guerra de titular, sino Marlos Moreno, como un media punta; la otra, que Macnelly Torres tuvo un partido discreto, pálido, malo. Lo mismo que Chará. Entonces Nacional, tras ese gol tempranero, como si le hubiera pasado la presión de igualar la serie, bajó su ritmo. Se fue enredando. Sebastián Pérez, con su salida limpia, y Marlos Moreno, con sus diagonales, fueron los mejores hombres del equipo verde.

Junior había cambiado su planteamiento habitual, el del partido de ida, cuando empleó un 4-2-2-2; esta vez, con la necesidad y el deseo de defender su ventaja, tuvo a sus tres volantes más destructores: a Celis, a Narváez y a Cuéllar, y con Vladimir Hernández haciendo una línea de cuatro. La intensión siempre fue evidente: esperar, destruir, contragolpear. Sin embargo, Hernández tuvo algo de libertad, moviéndose hacia el centro de la cancha, flotando en la mitad, para ser, o intentar ser, el armador, en un 4-3-1-2, pero no lució. No fue el nexo que los delanteros, Édinson Toloza y Roberto Ovelar, esperaban.

Junior se dedicó a aguantar bien y a contragolpear regular. Tuvo la suerte –por lo menos antes de los penaltis– de que Nacional frenó y le faltó claridad. Guerra entró por Macnelly para intentar dar un poco más de movilidad en el local. En el visitante entró Juan David Pérez por el inadvertido Toloza. Pero a él tampoco le llegó el balón.

Treinta segundos pasaron para que Junior tuviera que reafirmar su trabajo defensivo, y para que Nacional pasara la presión y buscara, sin claridad, el otro gol. Fue un duelo de estilos que solo se resolvió con los penaltis.

PABLO ROMERO
Redactor de EL TIEMPO
@PabloRomeroET

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.