Los vacíos del testigo clave contra Plazas, según la Corte

Los vacíos del testigo clave contra Plazas, según la Corte

La Corte Suprema de Justicia aseguró que el sargento Édgar Villamizar no merece credibilidad.

notitle
16 de diciembre 2015 , 06:41 p.m.

Este miércoles la Corte Suprema de Justicia decidió absolver al coronel (r) Alfonso Plazas Vega de cualquier responsabilidad en las desapariciones del administrador de la cafetería Carlos Rodríguez y de la guerrillera Irma Franco durante la retoma al Palacio de Justicia en noviembre de 1985.

La Corte consideró que los cuatro testimonios en los que se basaba la condena contra el oficial no eran sólidos, en especial el del sargento Édgar Villamizar Espinel.

En su extensa sentencia, la Sala Penal señala que el sargento Villamizar no merece credibilidad como testigo contra el coronel Alfonso Plazas por hechos como estos:

Villamizar asegura que participó en la operación de retoma y que por ello tuvo oportunidad de ver cómo el coronel supuestamente ordenaba torturas. La Corte dice que no es posible: "Villamizar Espinel en el evento de haber hecho parte de las tropas agregadas a la Brigada XIII, no intervino ni participó en la operación del Palacio de Justicia según lo manifestado en su declaración, porque las mismas estaban destinadas a patrullar otros puntos de la capital, mediante el plan de ocupación y control de la ciudad, para evitar concentraciones y manifestaciones de apoyo y presión que obligaran al Gobierno a dialogar con el M-19".

Y añade: "La agregación de unidades de la Brigada VII se produce el jueves y no el día anterior; en esas condiciones Villamizar Espinel no podía haber arribado a Bogotá el 6 de noviembre y menos ingresado al Palacio de Justicia a combatir a las 2 pm, porque aún no estaba en esta ciudad de acuerdo con esas conversaciones radiales (...) De ese modo, a las 7 de la mañana del jueves tampoco pudo escuchar la frase atribuida al coronel (r) Plazas Vega, que solo oyó él porque nadie más en el proceso dice haberla oído, según la cual cuando alguien le preguntó que hacían con la gente respondió: "cuelguen esos hijueputas", porque ni siquiera la compañía de la Brigada I con sede en Tunja cuya agregación también se dispuso, había arribado a la ciudad".

La Corte también cuestiona por qué un hombre experto en criptografía habría sido destinado a labores de combate: "No es comprensible su traslado de su sede habitual a esta ciudad para combatir al lado de los militares que participaban en la operación de recuperación del Palacio de Justicia y después asumir en la Escuela de Caballería la vigilancia de los retenidos mientras sus interrogadores descansaban, actividades sin relación alguna con su especialidad, además que no es razonable que al testigo se le traiga únicamente para labores de vigilancia de posibles torturas que supuestamente cometerían sus compañeros, según se infiere de su declaración".

Por estas y otras razones, la Corte concluyó: "Según la prueba, no existen indicios que permitan establecer con el grado de convencimiento que se precisa para condenar, que en los actos reprobables participara el acusado Plazas Vega, ni que los mismos puedan atribuírsele a título de autor mediato por hacer parte de una estructura organizada de poder, conforme con lo dicho en precedencia, o bajo la modalidad de posición de garante, o simplemente como coautor".

Plazas Vega, quien permanecía en el cantón norte del Ejército en Bogotá, quedó en libertad inmediata este miércoles, según lo ordenado por la Corte.

JUSTICIA

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.