Que el despertar no sea un anochecer... / Opinión

Que el despertar no sea un anochecer... / Opinión

Crece la expectativa por el lanzamiento de la nueva película de Star Wars.

12 de diciembre 2015 , 06:29 p. m.

No recuerdo cuántas veces he visto las seis películas de ‘La guerra de las galaxias’ desde que me volví fanático de la saga, por allá en 1997. Porque la mía fue una afición tardía: en 1977 era muy pequeño para entender ‘Una nueva esperanza’ y el hito que representó para la historia del cine, con su derroche de efectos especiales cuando los escenarios y personajes generados por computador eran más ciencia ficción que la lucha entre los Jedi y los Sith.

Me interesé por la serie cuando George Lucas remozó las películas viejas para hacer una edición especial, antes de lanzar los primeros tres episodios, entre 1999 y el 2005. Y aunque no recuerdo –decía– cuántas veces he visto las películas (entre teatros, televisión, VHS y DVD), todavía no sé –debo confesarlo– por qué me gustan tanto.

Supongo que otros fanáticos querrán atravesarme con un sable láser cuando sepan que los efectos especiales de la trilogía original me dan risa, aunque fueran revolucionarios entre 1977 y 1983; que me parece que las proporciones geriátricas de duelos como el de Obi-Wan Kenobi contra Darth Vader rayan en lo ridículo; que estoy de acuerdo con quienes afirman que de los episodios I al III se pudo hacer una muy buena película de dos horas y media, en lugar de tres que, juntas, superan los 400 minutos; que creo que Hay-den Christensen fue justo ganador del premio Razzie a peor actor de reparto por su lamentable Anakin Skywalker; que, habiendo tenido 22 años para resolver una inconsistencia en el guion, no entiendo que Leia diga que tiene recuerdos de su madre, que murió en el alumbramiento...

Pero todavía me detengo en los canales de televisión en los que transmiten las películas, o pongo los DVD para repetir algunas de ellas de vez en cuando. Y me eriza la piel escuchar la respiración mecánica de Darth Vader y ver cómo explotan las Estrellas de la Muerte; y sonrío cada vez que Han Solo le responde a Leia “lo sé” cuando ella le dice “te amo”; y me transporto cuando recuerdo la frase “yo soy tu padre”; y pienso en usar la Fuerza para abrir las puertas de los ascensores... y podría seguir enumerando escenas que me entusiasman, porque creo que la historia (simple y atractiva como es) está por encima de las debilidades o las fortalezas técnicas y narrativas con que se ha contado.

Por eso creo que el ‘Episodio VII: El despertar de la Fuerza’ tiene todos los ingredientes técnicos y narrativos para ser un éxito redondo si detrás tiene la continuación de una historia que –como en las seis ocasiones anteriores– admita incluso haber estado mal contada, sin perder su esencia. De lo contrario, estamos aguardando con ansias la llegada de una película que puede echar al traste 38 años de culto... Que la Fuerza no lo permita.

JAIME DUEÑAS M.
Para EL TIEMPO

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.