Derechos sobre un robo

Derechos sobre un robo

Su Majestad: el tesoro del San José se quedará en Colombia, en el Museo Naval de Cartagena.

notitle
17 de diciembre 2015 , 06:03 p. m.

Cuando la 'signorina' Silvana Sorrentino, profesora de latín en el Liceo Humberto I, en Nápoles, quería aliviar la clase de las declinaciones y los verbos irregulares, nos ponía la tarea de aprender frases latinas inmortales: 'Dura lex', 'sed lex'; 'Veni', 'vidi', 'vici'; 'Alea iacta est'; 'Vox populi, vox Dei' (“la voz del pueblo es la Voz de Dios”). Y así logró que después de sesenta años se nos quedara en el oído y el entendimiento esta lengua tan indispensable.

Hoy, en la era de las redes sociales, todo cambia. La voz del pueblo ya no es la voz de Dios, es la voz de internet, el dios que todo lo sabe, pero que todo lo puede tergiversar; el ejército de los ‘odiadores’ solitarios ha encontrado en el aire un caldo de cultivo para ejercer su sagrado derecho de odiar. Y los que critican, los que maman gallo abundan, así como esta respuesta a las pretensiones españolas sobre el hallazgo del tesoro submarino:

“Esto del galeón San José y el reclamo de los españoles es increíble, es como si unos ladrones se metieran a tu rancho a punta de espada, mataran la mitad de tu familia, incendiaran tu casa y las de todo el pueblo, arrasaran con todo lo brillante y lo pusieran en un atado y cuando, escapando, se le cae el bulto y se pierde, trescientos años después, el ladrón tiene la cachaza de reclamar derechos sobre el bulto encontrado, que en primis era de nosotros, y después nosotros lo buscamos y nosotros lo encontramos”.

No, señor, Su Majestad, el tesoro del San José se quedará en Colombia, estará en el Museo Naval de Cartagena, en el centro histórico, museo fundado por el explorador colombiano Mauricio Obregón, y al cuidado de la Marina. El museo tiene el espacio suficiente para alojar una colección tan grande, y allí lo irán a visitar millares de turistas de cruceros y viajeros de todo el mundo. Hay que entender que los españoles están en la segunda conquista; la primera, la de la leyenda negra, fue nada en comparación con la actual; hoy, España es dueña, solo en Colombia, del gas natural, del agua de Cartagena, de radio, televisión, bancos, telefonía celular, electricidad, supermercados y quién sabe cuántas empresas más. Así que les pareció normal, con su mentalidad conquistadora, pretender sus derechos sobre un tesoro que no les pertenece.

Salvo Basile

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.