El nuevo rompecabezas de América Latina

El nuevo rompecabezas de América Latina

El llamado "socialismo del siglo XXI" no era socialista ni mucho menos pertenecía a este siglo.

13 de diciembre 2015 , 08:53 p. m.

En este año, que está por terminar, se produjeron tres acontecimientos importantes para el futuro de América Latina: la reanudación de las relaciones diplomáticas entre Estados Unidos y Cuba tras 54 años de ruptura, la reciente derrota electoral sufrida por la izquierda argentina y venezolana y la proximidad de la firma del acuerdo de paz en Colombia, para poner fin a un conflicto que lleva medio siglo de existencia.

El caso de Cuba es singular, pues después de haber sufrido un embargo económico por parte de la primera potencia mundial, la dirigencia cubana, ante el fracaso de su economía de Estado, decidió, con el beneplácito del presidente Obama, restablecer las relaciones diplomáticas con los vecinos del norte y comenzar una apertura económica paulatina para salvar a la isla de la pobreza y el aislamiento a los que estaba sometida.

Por supuesto, los problemas en la isla aún persisten y miles de cubanos desesperados por la situación económica siguen huyendo en busca de un mejor porvenir. Para los que se resignaron a tener la isla como prisión, la reanudación de las relaciones con Estados Unidos y la apertura hacia nuevos mercados es un sueño que ojalá les permita un día vivir mejor.

El caso de Argentina y Venezuela es la crónica de una muerte anunciada ante el descalabro económico, social y político de dos regímenes autoritarios, que en nombre del “peronismo combativo” agenciado por Néstor y Cristina Kirchner y el “socialismo del siglo XXI” de Chávez y Maduro llevaron al pueblo argentino y venezolano a una situación económica insostenible.

El llamado “socialismo del siglo XXI”, ideado por Heiz Dieterich Sttefan, y reivindicado por Chávez y Maduro, no era ni socialista ni mucho menos pertenecía a este siglo. Quizás, lo único del socialismo que reivindicaron Chávez, Maduro y la reina Cristina fue su estilo mesiánico, que los llevó a convertirse en unos gobernantes despóticos, soberbios y populistas. Porque de la dialéctica de los contrarios y el carácter científico en que se soporta el socialismo inspirado en Carlos Marx, pocón, pocón.

El tercer elemento importante para el continente son los avances de la mesa negociadora y el plebiscito por la paz que refrendará en Colombia los acuerdos de La Habana.

Pese a las críticas del Centro Democrático, del Procurador y de los intelectuales de derecha que aman la guerra, la firma que pondrá fin al conflicto armado en Colombia le permitirá al país salir de la endogamia crónica a que ha estado sometido y convertirse en uno de los países más importantes del continente.

Nos quedan en el tintero virtual México, que, debido al narcotráfico, la violencia y la corrupción estatal, se ha convertido, según los analistas, en un ‘Estado fallido’. Nicaragua, que, con las pretensiones expansionistas del presidente Daniel Ortega, se está convirtiendo en una amenaza para la región caribeña. Y Brasil, donde la presidenta Dilma Rousseff, siguiendo la senda de los corruptos, dilapidó el legado dejado por el expresidente Lula da Silva.

La deuda de los gobiernos con América Latina, sean de derecha o izquierda, democráticos o populistas, es una sola: la profunda desigualdad social que sigue existiendo en nuestros países y que, día a día, se profundiza con el impulso de una economía salvaje y globalizada, que no respeta leyes ni mercados nacionales.

FABIO MARTÍNEZ
www.fabiomartinezescritor.com

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.