Aciertos, sapos y vacíos

Aciertos, sapos y vacíos

Aparte de los sapos a tragar, el balance dependerá de cómo queden los muchos pendientes del acuerdo.

notitle
19 de diciembre 2015 , 08:53 p.m.

Al revisar los textos divulgados por la mesa de La Habana tras concluir la negociación del apartado de justicia, me sorprende que las Farc aceptasen ciertos puntos. No habrá un perdón y olvido generales, como pretendían al principio. Habrá, en cambio, procesos judiciales para fijar responsabilidades en algunos de los peores crímenes de la historia de Colombia, y los culpables pagarán por ello penas de reclusión de 5 a 8 años.

Además, tendrán que pedir perdón a las víctimas –como ya hicieron en Bojayá hace unos días–, y resarcirlas. Creo que el duro debate público librado en el país ha servido muchísimo para presionar a la mesa a establecer esas condiciones. Tanto la radical –y a veces calenturienta– oposición del uribismo como las críticas de quienes hemos creído en la validez de la negociación sin plegarnos al unanimismo pretendido por quienes gradúan de “enemigo de la paz” a cualquiera que cuestione han sido útiles. Son las virtudes del sistema democrático.

El acuerdo tiene logros, pero el diablo puede estar en los detalles. La reclusión no será en cárceles sino, quizás, en colonias agrícolas, aunque en eso hay poca claridad. Y en cuanto a la reparación de las víctimas, las Farc parecen más dispuestas a trabajar en el desminado y el arreglo de carreteras que a renunciar a sus enormes riquezas. ‘Iván Márquez’ le dijo a la BBC que ese grupo “no tiene plata”, como si los beneficios de décadas de narcotráfico, secuestro, extorsión y robo de tierras se hubiesen esfumado. ¡Qué cinismo!

Varios testimonios me indican que, con miras a la desmovilización, hay frentes dedicados a tanquear, a punta de boleteo y cocaína, cosa de que el fin del conflicto los coja popochos. No es plata para las víctimas: esa reparación, como pasó con los paramilitares, la pagaremos los colombianos con impuestos.

Serán indultados los guerrilleros responsables del delito político de rebelión y conexos. Está claro que en los conexos no están el secuestro, ni el abuso sexual, ni reclutar menores: por esos crímenes los comandantes tendrán que responder. Pero como el acuerdo supone que la siembra de coca y el narcotráfico fueron para financiar los delitos políticos de las Farc, esos crímenes mafiosos serán objeto de indulto y los responsables no podrán ser extraditados. He ahí uno de los sapos más grandes que tendremos que tragar.

Otro batracio enorme: incluso los comandantes responsables de crímenes de lesa humanidad podrán dedicarse a la política y ser elegidos alcaldes, congresistas y hasta presidentes. No sé si consigan los votos, pero les estará permitido. Y eso que la fiscal de la Corte Penal Internacional, Fatou Bensouda, ha advertido que, a la luz del Derecho Humanitario, eso es inaceptable. En el caso de los jefes paramilitares, aparte de que pagaron cárcel en Colombia y/o Estados Unidos, jamás se les dio esa posibilidad. Por fortuna.

En cuanto al riesgo de repetir la intolerable escena de exmilitares en la cárcel y exguerrilleros en el Congreso, al presidente Juan Manuel Santos hay que creerle cuando sostiene que eso no ocurrirá. El acuerdo habla de un tratamiento “especial y equitativo” para los miembros de la Fuerza Pública que resultan responsables de crímenes. No está claro en qué consiste, pero el punto quedó mencionado.

En resumen, el acuerdo tiene logros, así desde el uribismo más radical lo nieguen. Pero también tiene grandes e indignantes concesiones a las Farc, aunque decirlo moleste a los pregoneros del unanimismo pacifista. El balance final dependerá de cómo queden los muchos pendientes del acuerdo y del cumplimiento de lo ya definido. Entre tanto, la obligación de quienes tenemos el privilegio de opinar desde una columna es seguir vigilantes, señalando aciertos pero también riesgos, errores y eventuales engaños.

MAURICIO VARGAS
mvargaslina@hotmail.com

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.