'Tenemos que salvar el San Juan de Dios, un hospital icónico'

'Tenemos que salvar el San Juan de Dios, un hospital icónico'

Patrimonio Distrital habla de riesgo de perder estudios de recuperación de ese centro médico.

notitle
17 de diciembre 2015 , 07:58 p.m.

Sin que sea un hecho la compra del predio donde está ubicado el emblemático hospital San Juan de Dios, Patrimonio Distrital hace un llamado de alerta para que no se pierda un estudio minucioso que adelantó la actual administración y que determina qué se debe hacer para la restauración del complejo de salud. Este costó 1.650 millones de pesos, dinero que se perdería si la nueva administración frena el proyecto. María Eugenia Martínez, directora de la entidad, habló con EL TIEMPO.

¿En qué punto de la crisis estamos con el hospital?

En lo que respecta a Patrimonio tenemos un plan especial de manejo y protección listo, revisado en su parte financiera por Findeter, el DNP y el Ministerio de Hacienda, y tenemos listo el proyecto de restauración integral para el Instituto Materno Infantil. Tenemos dos claridades importantes del predio: el Distrito tiene un acta de posesión y la Asamblea de Cundinamarca autorizó a la gobernación para los trámites de venta del mismo por 158.000 millones de pesos en los cuales está empeñada la Secretaría General de la Alcaldía Mayor.

¿Cuánto costó ese estudio de recuperación del hospital?

El estudio de la Universidad Nacional costó 1.650 millones de pesos. Fue un plan sumamente complejo. La Nación puso 550 millones de pesos, el resto lo puso el Distrito, es decir, la Secretaría de Salud. Cada peso está justificado. Hubo una misión inicial de la Contraloría, que rápidamente entendió que el trabajo era riguroso y un gran proyecto urbano.

¿Cuál sería la responsabilidad de Patrimonio en todo esto?

La idea es que Patrimonio, quien tiene la experticia en los temas de restauración monumental, haga lo suyo, pero, se definió que la Empresa de Renovación Urbana (ERU) sea quien aborde el proyecto, con el Plan Especial de Manejo y Protección, coordinado desde el Instituto de Patrimonio, y realizado por la Universidad Nacional. Vamos a ver qué pasa, porque en un cambio de gobierno puede haber decisiones distintas del complejo hospitalario. Nosotros lo que tenemos es un plan bien concebido, un trabajo de 18 meses en los que formulamos los lineamientos para un plan de gestión gerencial y financiera.

Según ese estudio, ¿cuánto costaría la recuperación del hospital?

726.000 millones de pesos, incluyendo licencias de construcción e interventorías. Hubiera sido más fácil dar un precio global por metro cuadrado de restauración y luego adicionar, pero nosotros calculamos el último clavo y hasta las licencias de construcción que son muy costosas.

¿Esa inversión a cuánto años sería?

A nueve años y estaría diferenciado por etapas. Por ley en este predio hay que hacer un hospital o cambiar las leyes. El San Juan de Dios es patrimonio cultural de todos los colombianos, como consecuencia de lo anterior, la recuperación del conjunto no es aleatoria para el Departamento, la Nación y el Distrito, hay un marco obligante.

¿Qué incluye el plan de recuperación?

Lograr una ciudad salud. El estudio determinó que en la zona hay una aglomeración de hospitales, a manera de islas, un potencial muy importante. Esta es una zona residencial con arraigo de la población. Allí es importante un proyecto de recuperación de la zona, como por ejemplo, del barrio Las Cruces. Este es un sector funcional y simbólicamente aislado del centro histórico.

También se hizo un diagnóstico de conservación. En algún momento dijeron que el Distrito iba a comprar una ruina, no es así, hay 4 edificios es muy mal estado, que hay que atender con urgencia, desde el punto de vista patrimonial, pero hay otros que no están tan mal. Hay un análisis muy detallado de todos los riesgos incluso de las redes eléctricas y sanitarias. De cada edificio se hizo una ficha de valoración determinada por el Ministerio de Cultura. Se evaluó el uso y el valor del suelo, se hicieron estudios ambientales y hasta de movilidad. Salvar el San Juan de Dios puede lograr que barrios deprimidos como el San Bernardo se levanten.

¿Y fue fácil hacer semejante diagnóstico?

No. Hubo sitios donde los residentes no nos dejaron entrar, algunos querían secuestrar los equipos de la Universidad Nacional. Fue un trabajo muy dispendioso, luego se hizo una calificación del estado de conservación sobre los mismos planos. Se dibujó cada grieta, cada hundimiento.

¿Cuántos residentes hay?

Un centenar. Para ellos hay un plan pero no todos quieren, sobre todo, los del Materno Infantil.

¿Toda la plata que costó ese estudio se puede perder?

Si el nuevo alcalde no lo aprueba, sí. Pero no podemos perder un conjunto hospitalario ícono.

¿Qué dice el Ministerio de Cultura?

Hoy tenemos una reunión. Queremos que se firme el Plan Especial de Manejo y Protección (Pemp), pero si la Nación no puede participar por la caída de los precios del petróleo o porque no es un interés prioritario, aunque tiene una obligación, por la Ley 735 del 2002, tendría que crecer la participación privada en un 3,5.

¿Quién dijo que el Gobierno no podría participar?

La Ministra. Le preocupó dar el 3,5 por ciento de toda la inversión que es de 726.000 millones. Señaló que no podía hacerlo porque hay una reducción importante del presupuesto del Ministerio de Cultura y porque el futuro para el año entrante es todavía más difícil.

¿Qué implicaría que los privados tuvieran mayor participación?

Desde las tendencias más socialistas del alcalde Gustavo Petro puede ser malo, desde las tendencias del alcalde Enrique Peñalosa puede ser bueno.

El alcalde Enrique Peñalosa ha dicho que esa zona no es prioritaria y que preferiría edificios más modernos...

Él está influenciado por un mito generalizado de que los edificios viejos y los hospitales de pabellones no sirven para las nuevas tecnologías, la verdad, es que las nuevas tecnologías se pueden adaptar.

El hospital San Vicente de Paul, en Medellín, es un ejemplo muy cercano. El director del proyecto estuvo en un hospital del siglo XVIII, en Francia, con las últimas tecnologías del momento, todas por computador, y no hubo ningún problema tampoco.

Lo más fácil sería no hacer nada, pero bueno, hay una responsabilidad cultural enorme.

Yo creo que todo esto se debe recuperar, ¿a qué costos? son costos altos, pero no todos se invierten al mismo tiempo.

CAROL MALAVER
Redactora de EL TIEMPO
*Escríbanos a carmal@eltiempo.com

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.