Alumnos y egresados de la San Martín dicen ser discriminados

Alumnos y egresados de la San Martín dicen ser discriminados

Dicen que la pérdida de reputación de sus títulos les complica la búsqueda de trabajo.

notitle
20 de diciembre 2015 , 06:42 p.m.

Por no cumplir con estándares de calidad, usar sus recursos con fines distintos a su misión social, ofertar programas sin registro calificado y no haber hecho nada por mejorar su situación pese a las sanciones, en noviembre del 2014, el Ministerio de Educación intervino la Fundación Universitaria San Martín.

Un año después, pese a que la Fundación funciona con normalidad apalancada en las medidas tomadas por esta cartera para proteger a sus estudiantes, persiste una fuerte preocupación entre alumnos y egresados por su futuro. El escándalo, dicen, acabó con la reputación de sus títulos y los ha convertido en blanco de una discriminación que en muchas ocasiones les impide conseguir trabajo.

Un síntoma de lo que ocurre es que en un año la San Martín pasó de tener 20 mil alumnos a solo 9 mil, según datos de la Fundación.

Exalumnos consultados por EL TIEMPO aseguraron que la estigmatización por tener grado de la San Martín es tal, que hay casos de egresados que han tenido que buscar trabajo en ciudades distintas a las suyas.

Luisa Cardona, quien se graduó de contaduría en mayo de este año de la FUSM en la sede de Sabaneta (Antioquia), dijo que cuando iba a presentar entrevistas de trabajo, “en varias empresas me descartaron por ser de la San Martín; consideraban que la universidad era mediocre”, motivo por el cual tuvo que radicarse en Montería para encontrar un empleo.

María Fernanda Atuesta, presidenta de la Federación Odontológica Colombiana y egresada de esta institución, reiteró lo dicho y sostiene que a graduados de este programa “en algunos espacios laborales no los reciben”.

De hecho, el 27 de noviembre del 2014, Atuesta le envió una carta al Ministerio de Educación en el que solicitó su intervención ante la discriminación de la que estaban ya siendo objeto los egresados, estudiantes y profesores de la facultad de odontología; en ella señalaba que “no compartimos que diferentes autoridades se hayan referido a la Universidad San Martín como ‘universidad de garaje’”.

Mayra Vieira, rectora de la FUSM, dijo que las directivas son conscientes de la situación de los egresados y que en el 2017 lanzarán una campaña que demostrará la calidad de los egresados, los logros de ellos y la calidad de su formación, debido a que “en la sociedad hay una percepción errónea de que los egresados no son competentes”, puntualizó Vieira.

El presidente de la Asociación de Exalumnos de la San Martín, Luis Fernando Fuertes, manifestó que a pesar de que los casos de rechazo a egresados los ha conocido a través de terceros, afirmó que la discriminación es producto de “un efecto que se esperaría ante la intervención”.

Fuertes recalcó que el trabajo del Ministerio y la actual rectora están haciendo resurgir la institución y agregó que la Asociación hará una veeduría a los procesos que se están llevando a cabo para mejorar la universidad.

¿Y los profesores?

Cuando la San Martín fue noticia a causa de la intervención, para el primer semestre de este año las matrículas en esta institución educativa bajaron considerablemente, lo que generó el despido de varios profesores.

Para los docentes que se quedaron, su dolor de cabeza son los salarios que la anterior administración de la FUSM les quedó debiendo. Si bien reconocen que desde que el Ministerio de Educación intervino la institución, se les ha pagado cumplidamente y con todas las prestaciones que la ley ordena, el tema de los sueldos atrasados no se ha resuelto.

José Ariza, profesor de la facultad de odontología de la FUSM, dijo que los sueldos que les adeudan se encuentran en demanda y que “en la universidad no nos han dado ninguna notificación de qué va a suceder con esos salarios”.

Respecto a este tema, la rectora Vieira aclaró que una de las medidas impuestas por el Ministerio a la San Martín consiste en que el dinero de los estudiantes solo puede ser usado para la actual operación de la Fundación. No obstante dijo que “cuando se hayan organizado y verificado todos los acreedores, se le propondrá un plan de pago al Ministerio, y ellos decidirán si se aprueba o no”.

Por ahora, los egresados, la Rectora y los profesores insisten que en la San Martín se brinda una educación de calidad y que los problemas que tuvo en el pasado fueron netamente administrativos y financieros, nunca académicos.

VIDA / EDUCACIÓN

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.