El nuevo Concejo debe enfrentar la imagen negativa

El nuevo Concejo debe enfrentar la imagen negativa

'Concejo, cómo vamos' analiza lo que les espera a los nuevos concejales.

notitle
20 de diciembre 2015 , 09:21 p.m.

El próximo primero de enero llegan al Concejo de Bogotá 23 caras nuevas y 22 que repiten curul, en medio de la polémica herencia que reciben, el desgaste entre poderes durante el gobierno que termina, las nuevas fuerzas políticas, el apetito burocrático que ya se advierte y, sobre todo, la expectativa por la agenda que llevará el nuevo alcalde.

El programa ‘Concejo, cómo vamos’ (CCV) realizó una evaluación del periodo legislativo que termina el 31 de diciembre y de los retos que le esperan a la corporación en 2016-2019.

La herencia que tendrá que administrar y superar el nuevo Concejo no es de poca monta: solo 13 por ciento de la gente cree que hace una buena gestión, y un escaso 31 por ciento tiene una imagen favorable.

Once concejales de la legislatura que termina fueron vinculados a investigaciones de la Fiscalía y la Procuraduría por el ‘carrusel’ de los contratos. De ellos, cinco perdieron la curul por ese motivo: Andrés Camacho Casado, Orlando Parada, Jorge Salamanca, José Juan Rodríguez y Ómar Mejía.

El otro tema es el cuatrienio de enfrentamiento con el gobierno de Gustavo Petro: los propios concejales actuales, la mayoría curtidos en la política tradicional, reconocen que hay ‘cansancio’ y ‘aburrimiento’ por la confrontación con la Administración.

El periodo (2012-2015) comenzó con un par de años en los que el alcalde Gustavo Petro gozó del respaldo de su bancada, el movimiento Progresistas, y del Polo Democrático, más el acompañamiento ocasional a algunas de las iniciativas por parte del Partido Verde y los conservadores.

Pero esa luna de miel no duró. Al enfrentamiento del Alcalde con las bancadas de ‘la U’, Cambio Radical y algunos miembros del Partido Liberal, entre otros, se sumó la división interna que quedó de la fusión entre los ‘verdes’ y los Progresistas.

Por los cuestionamientos sobre su gestión, e incluso por señalamientos sobre dudosos manejos, Petro se quedó sin el respaldo de líderes y concejales de la izquierda como Carlos Vicente de Roux, Roberto Sáenz, Diego García y Diana Rodríguez.

El alcalde electo, Enrique Peñalosa, comenzará su gobierno con “un panorama optimista con el Concejo, al contar con el apoyo de dos bancadas mayoritarias (Cambio Radical y Centro Democrático) y una minoritaria (Partido Conservador), con lo que suma una fuerza de 18 concejales, y deberá buscar consolidar la cercanía de la bancada de la Alianza Verde con el fin de obtener la mayoría de la corporación”, señala el informe de CCV.

Lo que dejó el Concejo 2012-2015

La confrontación con la Administración impidió aprobar proyectos como el POT, la modernización tributaria y vigencias futuras para colegios por concesión.

Con demoras, se aprobó cupo de deuda por 3,37 billones de pesos, para obras como los cables aéreos de Ciudad Bolívar y San Cristóbal y la troncal de TM por la Boyacá.

Dio la autorización para negociar la primera línea del metro con el Gobierno Nacional.

Efectos del ‘carrusel’. La imagen del Concejo queda desvalorada y fuertemente afectada: en este último periodo, 11 concejales tuvieron vínculos con casos investigados por la Fiscalía y la Procuraduría.

La gobernanza de la ciudad y la relación con el Alcalde

El primer reto que debe enfrentar el nuevo Concejo es recuperar la gobernanza y la gobernabilidad con el Alcalde y las entidades de la Administración.

El programa ‘Concejo, cómo vamos’ considera prioritario que se supere la relación de discordia que imperó durante el periodo de gobierno del alcalde Gustavo Petro.

Según el informe, las fuerzas políticas que se están integrando y se lleguen a consolidar en este nuevo periodo podrían llegar a tener un clima favorable al gobierno Peñalosa.

“El Concejo debe ser muy cuidadoso para que su buena relación con el Distrito no afecte la calidad de su principal función: el control político”.

Así quedaron las nuevas bancadas

Cambio Radical: 9; Centro Democrático: 6; Partido Liberal: 6; Alianza Verde: 6; Polo: 5; partido de ‘la U’: 4; Partido Conservador: 3; Mira: 2; Libres: 1; Progresistas: 1; ASI: 1, y Opción Ciudadana: 1. Fuerza de cara a Peñalosa:

Aprobación: Cambio Radical, Partido Conservador y Centro Democrático (18 concejales).

Cercanos a la aprobación: Alianza Verde (6 concejales)

Oposición: Progresistas y Polo (6 concejales). Expectantes: Partido Liberal, partido de ‘la U’, MIRA (12 concejales).

Independientes: Opción Ciudadana, ASI y Libres (3).

Plan de Desarrollo con las promesas de campaña del alcalde

‘Concejo, cómo vamos’ recomienda que los concejales estén atentos al trabajo de los primeros cuatro meses, durante los cuales el alcalde y sus funcionarios deben construir el Plan de Desarrollo de la ciudad, para garantizar que todas las promesas de gobierno que se hicieron en campaña queden incluidas en el documento que se presentará a discusión del Concejo.

El programa advierte que será vital que los concejales estén atentos a ejercer control en el plan de los primeros cien días que ha anticipado el alcalde y que será ratificado el primero de enero, cuando comience el nuevo periodo del alcalde. “La propuesta de gobierno con la que se eligió debe quedar plasmada en el Plan”.

El Plan de Ordenamiento Territorial (POT)

Un reto ineludible para el primer periodo de sesiones es el trámite del Plan de Ordenamiento Territorial (POT) que guiará la vida de Bogotá en los próximos 12 años.

El concejo encontrará un POT expedido por decreto en el gobierno del alcalde Gustavo Petro y suspendido por el Consejo de Estado. Su reto será sacar adelante el compendio de normas sobre planeación urbana y usos del suelo, y superar la polémica y la inestabilidad jurídica que han imperado en los últimos cuatro años en Bogotá. “El Concejo debe aportar a la construcción de este documento y en la discusión sobre la visión que la ciudad tendrá para el futuro, hacerle seguimiento y control a lo que se definirá y aprobará”.

Elección de personero y contralor

Para ‘Concejo, cómo vamos’, es vital que el Concejo supere temas políticos y logre elegir las cabezas de los entes de control distritales que sean realmente independientes de las fuerzas políticas. Propone que se discuta la posibilidad de que el personero y el contralor sean de una orientación distinta a la del alcalde mayor, con el fin de darle una mayor fortaleza institucional al control que se ejerce.

Este año, hay cambios en la selección del contralor. El Congreso estableció que los cargos que están en manos del Concejo se hagan por convocatoria pública.

Lucha contra la mala imagen

El desafío de los concejales de Bogotá desde el primer día de sesiones es luchar contra el escepticismo de los ciudadanos. Según la Encuesta de Percepción Ciudadana 2015, de ‘Bogotá, cómo vamos’, el Concejo de Bogotá tiene una favorabilidad del 31 por ciento, y el 13 por ciento de los bogotanos considera que esta corporación realiza una buena gestión. Esto demuestra que la percepción que la ciudadanía tiene del Concejo no es buena, lo cual impone una presión sobre los nuevos integrantes para mejorar su visibilidad y percepción frente a los bogotanos, además de superar la mancha que dejó el ‘carrusel’ de contratos.

BOGOTÁ

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.