Protectores de animales, los guardianes de la biodiversidad

Protectores de animales, los guardianes de la biodiversidad

Algunas fundaciones y comunidades trabajan por todo el país por la conservación de especies.

notitle
11 de diciembre 2015 , 06:16 a.m.

Cuando se habla de especies de fauna en vía de extinción en Colombia hay dos razones que aparecen como un común denominador: la destrucción de su hábitat y el tráfico ilegal.

De hecho, la Tasa Anual de Deforestación 2014 entregada recientemente por el Ideam, señala que la pérdida de bosques, hogar de cientos de animales fue de 140.356 hectáreas, un 16% más que en el 2013.

Por eso, no es gratis que en Colombia se hayan identificado 1.500 especies de fauna en distintas categorías de amenaza entre las cuales hay 40 mamíferos, 55 anfibios, 25 reptiles, 28 peces marinos, 53 peces de agua dulce y 72 invertebrados entre marinos y terrestres según datos compilados por el Sistema de información sobre Biodiversidad de Colombia.

O que un estudio de la Fundación Proaves señale que de las 1.903 especies de aves que tiene Colombia, 122 están amenazadas de extinción y de éstas, diez están en la categoría ‘peligro crítico’ y podrían extinguirse en menos de 10 años.

La buena noticia, sin embargo, es que más allá de estas alarmantes cifras, existen muchas ONG, fundaciones, comunidades y entidades públicas que están trabajando a lo largo y ancho del país no solo para rescatarlas y preservarlas, sino para proteger los ecosistemas que habitan y garantizar así su supervivencia. Es por eso que HUELLA SOCIAL publica algunos ejemplos de muchos que hay sobre organizaciones que se subieron al bus de la conservación animal.

Tras la huella del delfín rosado

Especies como el delfín rosado y el armadillo son protegidas por programas de conservación de la Fundación Omacha. Cortesía Fernando Trujillo

 Desde el 2005, la Fundación Omacha viene trabajando en las cuencas del río Amazonas y del río Orinoco con el fin de proteger a los delfines rosados en esos ecosistemas de agua dulce. Así, la fundación se ha dedicado a generar informes sobre el estado real de las poblaciones, identificar las áreas de peligro crítico y crear esfuerzos de conservación de la mano de las comunidades presentes en esas regiones a través del Programa de Conservación de Delfines de Río de Suramérica del que también hacen parte organizaciones como WWF, Conservation International, el Instituto Alexander von Humboldt, Whale and Dolphin Conservation Society, entre otras. A la fecha, la fundación Omacha ha logrado monitorear 23 ecosistemas e involucrar a comunidades indígenas como los Ticunas, los Cocamas y los Yaguas en la preservación del delfín. La fundación también ha desarrollado iniciativas de conservación para la nutria gigante o lobo de río en regiones de la Orinoquía y la Amazonía; el manatí en la cuenca del río Sinú; el armadillo en los departamentos de Meta y Casanare; y la tortuga charapa, de la que se han liberado al medio natural más de 60.000 tortuguillos y se han protegido más de 1.000 nidos.

En la costa quieren salvar al tití

El mico tití Cabeciblanco solo habita los bosques tropicales del Caribe. Carlos Capella / EL TIEMPO

Su cacería y venta como mascotas en el comercio ilegal y la destrucción de su hábitat tienen hoy al Tití Cabeciblanco en peligro crítico de extinción. De hecho, la reducción en la población de esta especie, que únicamente habita en los bosques tropicales del caribe colombiano, ha superado el 80% de su total en los últimos años. Esa fue la preocupación con la que la Fundación Proyecto Tití inició en el 2004 todo un programa social y ambiental para promover la conservación de poblaciones silvestres de tití cabeciblanco en bosques conservados y en armonía con las comunidades humanas vecinas a estos. El trabajo se desarrolla en las regiones de Luruaco, en Atlántico y Santa Catalina y San Juan de Nepomuceno, en Bolívar. En esas regiones la Fundación ha impulsado asociaciones de artesanas que elaboran peluches con la figura del primate y que han llegado a venderse en Disney World, así como ecomochilas elaboradas a partir de unas 3.500.000 bolsas plásticas recicladas a la fecha, entre otros proyectos productivos comunitarios. Así estas poblaciones han encontrado fuentes alternativas de ingresos que han permitido reducir la presión sobre los bosques y la preservación del tití a partir de proyectos productivos basados en reciclaje. Por este trabajo la Fundación Proyecto Tití ha obtenido varios reconocimientos nacionales e internacionales.

Hasta el oso más grande de Suramérica necesita protección

Oso de anteojos observado en el Parque Chingaza.

Vulnerable. Esa es la etiqueta con la que el oso de anteojos, también conocido como oso andino aparece en la lista roja de animales en peligro de extinción de la Unión Internacional para la Conservación de la Naturaleza (IUCN).

Frente a esta problemática Parques Nacionales Naturales de Colombia en cooperación con Wildlife Conservation Society (WCS) viene desarrollando el Programa Nacional de Monitoreo de Oso Andino a través de su estrategia ‘Pioneros en Conservación’ en sus áreas de influencia. El proyecto inició con una prueba piloto en el Parque Chingaza donde se han instalado cámaras tipo trampa para monitorear los osos que viven allí. A esta iniciativa además, se han unido empresas privadas como la cadena de hoteles Germán Morales e Hijos (GMH) a través de la campaña ‘Huéspedes Verdes’ en la que, por cada uno de los huéspedes que se aloje en sus hoteles, la cadena dona 3.000 pesos al proyecto, mientras que la Fundación Argos le apostará a partir de este año a la conservación de esta especie en los parques nacionales naturales de Tatamá, Munchique y Farallones.

Para que el cóndor no sea un recuerdo en el escudo patrio

Con cóndores traídos de otros países se busca repoblar los andes colombianos. Archivo EL TIEMPO

Del cóndor de los andes, el ave voladora más grande del mundo y emblema del escudo nacional colombiano, hoy se estima que no quedan más de 100 ejemplares por culpa de la destrucción de su hábitat y la cacería. Por eso, en 1989, mediante un convenio de cooperación internacional entre el entonces INDERENA y la Sociedad Zoológica de San Diego (EE.UU.), se inició la repoblación de la especie en algunas zonas de páramos y laderas montañosas de los andes colombianos. Sin embargo los esfuerzos no fueron suficientes y se hizo cada vez más necesaria la existencia de un programa de reproducción en cautiverio.

Esa necesidad llevó a la Asociación Colombiana de Parques Zoológicos, Acuarios y Afines (ACOPAZOA) a liderar en el 2012 el ‘Plan Nacional de Cría en cautiverio del cóndor de los Andes’, mediante un convenio firmado con el Ministerio de Ambiente y Desarrollo Sostenible en el 2012. Así se han venido realizando gestiones para la importación de cóndores desde países como Argentina, Perú y Chile con las que se está iniciando el programa de repoblamiento. A su vez, el Ministerio de Ambiente a través de su Programa Nacional de Conservación de Cóndor de los Andes 2012-2016 está desarrollando una estrategia en la que busca capacitar a personas habitantes de los hábitats del ave como guardacóndores comunitarios.

Un camino seguro para el jaguar

En Colombia ya se han creado 9 Unidades de Conservación del jaguar. Cortesía Nathalie Regnier

La conversión de tierras silvestres en cultivos y desarrollos mineros le ha quitado al jaguar su hábitat en Colombia y los ha confinado en pequeñas áreas incrementando su desaparición en los últimos años. Con este panorama, la Fundación Panthera Colombia inició en el 2008 el desarrollo de la iniciativa ‘Corredor Jaguar’, con el objetivo de preservar la especie en las regiones del Magdalena Medio, Antioquia, Córdoba, el Norte de Santander y la Orinoquia donde ha desarrollado nueve Unidades de Conservación del Jaguar (UCJ), que suman un total de 708,681km2.

A través de este proyecto también ha venido trabajando en estrategias de conservación en áreas no protegidas para asegurar que los jaguares puedan moverse libremente por esas zonas y encontrarse y reproducirse con los que están en otras regiones.

Así, de la mano de varias organizaciones ambientales, ha logrado crear corredores de conservación del jaguar en todo el país y están involucrando al sector privado para que contribuyan a preservar la especie en sus propios terrenos.

De cazadores a conservacionistas

Hace 11 años, bajo el liderazgo de los biólogos Clara Sierra Díaz y Giovanni Ulloa Delgado, un grupo de 18 cazadores se convirtieron en los protectores del caimán del Magdalena o caimán aguja, una especie declarada en peligro de extinción debido a la caza indiscriminada para el comercio de su piel, su carne y sus huevos así como la destrucción progresiva de las ciénagas que habita. Por eso, organizados bajo la asociación Asocaimán, estos hombres se dedicaron a sacar adelante el primer proyecto piloto de conservación comunitaria de esta especie con el apoyo de entidades como el Ministerio de Medio Ambiente y la CVS, entre otras.

Entre 2004 y 2014, se han logrado liberar 2.510 caimanes de cerca de un metro de longitud en ciénagas. Así mismo, se están realizando procesos de incubación controlada (ya se han liberado 1857 huevos próximos a eclosionar y 4070 huevos fértiles). “Lograr que pescadores y campesinos de la región que viven con necesidades básicas insatisfechas, tengan la voluntad de cambiar totalmente la percepción hacia una especie y piensen que la legalidad, pero sobre todo la conservación mediante el uso sostenible de la especie, sea la salvación de la biodiversidad de su región y una salida económica para ellos, merece una oportunidad y un reconocimiento”, señala el biólogo Giovanni Ulloa Delgado.

LIZETH SALAMANCA GALVIS
REDACCIÓN HUELLA SOCIAL

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.