El año en que París vivió su peor noche

El año en que París vivió su peor noche

Hay un París antes y uno después de 2015.

notitle
17 de diciembre 2015 , 07:14 p.m.

Este año la capital francesa fue blanco de dos sangrientos atentados por parte del autodenominado Estado Islámico (EI), grupo extremista islámico que pretende instaurar un califato en regiones de influencia musulmana. ¿Pero por qué arremeter contra Francia?

Por un lado, las fuerzas militares galas hacen parte de la coalición que combate a EI en África y Siria. Pero por el otro, existen “presuntos malos tratos y discriminaciones contra la minoría musulmana del país”, le dijo Matthew Henman, de la consultora de seguridad IHS Jane's, a AFP.

El primer atentado ocurrió el 7 de enero. El objetivo fue la revista Charlie Hebdo, una publicación que satirizó en sus portadas símbolos del islam como el Corán y Mahoma, considerado el máximo profeta de esta religión. En la mañana de ese día, dos hombres armados con fusiles Kalashnikov ingresaron a las instalaciones del semanario y abrieron fuego contra quienes estaban en ese momento en la redacción.

El asalto dejó 12 muertos, entre ellos el periodista y dibujante Stephane Charbonnier, editor de la revista; tres de sus principales caricaturistas -‘Cabu’, ‘Tignous’ y ‘Wolinski’- y dos policías que patrullaban la zona donde se localiza Charlie Hebdo. Este hecho generó repudio a nivel mundial, manifestado a través del lema ‘Je Suis Charlie’ (Yo soy Charlie).

Diez meses después, EI sembró el caos en la bulliciosa noche parisina. Ocho ataques, perpetrados de forma simultánea, se presentaron el 13 de noviembre en diferentes puntos de la ciudad. El primero de ellos sucedió a las 9:20 (hora local). Un hombre activó un explosivo cerca del estadio Stade de France, mientras se disputaba un partido de fútbol entre las selecciones de Francia y Alemania. Desde una de las tribunas François Hollande, presidente de Francia, observaba el juego. Luego, le siguieron tiroteos en tres restaurantes del Distrito X.

Pero el más violento de todos fue la toma de la sala de conciertos Bataclan, donde tres hombres fuertemente armados ingresaron y dispararon contra los cerca de 1.500 espectadores que disfrutaban la presentación de la banda estadounidense Eagles of Death Metal. 89 personas fallecieron.

En total, los ataques del 13-N, como empezaron a llamarle a ese trágico día, dejaron 130 muertos y más de 350 heridos. De inmediato, las autoridades francesas iniciaron una cacería para dar con los responsables de la peor noche que ha vivido París en su historia reciente. “Estamos en guerra contra el terrorismo yihadista que amenaza a todo el mundo”, afirmó en su momento el primer mandatario francés.

Los hechos violentos de este año cambiaron la forma de vivir en la capital francesa. Sigue siendo la misma ciudad bohemia, de galerías de arte y cafés donde se reúnen tanto pensadores como turistas. Pero tras los ataques se volvió común ver más efectivos de la Gendarmería custodiar sus calles. París se protege, pues no quiere repetir otra horrible noche.

ELTIEMPO.COM

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.