La paz es posible

La paz es posible

Quedan obstáculos para superar en las negociaciones, pero lo más serio ya está establecido.

notitle
16 de diciembre 2015 , 05:27 p.m.

Lograr un acuerdo sobre víctimas y justicia era el paso más difícil en el diálogo de paz. Se logró el martes y por eso Humberto de la Calle dijo en La Habana: “La paz es posible. Ha llegado la hora de creer en la paz”. Quedan obstáculos para superar en las negociaciones, pero lo más serio, la seguridad jurídica del proceso, hasta donde hoy es alcanzable, está establecida. No es un acuerdo perfecto. Las críticas recibidas son las preguntas que respondieron con el mayor rigor los negociadores y los equipos de abogados. El resultado obtenido es, para expertos en procesos de paz, uno de los sistemas más avanzados en justicia transicional para casos con la excepcionalidad nuestra, internacionalmente aceptable siempre y cuando al equilibrio entre no impunidad y paz conseguido se una la aprobación ciudadana que queda en la conciencia de cada uno de nosotros en el plebiscito.

El acto fue solemne. José Luis Rubio, violinista cubano, interpretó con sentimiento el 'Ave María' de Schubert, y hubo un minuto de silencio para retomar el dolor del conflicto. Los responsables de los países garantes leyeron el resumen del acuerdo. Como apoyos de confianza estaban los países acompañantes; representantes de Naciones Unidas, la Conferencia Episcopal y la Universidad Nacional; y las víctimas de secuestros, retenciones, falsos positivos, masacres y violaciones, quienes entraron desfilando, ocuparon la presidencia del evento y, al final, tomaron la palabra para expresar a las partes un mensaje ético y ciudadano que prevalece sobre las inquietudes y desconfianzas: “Estamos dando la mayor muestra de generosidad, como sobrevivientes de este conflicto, al venir a ofrecer nuestra voluntad de reconciliación. Estamos creyendo en ustedes y queremos que el país crea en el acuerdo de paz. Si ustedes fallan, no lo harán con nosotros, lo harán con la historia de Colombia”. Y se ofrecieron como garantes de que se cumplan los cuatro elementos del acuerdo que fundamentan la no impunidad: la verdad plena, la justicia transicional, la reparación de las víctimas y la no repetición.

El sistema acordado, muy superior en complejidad y rigor a lo que se hizo en el caso no comparable de las autodefensas, amnistía los delitos meramente políticos, dicta sentencia de restricciones efectivas de libertad en delitos graves, de lesa humanidad, genocidios y crímenes de guerra y derechos humanos, siempre y cuando los responsables declaren la verdad, o de lo contrario van a cárcel de veinte años; ejerce justicia sobre todos los que participaron en el conflicto directa o indirectamente, pero no considera victimarios a quienes actuaron extorsionados; establece un enfoque diferencial, de género y territorial, y da participación directa a las víctimas de todos los lados como ciudadanos con derechos. Es un ensamble que no prevé términos de tiempo para restaurar la nación después de medio siglo de conflicto, y al que hizo referencia ‘Iván Márquez’ al expresar: “No pedimos cárcel para adversarios militares o empresarios responsables, sino la decisión de trabajar juntos en justicia restaurativa, reconstruyendo la patria”.
Frente a las inquietudes sobre la neutralidad del tribunal, está claro que este no es elegido por las Farc y el Gobierno, como lo ha dicho la crítica, sino por un mecanismo que garantice la total independencia de los jueces y dé tranquilidad al país y a la comunidad internacional.

Esto fue lo que vivimos hace dos días en La Habana. Allí, el papa Francisco había orado para que la fuerza de la sangre de las víctimas nos permitiera salir de las tinieblas. La víspera, los cubanos nos invitaron a un recital de piano y la interpretación de 'Noche de paz' sonó como preludio del acuerdo que anunciaba que la paz era posible.


Francisco de Roux

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.