Meluk le cuenta... (A escribir la historia)

Meluk le cuenta... (A escribir la historia)

Nacional y Junior son plenamente conscientes de que la historia la escriben los vencedores.

notitle
19 de diciembre 2015 , 03:12 p.m.

La frase es aplastante: “La historia la escriben los vencedores”. Total, abrumadora. Hoy, Nacional y Junior intentarán escribir esa historia, su historia. La ventaja del Junior 2-1, lograda en Barranquilla, dejó abierta la puerta del triunfo para cualquiera, aunque el favorito sigue siendo Nacional, por su solidez general a lo largo de la liga, por su campaña de impresionantes numeros, por su condición de local.

¿Hay presión? ¡Claro! Y la tienen ambos: no hay mañana, todo depende del hoy y el ahora y los éxitos logrados por los dos mejores equipos del semestre solo brillarán con el triunfo, con el trofeo entre las manos, con la nueva estrella brillando en el escudo. Los merecimientos y todo ‘lo bueno’ que se ha hecho no servirán de nada si se pierde. Hoy todo se revalidará y cobrará peso y dimensión con el título. Así sea en un eventual desempate en penaltis.

“Ganar no es lo importante, siempre y cuando ganes”, dijo Vinnie Jones, exfutbolista –y luego actor– británico. Él fue un volante de marca duro, raspador, agresivo, que intimidaba. Pegaba duro, harto y sin pena. De esos jugadores que hacen preferir la seguridad a la Policía y a los que, probablemente y al momento de escribir estas líneas, utilizaría Junior con el ingreso de Narváez para apretar el cinturón en la media cancha. Van ganando. Tienen la ventaja. Mínima, pero ventaja. Evidente.

Por eso, Nacional intentaría volver a la formación ‘de ataque’ con la que le dio vuelta a la serie contra el Medellín, con García en la banda derecha y con cinco volantes en formación 2-3, siendo Chará, Macnelly y Guerra el corazón del ataque, el control de la pelota y el cambio de ritmo.

Alfredo D’Stéfano (el ‘Pelé blanco’, el supercrack argentino símbolo del Real Madrid) dijo una vez que “las finales se ganan, no se juegan”, y era un genio del balón. Un virtuoso.

Y la frase, igual de aplastante, total y demoledora, se volvió ‘patrimonio’ del fútbol y se repite una y otra vez porque es incuestionable. “Si perdemos seguiremos siendo buenos; si ganamos seremos eternos”, les dijo Pep Guardiola a sus jugadores del Barcelona antes de ganar la Champions.

Beckenbauer se cansó de repetir que “(Johan) Cruyff era mejor jugador, pero yo fui campeón del mundo”.

El mítico y agudo Bill Shankly, el DT que hizo grande al Liverpool, dijo: “También hemos pasado malos momentos: un año acabamos de segundos”.

Hoy, Nacional y Junior son plenamente conscientes de que la historia la escriben los vencedores.

Meluk le cuenta…

GABRIEL MELUK
Editor de Deportes
@MelukLeCuenta

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.