Apuntes de un fanático de 'La guerra de las galaxias'

Apuntes de un fanático de 'La guerra de las galaxias'

Federico Díaz-Granados traza similitudes entre esta saga, la del rey Arturo y la tragedia griega.

notitle
16 de diciembre 2015 , 04:25 p.m.

No recuerdo bien si fue en el Cine Palermo o el Royal Plaza de Bogotá donde vi por primera vez, en 1977, La guerra de la galaxias. Y la llamo así porque para los primeros fanáticos de esta saga en América Latina y España con ese nombre reconocíamos todo un universo de mitos, cartografías, religiones y batallas.

Mi niñez tuvo una razón de ser y un matiz particular gracias a ese amor genuino por los personajes de aquel episodio. Y es que para muchos de los que fuimos niños a finales de los años 70 y comienzos de los 80 La guerra de las galaxias se convirtió en toda una religión y una fe de a puño cerrado. Mis primeros ídolos se personificaban en los juguetes de Kenner de esta saga, elaborados a mano y con gran precisión en el detalle y el color. De igual forma, el vinilo con la banda sonora de John Williams, interpretada por la Orquesta Sinfónica de Londres, se transformó en la música que definió la sensibilidad de una época y el carácter de una generación.

George Lucas, aficionado a las carreras de carros, luego de un accidente tuvo un acercamiento con algunas filosofías orientales y la espiritualidad. Asimismo con el libro El héroe de las mil caras, de Joseph Campbell, la saga artúrica y la tragedia griega delimitó una leyenda que con el tiempo se convertiría en una fábula de un tiempo donde lo sagrado se desvanecía y debía encontrar su refugio en clave de poesía.

Y es que en cada episodio, personaje o diálogo de La guerra de las galaxias hay un guiño directo o indirecto a los referentes que la sostienen. La lucha entre el bien y el mal representada por los lados luminoso y oscuro de la Fuerza, por los Jedis y los Sith, es el eje transversal en toda la narración. El viaje inicial del héroe que debe cumplir con pequeñas ceremonias de iniciación su camino hacia la verdad y la salvación. Este viaje del héroe se refleja primero en el esclavo Anakin Skywalker, cuyos pasos recoge y repite su hijo Luke Skywalker, granjero de Tatooine. Luke debe enfrentar la ausencia y emprende la búsqueda de su padre (Telémaco buscando a Ulises en La Odisea) guiado por Obi Wan Kenobi, tal y como lo hizo el rey Arturo con Merlín.

Luke Skywalker podría ser perfectamente una personificación moderna de Prometeo y a la manera de Sigfrido (héroe de la mitología germana en El cantar de los Nibelungos) también reconstruye la espada que en otro tiempo perteneció a su padre como en una suerte de Excálibur de hoy. La espada láser es a los héroes de La guerra de las galaxias lo mismo que para Arturo o Sigfrido: más que un arma es un talismán que se transmite de padre a hijo, de maestro a discípulo. Es una herencia de una genealogía y un honor.

Lucas crea un romance medieval, una historia de caballería con animales fantásticos (wookies, ewoks, jawas), grandes armaduras, princesas rescatadas que huyen con piratas o bandoleros de camino. Incluso, algunos nombres de personajes establecen correspondencias: Leia Organa podría ser Morgana Le Fay, media hermana de Arturo. Anakín con Avakín uno de los ángeles caídos. Darth Vader, uno de los villanos más entrañables de la historia del cine, puede venir de un juego de palabras que remite a Padre Oscuro (Dark Father).

Así como en la épica, las memorables batallas construyen un sustento narrativo. Desde la batalla de Yavín en Una nueva esperanza a la fría y dolorosa batalla de Hoth en El imperio contraataca a la batalla de Endor en El regreso del Jedi los pilares han sido los mismos: fuerza, conocimiento y autodisciplina. También la saga nos deja lecciones políticas: los Jedis son los guardianes del espíritu en la antigua República. Hay monarquías parlamentarías, democracias constituidas, un imperio que arrasa con todo y una insurrección valerosa.

Valió la pena esperar 32 años desde el final de aquella batalla de Endor. Hoy volveremos a ser niños por un instante. Otra vez escaparemos en el Halcón milenario y contemplaremos los más bellos atardeceres con los dos soles en Tatooine. Y veremos cómo renacen los Jedis en los hijos de Han Solo y Leia y en los de Luke conscientes de que esta es una nostalgia común a tres generaciones y que, en mi caso, he compartido con mi padre y con mi hijo. Fue una larga espera que nos devuelve por un instante algo de amor por lo sagrado.

¿Llegará ‘Star Wars’ a la TV?

Ya comenzaron los rumores en Hollywood acerca de la creación de una franquicia televisiva alrededor de la nueva saga de Star Wars.

La idea no es descabellada y se gestó tras la gran expectativa que ha generado el estreno de la primera cinta de la nueva trilogía: Star Wars, el despertar de la fuerza, que también se exhibe en las salas de cine del país.

Aunque el tema no ha pasado de la mera especulación, hay que decir que un universo paralelo, con el drama y la épica espacial que creó George Lucas, podría funcionar en la pequeña pantalla.

A millones de años luz de otros proyectos de animación que han refrescado la saga cinematográfica (con Las guerras clónicas y Star Wars: Rebels), en la cabeza de los grandes ejecutivos de Disney parece rondar la idea de crear una serie, pero con actores reales.

El presupuesto, una barrera que en otros tiempos era esencial para un proyecto de esta envergadura, no sería el problema ya que Disney espera sacar la ganancia más alta a los más de 4.000 millones de dólares que pagó al comprar el imperio de entretenimiento más importante de Lucas.

Lo que podría marcar un frenazo al sueño de encontrar su nicho en la TV está más ligado con la prioridad del estudio de trabajar en otras producciones cinematográficas que se preparan tras este renacer.

Una de ellas es Rogue One, que será dirigida por Gareth Edwards, con la participación de Felicity Jones, Ben Mendelsohn y Diego Luna. Otra producción estaría ligada a la vida de Boba Fett, un famoso cazarrecompensas que apareció en varios episodios de los filmes anteriores. Y hay que sumar el desarrollo de Episodio VIII, a cargo del realizador Rian Johnson.

FEDERICO DÍAZ-GRANADOS
Poeta y escritor
“Todas las guerras son malas excepto ‘La guerra de las galaxias’ ”. Bart Simpson

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.