El precio del dólar seguirá por las nubes durante un buen tiempo

El precio del dólar seguirá por las nubes durante un buen tiempo

Divisa tocaría su punto más elevado en el primer trimestre del próximo, según expertos.

notitle
12 de diciembre 2015 , 06:22 p. m.

El pasado viernes 4 de diciembre se reunieron en Viena (Austria) los miembros del selecto club de países productores de petróleo (Opep). Ese día decidieron, una vez más, que no modificarían su cuota de producción diaria de crudo, hoy en 30 millones de barriles, con lo que, de paso, trazaron el rumbo que tendría el dólar en el 2016 en buena parte de las economías emergentes, entre estas, la colombiana.

El lunes siguiente a la reunión de la Opep, cuando cientos de personas se preparaban para celebrar el día de la Inmaculada Concepción (fiesta de velitas), el barril de petróleo WTI, principal referencia para el país, se desplomó 5,8 por ciento, a 37,65 dólares, un nivel no visto desde febrero del 2009.

La reacción del dólar no se hizo esperar. Por ser nuestro principal producto de exportación, si el precio del crudo cae, entran menos dólares, y, al volverse más escasa la divisa, se encarece.

Desde las primeras horas de la jornada, la divisa inició una carrera alcista que la llevó a marcar un máximo histórico de 3.287,9 pesos, dejando el mercado cambiario a menos de un peso del límite de intervención del Banco de la República para ese día. El mismo lunes, por un dólar se llegó a pagar en Colombia 3.325 pesos.

José Darío Uribe, gerente del Banco de la República, confirmó que la entidad estuvo cerca de intervenir el mercado. Para ello están dispuestos a vender, de las reservas internacionales, 500 millones de dólares.

Desde el viernes 4 de diciembre a la fecha, el costo de un dólar en el país se incrementó unos 150 pesos. Hoy la tasa de cambio ronda los 3.300, el nivel más alto de nuestra historia cambiaria.

Por cuenta de la agresiva política de producción de petróleo, en lo corrido del año los colombianos han tenido que pagar 907 pesos de más por cada dólar y cerca de 1.453 si se tiene en cuenta el precio del 25 de julio del 2014, cuando comenzó la escalada de la divisa y el desplome del crudo.

Para algunos analistas, lo peor en materia cambiaria está por venir, pues con un superávit de 860.000 barriles de petróleo diario para el 2016 y una cada vez menor demanda del crudo a nivel global, sin duda los precios tendrán que bajar más.

La Agencia Internacional de Energía (AIE) ratificó ese panorama. Indicó que la excesiva oferta mundial de petróleo aumentaría en los próximos meses y se extenderá hasta finales del 2016, a lo que se sumarán los suministros de Irán, tras el levantamiento de sus sanciones.

De ser así, las posibilidades de que Colombia tenga un dólar por debajo de los 3.000 pesos se ven remotas. “Con un petróleo en mínimos de siete años, el dólar seguirá por las nubes”, coinciden en afirmar la mayoría de analistas.

Cruda realidad

Aunque el bajo costo del petróleo, que entidades como Goldman Sachs advierten que puede caer a niveles de 20 dólares el barril, les asesta un golpe a los ingresos petroleros de la Nación, una divisa fortalecida le da un leve respiro al Gobierno, pues le ayuda a compensar esa menor entrada de recursos por exportaciones de petróleo.

En reciente entrevista con EL TIEMPO, Mauricio Cárdenas, ministro de Hacienda, dijo, incluso, que una tasa de 3.000 pesos le generaba tranquilidad.

“Para el primer trimestre del 2016 nosotros vemos un comportamiento (del petróleo) aún peor. Si se cumple ese pronóstico, el dólar estará muy presionado y llegaremos al peor nivel de tasa de cambio en esa primera parte del año. Nuestro nivel máximo era de 3.300 pesos, pero con lo sucedido esta semana, debemos revisarlo”, señaló Munir Jalil, economista jefe del Citibank, área andina.

Aunque en la evolución del precio del dólar juegan otros factores tanto internos como externos, la dinámica petrolera sigue siendo lo fundamental.

Para los economistas del Grupo Bancolombia, en la escalada del último año del dólar, además de la caída de los precios de las materias primas, como el petróleo, también ha jugado el aumento de la volatilidad en los mercados financieros, el incremento en las primas de riesgo de los países emergentes y la ampliación del déficit en cuenta corriente del país a niveles superiores del 5 por ciento del producto interno bruto.

Señalan que a eso se suma la expectativa de que el banco central de Estados Unidos (FED) inicie la normalización de su política monetaria con alzas en su tasa de referencia, lo que ha frenado el ingreso de dólares al país. “El peso está en medio de un ajuste estructural hacia una nueva realidad externa más retadora… Creemos que la tendencia de mediano plazo para el peso es de debilidad”, sostienen.

Hoy, el peso colombiano está entre las monedas más debilitadas del mundo, junto con el real brasileño y el peso argentino, desde el 2013, según análisis de Credicorp Capital.

El dólar le ha sacado una ventaja a la moneda colombiana cercana al 40 por ciento, no solo en los últimos dos años, sino que en lo corrido del presente ejercicio esa diferencia ha sido una realidad.

Previsiones del mercado

Para Andrés Pardo Amézquita, gerente de investigaciones económicas de Corficolombiana, la eventual venta de la generadora Isagén produciría un importante ingreso de divisas, cercano a los 2.000 millones de dólares.

Pero el principal determinante de la tasa de cambio seguirá siendo el petróleo, cuyas cotizaciones presentarían un rebote moderado y se situarían en un promedio anual ligeramente superior al del 2015.

Su pronóstico de tasa de cambio es que oscilará entre los 2.600 y 3.300 pesos por dólar en el 2016, con un promedio anual cercano a los 2.850 y los 2.900 pesos.

Munir Jalil, del Citibank, ve una recuperación del petróleo desde el segundo trimestre del 2016. “Si se cumple esa dinámica se cerraría ese año con un dólar sobre los 3.000 pesos”.

En Bancolombia creen que las presiones alcistas sobre el dólar seguirán siendo altas, no solo por el lado del petróleo. Por eso, estiman que el dólar se moverá entre 2.970 y 3.330 pesos, y su precio promedio rondará los 3.130 pesos.

Felipe Campos, gerente de investigaciones de Alianza Valores, sostiene que en un escenario donde los precios del crudo tardarán en recuperarse, la tasa de cambio se devaluará por muchos años.

En la comisionista esperan que el dólar llegue, incluso, a 3.500 pesos como punto más alto y en medio de las decisiones de ajuste de tasas de interés del banco central de Estados Unidos (FED), que se podrían conocer en su reunión de la próxima semana.

Mayor apetito al final de cada año

Como si el repunte del dólar en los últimos días fuera poco, el viernes llegó a $3.299, tras otro bajonazo del WTI a $35,62, algo que no se veía desde diciembre del 2008. A partir del lunes viene otra ola: el habitual apetito de fin de año. “Es una demanda estacional –dice Munir Jalil–, y la mayoría viene de empresas que giran dividendos a sus casas matrices en el exterior.

Pero ese mayor apetito por dólares se produce en medio de unos niveles promedio de negociación bajos. “Se inician las novenas y caen los volúmenes y tratar de conseguir un millón o dos es difícil. Eso es lo que presiona la tasa al alza”, dice Jalil.

CARLOS ARTURO GARCÍA M.
Redacción Economía y Negocios

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.