Omar Pérez, el símbolo de la gloria de Santa Fe

Omar Pérez, el símbolo de la gloria de Santa Fe

Ganó 6 títulos en el club y, junto con Anchico, son los más ganadores de la historia cardenal.

notitle
10 de diciembre 2015 , 09:50 p. m.

Puede ser una coincidencia. Pero el gran cambio de Independiente Santa Fe a partir del 2009 tiene mucho que ver con la llegada de Omar Sebastián Pérez al club. Si bien el argentino no fue la gran figura en la obtención del título en la Copa Suramericana, sí es el símbolo del momento más glorioso del club, que obtuvo el miércoles su primer título internacional.

A Pérez hay que reconocerle, además de su innato talento, de su extraordinaria precisión para poner la pelota en donde quiere, de su habilidad para sacar goleadores a varios de sus compañeros, que por Santa Fe lo ha dado todo. Incluso, llegó al punto de jugar un partido en medio del luto. En este mismo torneo que acaba de ganar, pero en la edición 2011, el equipo enfrentó a Vélez Sársfield. Su familia alquiló una furgoneta para viajar desde Santiago del Estero para ir a ver el juego. Terminaron en medio de una tormenta y un árbol cayó encima del carro. Allí murió su abuelo, Elio Alfonso Pérez.

Omar pidió expresamente ser titular ese día. Marcó un gol de penalti y lloró en medio de la celebración. Ese día quedaron eliminados, con un penalti inexistente en el último minuto. La revancha llegó el miércoles y, esta vez, Pérez no celebró con la camiseta del Club Atlético Guemes, como en los cinco títulos anteriores con Santa Fe. Se puso una rojiblanca que en el pecho tenía la foto de don Elio.

“Un nuevo título que la gente festeja, gracias a Dios y al fútbol. Puedo decir que me puedo ir tranquilo de Santa Fe porque lo di todo”, dijo Pérez al final del partido. ¿Se va? Por ahora, no. César Pastrana, el presidente del club, aclaró este jueves que al ‘10’ del León le queda un año más de contrato.

Omar es un hombre de familia. Por eso, a la final frente a Huracán, en El Campín, llevó a su papá, Omar Adolfo; a su mamá, Blanca del Carmen, y a sus hermanos, Vanessa Gabriela, Lucila Fernanda, Agostina, Celeste y Facundo.

“Es una emoción verlo campeón y entender que mi hijo dio todo por jugar al fútbol y Dios lo ha premiado. Y es que Omar ha vivido por un balón, desde que empezó a caminar”, le dijo Blanca del Carmen a Futbolred en diciembre del año pasado, cuando Santa Fe obtuvo su segundo título de Liga en tres años.

La pelota siempre estuvo cerca de Omar, desde muy pequeño. “Tenía 9 meses y un día se cansó de gatear detrás de una naranja; así que se levantó y la pateó. Desde ese momento no pararía de patear una pelota o cualquier cosa que viera en el suelo. Cuando cumplió el primer año, mi hermana le regaló un caballito de juguete y se lo puso en el piso; él lo miró y lo pateó como si hubiera sido una pelota (risas) y hasta ahí llegó el juguete”, recordó Blanca.

Raíces en Colombia

Omar pudo haber llegado a Europa. Tenía el talento y la habilidad. Hizo parte del plantel de Boca Juniors que ganó la Copa Libertadores en 2000 y 2001. Una lesión de rodilla casi lo deja afuera del fútbol. Terminó en Banfield, antes de llegar a Colombia, traído por el Junior, en 2004. Allá salió campeón.

Un corto paso por Jaguares de Chiapas y una segunda etapa, no tan exitosa, con Junior hicieron dudar de que volviera a ser el mismo. Pasó por Real Cartagena en 2007 y se fue al descenso. Y luego fue al Medellín, con el que logró llegar a la final del segundo semestre de 2008. Allí, Santa Fe se fijó en él.

Poco a poco se convirtió en ídolo ‘cardenal’. Esa cabeza rapada (que luce así en homenaje a Michael Jordan, su ídolo en el otro deporte que practicó en su país, el baloncesto) fue llenando de ideas el medio campo de Santa Fe. Y esas ideas se convirtieron en goles. Y esos goles se convirtieron en el primer título, el de la Copa Colombia de 2009, que él resolvió, entrando en el segundo tiempo de la final contra Pasto, con dos goles, uno de ellos de penalti.

Lo demás es historia conocida: la gloria del 15 de julio de 2012 al mando de Wilson Gutiérrez, las dos Superligas, la octava estrella con Gustavo Costas y ahora, el primer título internacional de Santa Fe, que le dedicó a su abuelo. Omar Pérez es un símbolo del club, artífice del mejor momento de su historia.

JOSÉ ORLANDO ASCENCIO
Subeditor de Deportes
@josasc

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.