El contrato de la línea 123 que preocupa a Peñalosa

El contrato de la línea 123 que preocupa a Peñalosa

Junta directiva de la ETB decidió que no tiene facultad para negar compra de 'software'.

notitle
17 de diciembre 2015 , 08:46 p. m.

Hasta ahora no se sabe si el presidente de la Empresa de Telecomunicaciones de Bogotá (ETB), Saúl Kattan Cohen, adoptó una solicitud de la junta directiva de actuar “con cuidado y sin afán” para resolver las dudas que han surgido por la compra de un software de 40 millones de dólares para operar la línea de emergencias 123.

Ese contrato, ad portas de adjudicarse, le preocupa el gobierno electo de Enrique Peñalosa porque los delegados del equipo de empalme no lograron que las directivas actuales de la ETB les entregaran detalles del tipo de plataforma que se quiere comprar.

A eso se suma la decisión de la delegada de la Procuraduría, el pasado 7 de diciembre, de abandonar el proceso de acompañamiento que venía haciendo al tema. Los delegados de Peñalosa se enteraron de que el organismo de control considera que el proceso no ha tenido publicidad, el cronograma no concuerda con el que les dieron a los proponentes y no puede dar fe de que los parámetros se cumplan.

Por esta situación, el equipo de empalme del nuevo alcalde le pidió en una carta a la junta directiva de la ETB que aplace el proceso de adjudicación, que se tramita por la modalidad de invitación privada, pues el nuevo gobierno tiene dudas técnicas, financieras y jurídicas y falta de información en torno al tipo de plataforma que se pretende adquirir. Los miembros de la junta se dividieron frente esta petición. Solo los dos representantes de los accionistas privados apoyaron esa solicitud, y fueron derrotados por los otros cinco (representantes del Distrito), que afirmaron que la junta directiva no tiene esa competencia.

El argumento que dieron es que hace varios meses la junta autorizó al presidente Kattan para abrir el proceso de invitación privada para comprar la plataforma, y tras esa decisión es él quien toma las decisiones. El día de la junta (el martes pasado), las dos propuestas que se presentaron a la invitación ya estaban en manos de un comité de evaluación para decidir si se adjudicaba el contrato.

Un integrante de junta le contó a EL TIEMPO que durante la reunión fueron llamados dos vicepresidentes y un director de la ETB, a quienes se les preguntó si se sentirían tranquilos firmando el contrato con todas las dudas que se han planteado. La respuesta en los tres casos fue negativa. “No se sienten tranquilos adjudicando el proceso”.

La razón que más pesa en el ánimo de los funcionarios es que la Procuraduría haya formulado reparos y se haya retirado del acompañamiento que blindaba el proceso. Por eso los miembros de junta coincidieron en que lo más importante, antes de que el presidente Kattan decida la adjudicación, “es resolver todas las observaciones de la Procuraduría, porque a la ciudad no le sirve un contrato cuestionado”. Y a los funcionarios tampoco.

“Nos parece importante que la administración sea cautelosa y que analice las inquietudes de la Procuraduría y de los demás interesados que hayan alertado, para tener cuidado con el proceso”, le dijo a EL TIEMPO un miembro de la junta directiva. “Sentimos que, evidentemente, es una decisión que, la tome quien la tome, debe privilegiar a la ciudad, y finalmente la nueva administración es la que tendrá que gestionar el contrato”, dijo otro integrante de la junta, que se prolongó por más de siete horas.

Lo que está en juego

El tema que está en juego es que Bogotá no tiene un sistema capaz de observar la ciudad desde un centro de control, identificar en tiempo real en una pantalla el lugar desde donde se originan las llamadas de emergencia, conectar automáticamente cámaras de vigilancia, hacer conexión automática de procesos y triangular información, entre otras operaciones que sí tienen otras ciudades.

Lo que Bogotá llama línea única de emergencias es un call center en el que operadores realizan manualmente la labor de redirigir las llamadas, muchas de las cuales se pierden porque el sistema no está en capacidad de recibirlas todas.
La línea de emergencias 123 es responsabilidad del Fondo de Vigilancia y Seguridad (FVS) del Distrito, que desde el 2005 le entregó la operación del sistema a la ETB, que a su vez la ha subcontratado con la firma privada Itelca, que es la que tiene hoy en día el soporte tecnológico.

Entre la ETB y el FVS han existido dos convenios, por alrededor de 20.000 millones de pesos, en los que se supone estaba incluida la modernización de la línea, pero, tras muchos debates, la ETB dejó en claro que la plata solo ha sido suficiente para la operación. Luego de una amenaza de Itelca, de dejar a la ciudad sin servicio de emergencias porque la ETB no le pagaba la operación, se inició el proceso para comprar una plataforma propia.

La última palabra, coincidieron los miembros de junta consultados, la tiene Saúl Kattan.

Situación del presidente

Para garantizar que Enrique Peñalosa tenga la libertad de nombrar un nuevo presidente de la ETB, la junta directiva de la compañía transformó el contrato laboral a término fijo del directivo por uno a término indefinido.

El equipo de empalme de Peñalosa tenía el temor de que, por ser un contrato laboral a término fijo, que vencía el 16 de enero, se renovara automáticamente, pues una de sus cláusulas indicaba que si no se notificaba su terminación 30 días antes, se renovaría.

Eso implicaba que si se renovaba y el nuevo gobierno terminaba el contrato, la ETB se exponía a una indemnización por el periodo completo. El tema quedó subsanado.

EL TIEMPO

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.