Nacional, de principio a fin, el favorito

Nacional, de principio a fin, el favorito

Pero de nada le servirá ser el mejor de la Liga en este semestre si no se queda con la corona.

notitle
13 de diciembre 2015 , 10:43 p. m.

Qué práctico que es Atlético Nacional cuando quiere. Qué sencillo que hace ver el fútbol cuando se lo propone. Es un equipo que cuando está inspirado no se pone con rodeos: es capaz de hacer ver a sus rivales inferiores, impotentes, de hacerles daño desde el comienzo, y de frenar cuando se le antoja, como lo hizo con el Medellín. Necesitaba ganar, remontar un 1-0, y en 45 minutos ya había hecho la tarea. Y frenó.

Puede que Nacional tenga un partido malo o un resultado adverso, pero difícilmente tiene dos traspiés seguidos. Siempre se repone, siempre saca su jerarquía. Así ha sido durante todo el campeonato. Por eso ha sido el favorito a ganar esta segunda estrella del año, y ahora, en la final, sigue siendo el gran aspirante. Aunque Junior, su rival, tiene todos los méritos, las posibilidades intactas, y las armas para pelear, Nacional luce, de entrada, más fuerte.

No es para menos, tiene una nómina relevante y amplia –la mejor del país–, tiene estrategia, tiene variantes, tiene un técnico de mucha experiencia como Reinaldo Rueda. Cuando quieren son un equipo letal, que busca las fallas rivales, las detecta, las explota. A Medellín le ganó la serie entrando por una banda; aprovechó la intrepidez de Yimmi Chará –el que más corre, el que más incomoda, el más impredecible– y la pasmosa vulnerabilidad del lateral Frank Fabra.

Tal vez el hincha verdolaga quiere que ese ritmo imponente sea constante, que el equipo no suelte el acelerador, que Macnelly Torres encuentre su mejor nivel y lo mantenga en 90 minutos, que no se apague, pero con lo que hace el equipo le bastó para llegar a la final y ser el serio candidato a ganarla.

Este semestre, Atlético Nacional solo ha perdido cuatro partidos. Clasificó entre los ocho mirando desde la meta a sus agotados rivales. Superó la llave contra Cali dando una muestra más de categoría y superioridad, empatando en Cali y celebrando en el Atanasio Girardot. Y ahora, en el clásico paisa, se repuso de la derrota en el juego de ida de la semifinal. Salió a la cancha a demostrar que es Nacional, y en siete minutos ya había igualado la serie.

Pero de nada le servirá ser el mejor equipo de la Liga en este semestre si no se queda con la corona. Puede ser que Junior, que ya ganó la Copa Colombia, se le atraviese y lo despoje de un título que acaricia. Es perfectamente posible. Pero antes de arrancar esa serie final, que además termina en Medellín, Nacional parte como un favorito sólido. Lo ha sido de principio a fin. Le falta el paso más importante.

PABLO ROMERO
Redactor de EL TIEMPO
@PabloRomeroET

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.