Apenas el principio

Apenas el principio

La única opción para mantener el poder en Venezuela será un autogolpe de la cúpula chavista.

notitle
16 de diciembre 2015 , 07:11 p. m.

La derrota del chavismo ha sido celebrada por muchos como el final de un régimen autoritario, disfrazado con elecciones periódicas, y el inicio de una verdadera democracia en Venezuela. Sin embargo, la situación es más complicada que eso. Es apenas el principio hacia algún tipo de transición, en que no es claro si es hacia una democracia o hacia un autoritarismo abierto, sin el disfraz de las elecciones.

El futuro inmediato de la élite chavista dependerá de su capacidad de proveer las necesidades materiales de la población. De momento, es claro que con el petróleo por el suelo sus posibilidades no son viables. Tanta corrupción e incompetencia los ha llevado a destruir la base productiva de Venezuela y a ser incapaces de construir un sistema de distribución medianamente eficiente.

Lo peor es que ya quemaron las naves. El sector privado no va a invertir en el país mientras sigan en el poder. No hay las mínimas garantías para su inversión. El propio Maduro, luego de perder las elecciones, insistió en profundizar las políticas económicas de la revolución. A corto y mediano plazos, el resultado será inevitable: el desabastecimiento se agudizará. Y la única opción para mantener el poder será un autogolpe que les permita pasarse por la faja la Constitución. Es decir, desconocer una revocatoria por la Asamblea o una derrota en las elecciones presidenciales e irse a una dictadura abierta.

Motivos para tomar esta decisión sobran. Maduro, Diosdado y amigos no pueden abandonar el poder como lo hizo Kirchner en Argentina. A ellos los esperan tribunales en Estados Unidos por narcotráfico. Eso, sin mencionar las retaliaciones por toda la violencia y la persecución que desataron contra la oposición.

¿De qué depende, entonces, que la cúpula chavista opte de una vez por todas por el autogolpe? El problema es que es la decisión no depende de ellos. El juez del destino político de Venezuela son las Fuerzas Militares. Si los militares apuestan por el oficialismo, hay autogolpe; de lo contrario, no lo hay. Eso no es todo, los militares también están en condiciones de exigirle a la oposición los términos de la salida del poder del chavismo. A quién se va a amnistiar y sobre quién caerá la responsabilidad de los excesos cometidos serán parte de la negociación, si es que la oposición quiere ser gobierno y si es que se va a instaurar una democracia medianamente decente.

Gustavo Duncan

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.