Venezuela

La oposición debería evitar tentaciones que podrían provocar reacciones impredecibles del régimen.

12 de diciembre 2015 , 07:20 p. m.

En febrero del 2014 predije en esta columna que la crisis económica en Venezuela se profundizaría, tal y como ocurrió (el PIB se contrajo 4 % en el 2014 y caerá 9 % en el 2015), y que ello conduciría inevitablemente a una crisis política del chavismo, si bien era muy difícil prever su desenlace. Ahora es posible vislumbrar una transición democrática pacífica hacia un régimen de centro, pero hay incógnitas sobre el comportamiento del Gobierno y de la oposición, que aún podrían conducir a una confrontación violenta.

Los grandes virajes políticos se dan usualmente después de crisis económicas. El ascenso del populismo en Venezuela y Argentina se debió a la insatisfacción popular con las profundas crisis económicas que atravesaron esos dos países, en los ochenta en el primer caso, y a finales de los noventa, en el segundo. El fin del populismo argentino, con la victoria de Macri, fue consecuencia de la crisis económica actual en ese país. Por esa misma razón, era de esperar que la profunda crisis económica actual en Venezuela marque el fin del chavismo. En contraste, en otros países de la región ha habido alternancia entre gobiernos de izquierda y centro o centroderecha durante las últimas dos décadas, pero, como no hubo crisis económicas profundas, tampoco hubo virajes sustanciales en el ‘modelo’ económico. Este fue el caso de Brasil con Lula, Bolivia con Evo, Ecuador con Correa, Chile con Bachelet y Piñera, Perú con Humala y Uruguay con Tabaré Vásquez y Mujica.

Aunque Maduro ha llamado al chavismo a “rectificar”, es improbable que el régimen sea capaz de hacer el fuerte viraje económico que se requiere para frenar la crisis y recuperar la inversión, el empleo y la popularidad del Gobierno. Es, por tanto, previsible que la crisis económica continúe y que, si ni Gobierno ni oposición hacen locuras, haya una transición democrática pacífica hacia un gobierno de la oposición.

Pero puede ocurrir que Gobierno u oposición hagan locuras que conduzcan a una confrontación violenta. Es positivo que Maduro reconociera pronto la fenomenal derrota electoral que le propinó la oposición, pese a las amenazas de defender la revolución ‘como sea’, ‘en la calle’ y ‘militarmente’, que profirió durante la campaña. Al parecer, el Gobierno se contuvo ante la magnitud de la derrota y la presión internacional ejercida por la OEA, hoy renovada bajo la dirección de Almagro, por la mayoría de los gobiernos latinoamericanos y por Obama –quien tiene altísimos índices de popularidad en la región–. Pero ya está regresando a un estilo provocador y autoritario.

La oposición también tiene tentaciones que evitar, recordando lo que sucedió cuando el efímero gobierno presidido por Carmona intentara anular en pocos días todo lo hecho por el chavismo. Como resultado de esa imprudencia, Chávez regresó escoltado por los mismos militares que lo habían llevado de salida. Sería inconveniente, por ejemplo, que la oposición intentara ahora usar sus amplias mayorías legislativas para revocar a Maduro o para echar atrás todas las decisiones de la anterior Asamblea.

Lo ideal sería buscar un acuerdo con el chavismo para adelantar las elecciones presidenciales. Este curso de acción sería difícil, pero no imposible. La oposición chilena negoció una salida democrática en su país con el régimen autoritario de Pinochet bajo condiciones mucho más difíciles y tuvo que aceptar tragarse sapos mucho más grandes (impunidad y puestos fijos en el Senado para Pinochet y sus amigos) que los que tendría que tragarse la oposición venezolana. Más aún, la oposición debería comprometerse a continuar, mejorándolos, programas sociales claves del chavismo, como las ‘misiones’, que han beneficiado a los más pobres. ¿Será todo esto soñar despierto?

GUILLERMO PERRY

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.