Defensa de Natalia

Defensa de Natalia

No será una santa, pero no es ni de cerca lo peor que tenemos.

notitle
18 de diciembre 2015 , 05:24 p. m.

Natalia Springer es defendible. De lo único que se la puede acusar, por ahora, es de haber hablado del Gobierno teniendo contratos con él. Un periodista no debería disfrazar de opinión independiente lo que está condicionado por intereses comerciales.

Regalos, viajes, amistades, contratos y hasta órdenes, los periodistas en ocasiones convencemos a la audiencia de que lo que decimos es libre y no condicionado. Usted nos conoce, nos lee y nos oye. Varios son los que prestan servicios a terceros y luego hablan, sin que se les caiga la cara. Que en periodismo, como en la vida, una costumbre sea común no quiere decir que esté bien, pero así funciona el mundo. Está repleto de cosas turbias y nosotros nos hacemos los que no nos enteramos porque somos selectivos con lo que nos indigna.

Desde la oscuridad nos manejan la agenda, deciden de qué hay que hablar y cómo tenemos que pensar. Quién sabe con qué personaje con alcance y poder se metió Natalia, y ahora solo nos fijamos en ella como si tuviera la culpa de todos nuestros males. No será una santa, pero no es ni de cerca lo peor que tenemos. Lo que pasa es que es más fácil hostigar en combo a alguien caído en desgracia que empezar a atacar algo tan complejo como, por ejemplo, la minería salvaje, que está acabando con el país.

Lo que tiene Springer es una empresa de consultoría, y los contratos que se gane son problema de ella y su contratante. Consultor que se respete infla todo: su trabajo, sus credenciales y sus precios, y puede prestar sus servicios por igual a una marca de carros, un gobierno y un equipo de fútbol. Yo no contrataría a una empresa que se llame Springer Von Schwarzenberg Consulting Services porque me cobraría de más por el Springer, el Consulting, el Services, pero sobre todo por el Von Schwarzenberg. Que sus negocios sean con el Estado agrava el asunto, pero si el contratante cree que ha hecho bien el trabajo, no hay problema. Además, el Gobierno demanda muchos requisitos para justificar la burocracia que sostiene, pero en términos de calidad de producto es permisivo. Cualquiera con palanca y dispuesto a dar mordida puede contratar con él.

Lo que arde es que haya facturado 7.200 millones de pesos. Es probable que, camino del trabajo, la cifra de siete mil millones suene en su cabeza, recordándole lo regular que le va a usted y lo bien que están otros por haber nacido en el lugar indicado o haber hecho la movida correcta. Esos siete mil millones son facturados, no ganancia neta, y en el gremio es una cifra pequeña para cuatro años de trabajo. Ahí están los Galán y la plata que recibe su fundación.

La crucificamos también por el apellido, cuando todos sabemos que en este país vende más un Springer que un Lizarazo. La montada con el Tocarruncho deja claro que además de resentidos somos clasistas, y que nos duele que alguien con apellido aborigen escale. Hay también un tema de machismo. El machismo está tan arraigado que no lo vemos, pero que se trate de una mujer nos hace sentir con licencia para acribillarla. Las mujeres se quejan de que ganan menos que los hombres aunque trabajen más. Acá tenemos a una pionera que trabaja menos y gana más, y le caemos con toda.

Si Springer quebró la ley al inventar patentes que no tenía, firmar contratos de forma irregular y traficar con influencias, es algo que tendrán que investigar. Mientras tanto, lo que hay es una serie de hechos que pueden ser censurables o no, dependiendo de nuestra moral variable. Si no nos gusta lo que está pasando, hagamos una liga de ciudadanos decentes y tomémonos el país. O háganla ustedes, que yo he hablado bien de productos que no me gustaban solo porque me los regalaron, así que no quepo en esa liga de ciudadanos ejemplares a la que ustedes seguramente sí pertenecen.

Adolfo Zableh Durán

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.