Medellín ha rescatado a 444 personas de la calle

Medellín ha rescatado a 444 personas de la calle

Con programas de rehabilitación, la alcaldía ha logrado atacar el microtráfico y consumo de drogas.

notitle
18 de diciembre 2015 , 08:02 p. m.

El eje del río Medellín, donde antes existía una ciudadela de habitantes de la calle, está casi libre de cambuches, cajas de cartón, desorden y suciedad. También se han ido los vendedores de droga, las mujeres y hombres alucinados que dormían en el suelo o descansaban en algún rincón.

Todos ellos han migrado a otras zonas o están en alguno de los ocho proyectos que tiene la Alcaldía de Medellín para recuperar, proteger y rehabilitar de las drogas a los 1.966 habitantes de calle que hay en la ciudad, además de ayudarlos a rehacer sus lazos afectivos, a conseguir un trabajo o a crear sus propias microempresas.

“Durante estos cuatro años hemos resocializado 444 habitantes que se encontraban deambulando por Medellín, ocasionando desorden, y que estaban siendo sometidos por los traficantes a la esclavitud de las drogas”, dijo el secretario de Inclusión Social y Familia, Héctor Betancur.

Una de esas personas que logró salir de la calle es Omaira Montoya, de 54 años, que después de un año de rehabilitación en los centros de atención Centro Vida, volvió a su casa, recuperó su familia y tiene una empresa de bolsas de basura. “En la calle llegué a pesar 40 kilos, a comer desperdicios de las casas o restaurantes, a dormir en las aceras o donde me cogiera la noche. También pasé fiebres, intoxicaciones y otras enfermedades en soledad, en un hueco del río Medellín, de donde me sacaron hace un año”, contó.

Todo esto, dijo la mujer que pasó 30 años de su vida en la calle, hace parte de su pasado, de ese mundo al que no quisiera regresar, pues ahora tiene también la oportunidad de dar empleo a ocho exhabitantes de calle. Hace apenas dos meses ganó un concurso de la alcaldía, en el que le dieron 26 millones de pesos en maquinaria e insumos para la confección de muñecas de trapo.

Según Betancur, el sistema de habitante de calle es integral, pues aunque su enfoque es la desintoxicación de sustancias alucinógenas, también les ofrecen la oportunidad de aprender oficios técnicos y manuales. Por esos talleres, por el cuidado y amor de los terapeutas, Omaira dijo que ha podido reconstruir su vida.

“Tenemos granjas para jóvenes, adultos y adultos mayores, en donde estas personas son atendidas por médicos, psicólogos, psiquiatras y terapeutas ocupacionales. Allí tienen huertas, reciben capacitaciones y la visita de sus familiares”, explicó Alexánder Betancur, coordinador del Sistema Integral de Protección para la Vida.

Según el funcionario, el consumo repetido de drogas da lugar a que el organismo se acostumbre, lo que interfiere en los mecanismos neurológicos y biológicos; por eso esta problemática debe ser entendida como una enfermedad.

“Cuando empezamos a hablar del tema, los psiquiatras y abogados vieron que la mejor opción era declararlos interdictos o incapaces psicológicamente, para poder sacarlos sobre su voluntad de las calles y liberarlos de las drogas”, señaló Betancur.

Haciendo caso de esta filosofía, durante este año los funcionarios de la alcaldía, junto con la Policía, realizaron 57 operativos de rescate –como les llaman– en las laderas del río Medellín, en la avenida De Greiff y la zona de la plaza Minorista, lugares en los que ocasionalmente se asientan.

Luz Aida Rendón, subsecretaria de Grupos Poblacionales, dijo que el procedimiento, después de sacarlos de las calles, es llevarlos a los centros de atención. Allí los evalúan médicos especialistas y psicólogos, para luego ser trasladados al hospital mental, a las granjas de acogida u otros lugares de rehabilitación.

En estos sitios, relató Omaira, son sometidos a reglas de conducta, tienen horarios para las comidas, asisten a clases, terminan el colegio y pueden comenzar una carrera técnica.

La siguiente fase es la capacitación y la búsqueda de empleo, para que puedan ser autónomos. Para esto la alcaldía convoca a empresarios, industriales y ciudadanos para mostrarles las ideas de negocio, los productos y objetos que son capaces de crear.

“Ahora estos seres humanos que se encontraban en situación de calle se enfrentan a nuevos hábitos, a nuevas posibilidades laborales y de volver a crear lazos familiares. Queremos que de nuestros centros salgan con todas las posibilidades de rehacer sus vida”, dijo Héctor Betancur.

En todos estos proyectos la administración municipal ha pasado de invertir 13.800 millones de pesos en el 2013 y el 2014, a 32.000 millones de pesos este año. Según la alcaldía solo un mes de tratamiento a un habitante de calle cuesta 3 millones de pesos.

En uno de los eventos del sistema, en septiembre de este año, el alcalde aseguró que este proceso va de la mano de la lucha de las autoridades en contra del tráfico y el microtráfico de estupefacientes. Durante el 2013 y el 2014 se desmantelaron 73 ollas y plazas de expendios y se adelantaron 37 procesos de extinción.

“Estos jíbaros y esclavizadores le venden a cada habitante de calle de 40.000 a 50.000 pesos diarios en drogas. Si hacemos la cuenta de los 444 que hemos sacado de sus garras por 360 días, nos puede dar 8.000 millones de pesos que le quitamos a esa industria de la muerte”, dijo el alcalde Aníbal Gaviria, quien agregó que la única forma de devolverlos a la vida es enfrentando la problemática y sacándolos con su voluntad, o no, de las calles.

PAOLA MORALES ESCOBAR
Corresponsal EL TIEMPO
MEDELLÍN

 

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.