Apuestas por economía en 2016, a la baja

Apuestas por economía en 2016, a la baja

Pese al buen resultado de la producción, se espera una persistencia en la desaceleración.

notitle
12 de diciembre 2015 , 06:21 p. m.

La tormenta para la economía colombiana no ha pasado aún y, según el consenso general, pegará más fuerte en el 2016.

Si bien esta semana, los analistas del país catalogaron como una sorpresa positiva la expansión del tercer trimestre en 3,2 por ciento, no deja de ser una cifra tímida, teniendo en cuenta que está muy por debajo del potencial (4,5 %).

Es más, para el próximo año, los analistas, por lo general, apuestan por un crecimiento igual o inferior al 3 por ciento, cifra que sí es más probable para el 2015.

Mientras tanto, el alborozo con el tercer trimestre no solo se debió a que fue mucho mejor que el primero (2,8 %) y el segundo trimestre (3,0), sino a que los países vecinos, entre ellos Brasil, están en la mala, mientras que Colombia continúa entre las economías de América Latina que más crecen y es la número 11, a nivel mundial, entre las de mayores crecimientos, según destacó el ministro de Hacienda, Mauricio Cárdenas.

Compra colombiano

Las revelaciones del Dane dejan ver que, pese a la desaceleración generalizada, los colombianos siguen demandando productos y, mejor aún, productos nacionales, porque los desestimula comprar importados, debido al alto precio del dólar.

Este ritmo de consumo de los hogares y de las empresas se refleja en el hecho de que, individualmente, el comercio fue el sector que más creció, logrando una tasa de 4,8 por ciento, aunque los establecimientos financieros, cuya expansión fue de 4,3 por ciento, aportaron más al producto interno bruto (PIB): 27 de cada 100 pesos de la producción lograda, frente a 18 de cada 100 pesos que puso el comercio.

Esas dos ramas de la economía, en alza, llevan a pensar que el consumo se está haciendo a punta de crédito. No obstante, si fuera así, la cartera se mantiene sana, es decir, los deudores están teniendo con qué pagar. Así se desprende de las apreciaciones de Santiago Castro, presidente de Asobancaria, gremio de banqueros.

“A septiembre, el crecimiento real anual de la cartera total se ubica en 12,7 por ciento, pero en el noveno mes de este año, del total de la cartera solo el 3 por ciento se encuentra vencida, en comparación con el 3,1 por ciento que había un año atrás”.

Lo cierto es que, con o sin crédito, los colombianos, a través de la demanda interna, son los que están empujando el tren de la economía, razón por la cual, entre algunos analistas, preocupa la decisión manifestada por el Banco de la República, a través de sus minutas, de seguir subiendo las tasas de interés de referencia, con el objetivo de frenar la disparada de la inflación en lo que va de este año. Esto, porque con mayores tasas, se encarecen los productos y, por consiguiente, el consumo se mermaría.

Industria, con ánimo

Los distintos cubículos que tiene la economía trajeron sorpresas en el tercer trimestre. Por el lado de la industria, el incremento en su producción, en 2,5 por ciento, después de cinco trimestres malos, se mantendría e, incluso, mejoraría, según las señales que está mostrando el sector.

“El punto de quiebre para la industria era la sustitución de importaciones, lo que ya se empezó a dar. Ahora, el reto grande es crecer a tasas que permitan recuperar el espacio perdido y lograr nuevo desarrollo”, acotó Bruce Mac Master, presidente de la Asociación de Industriales, Andi.

Todo depende, según agregó Mac Master, de que “se acelere la agenda de política industrial, incluyendo contar con impuestos más competitivos”.

En el mismo banco está la agricultura, que se movió gracias a la producción de café y logró crecer a una tasa de 4,5 por ciento. La permanencia del buen viento para este producto también tiene su riesgo: el fenómeno del Niño, el alto costo de la producción, entre otras amenazas reveladas por el gerente de la Federación de Cafeteros, Roberto Vélez.

Freno en construcción

El declive del sector constructor, que hasta ahora había sido uno de los más dinámicos y que en el tercer trimestre solo creció 0,8 por ciento, es uno de los más preocupantes. Para Leonardo Villar, director de Fedesarrollo, “si se llegara a ratificar la caída de este sector en el resto del año, el impacto sobre el empleo sería negativo”.

La construcción ocupó el penúltimo lugar entre todos los sectores, después de minerales, que cayeron 1,1 por ciento. Vivienda y demás edificaciones cayeron 8,1 por ciento y le restaron 0,3 puntos al crecimiento del producto interno bruto.

Optimismo

Pero, pese a los nubarrones, el optimismo se mantiene. “En los próximos meses la actividad económica contará con fuentes adicionales de crecimiento por cuenta de una recuperación mayor de la industria, la construcción de vivienda por cuenta del Pipe 2.0, la agricultura una vez se normalice el régimen de lluvias y las exportaciones tradicionales, gracias al estímulo de la tasa de cambio”, sostuvo Simón Gaviria, director de Planeación Nacional.

Para los analistas del Banco de Bogotá, liderados por Camilo Pérez, “los riesgos siguen inclinados hacia el lado bajista por cuenta del choque de los precios del petróleo, los desbalances de las cuentas externas, la ajustada situación fiscal y la necesidad de una reforma tributaria”.

La torta se voltearía con “un resultado positivo en el proceso de paz, la normalización de actividades en la refinería de Cartagena (Reficar) y el impacto de las obras de infraestructura de cuarta generación en el segundo semestre del 2016”.

Expectativa

El empleo, en riesgo, con expansión menor a 3,5 %

Con un crecimiento del 3,5 por ciento, el país lograría evitar que el empleo caiga, dijo esta semana en EL TIEMPO el ministro de Hacienda, Mauricio Cárdenas.

Esa también es una de las preocupaciones de los analistas que identifican la persistencia en la desaceleración de sectores tradicionalmente generadores de empleo, como construcción, comercio, agricultura e industria.

Para el director del Observatorio de Empleo de la Universidad Externado, Stéfano Farné, si bien aún es prematuro pronosticar sobre el tema, estima que “al menos en los primeros meses del año, el desempleo seguiría aumentando”.

Esto coincide con lo hallado por la firma ManPower: “Los empleadores tienen modestos planes de contratación para el primer trimestre del 2016”. El estudio señala que solo 20 por ciento de empleadores espera poder incrementar puestos de trabajo, un 10 por ciento prevé una disminución en la contratación y el 67 por ciento se mantendrá con la planta congelada.

ECONOMÍA

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.