La vacuna contra el dengue

La vacuna contra el dengue

Su eficacia está comprobada y se ha convertido en una muy buena herramienta sanitaria.

17 de diciembre 2015 , 08:56 p.m.

Todo avance que se traduzca en bienestar para la gente y el salvamento de vidas, dentro del contexto de la salud, merece reconocimiento. Y cuando dichos adelantos contribuyen decididamente a controlar enfermedades que ponen en jaque la salud de poblaciones enteras, y que no tienen tratamiento, hay que celebrarlo. Es el caso de la vacuna contra el dengue, cuyo uso fue recientemente aprobado en México; de acuerdo con los estudios que soportan sus beneficios, este biológico actúa sobre los cuatro tipos del virus que causan la enfermedad.

En estos momentos, el dengue es endémico en 128 países del mundo, que albergan a cerca de 4.000 millones de personas. En la última década ha mostrado una rápida expansión debido a los procesos de urbanización y a los cambios climáticos, que han ayudado a la proliferación del zancudo Aedes aegypti, que lo transmite. Cerca de la mitad del territorio colombiano tiene condiciones que favorecen la presencia de la enfermedad, particularmente las poblaciones ubicadas por debajo de los 2.200 metros sobre el nivel del mar. Según el Instituto Nacional de Salud (INS), el 90 por ciento de esas zonas está infestado por este mosquito.

Las medidas para contener este vector no han tenido el éxito esperado, y esa es una de las razones por las cuales –como lo indican reportes oficiales– se registran más de 100.000 casos de dengue clásico en el país cada año, incluidos más de 1.000 de la modalidad grave. Se cree que el subregistro es enorme, pues no todos los afectados acuden a las entidades de salud. La vacuna tiene una efectividad en niños y adolescentes, según el último reporte divulgado en 'New England Journal of Medicine', mayor al 65 por ciento; otros estudios le confieren una eficacia del 93 por ciento contra el dengue grave y capacidad para evitar la hospitalización en ocho de cada diez personas. Esto la convierte en una muy buena herramienta sanitaria. Como es natural, es necesario que se haga un juicioso seguimiento de su aplicación a gran escala, con miras a hacer ajustes.

No hay duda de que la vacuna llegará a Colombia, pero eso no quiere decir que se abandonen las otras medidas de prevención de la enfermedad. Este es solo un instrumento más.

editorial@eltiempo.com

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.