El sector financiero movió el crecimiento económico en el país

El sector financiero movió el crecimiento económico en el país

Expansión de producción total en el III trimestre fue de 3,2 %. El que más creció fue el comercio.

notitle
10 de diciembre 2015 , 08:54 p.m.

Una vez más los servicios financieros, como rama de la economía que incluye la actividad de los bancos, las inmobiliarias, los seguros y los servicios prestados a las empresas, fueron el motor del crecimiento de la economía en el tercer trimestre del 2015, el cual fue de 3,2 por ciento, según reveló el Dane.

De los datos suministrados por Mauricio Perfetti, director del Dane, se desprende que el sector financiero e inmobiliario puso más de la cuarta parte del crecimiento de la producción en el tercer trimestre, es decir, 0,9 puntos del total.

Esto implica que 27 de cada 100 pesos que movió la economía colombiana en ese periodo los aportó este sector, mientras que 18 de cada 100 se le deben al comercio. Este último, individualmente, fue el que más se expandió (4,8 %), seguido del agro (4,5 %).

“Sabíamos que iba a haber desaceleración, pero también apostamos por que el comercio fuera el que jalara en el tercer trimestre, lugar que recuperó, pues se había ubicado a julio en el segundo”, dijo Guillermo Botero, presidente del gremio de comerciantes Fenalco, quien estima que las ventas podrían verse disminuidas, no obstante la dinámica impuesta el fin de año a este sector. “Es difícil predecir con esta devaluación tan loca, pero lo más seguro es que va a haber descenso”.

Sobre el comportamiento del sector financiero, el director de Fedesarrollo, Leonardo Villar, expresó que “es muestra de que la política monetaria y financiera ha sido relajada. El crédito ha venido creciendo al 9 por ciento real. Hay espacio para subir tasas de interés sin afectar la economía”.

Bien por la industria

Hubo sorpresas, tanto positivas como negativas. Por el lado de la industria, el dinamismo resultó mayor de lo esperado, teniendo en cuenta que aún no refleja la entrada en operación de la refinería de Cartagena, Reficar.

Lo cierto es que ahora, después de cinco trimestres consecutivos con expansiones anuales negativas, en el tercer trimestre la industria creció 2,5 por ciento. “Este resultado estuvo en buena medida explicado por los productos de café y madera, cada uno de los cuales creció 20,5 por ciento. También se evidenció dinamismo en metalurgia básica (8,4 %), papel y cartón (6 %) y bebidas (5,8 %), destacaron analistas del Grupo Bancolombia.

Entre tanto, para Bruce Mac Master, presidente de la Asociación de Industriales (Andi), todo se le debe al precio del dólar. “Tenemos un efecto de sustitución de importaciones, porque se está evitando el uso de dólares para abastecer la demanda nacional. Esto, a su vez, aumenta las capacidades de la industria, de crear empleo y mover la actividad económica”.

También causó alborozo el crecimiento de la agricultura, en 4,5 por ciento, impulsada por la producción de café pergamino (17,4 %), según reveló el Dane.

Este resultado, para Daniel Velandia, líder de investigaciones económicas de la firma Credicorp, está dando indicios de una recomposición de la economía después de la caída del precio del petróleo.

Caída prevista

Era de esperarse que en la orilla negativa estuviera la explotación de minas y canteras (–1,1 %), debido a la disminución de minerales metálicos (–11,0 %), petróleo crudo y gas natural (1,5 %) y carbón mineral (0,2 %).

Varios analistas previeron lo que pasaría en este tercer trimestre con el petróleo, partiendo de que el promedio en la producción no logró sobrepasar el millón de barriles diarios.

Un sector que tradicionalmente venía de altos crecimientos, como es el de la construcción, también causó sorpresa.

Su expansión solo fue de 0,8 por ciento, después de haber sido motor de la generación de empleo y del incremento en la producción total del país.

Hay que recordar que en esta rama de la economía se cuentan las obras civiles, cuyo impulso fue del 8,0 por ciento, y el de las edificaciones, que se contrajo en la misma proporción.

¿Y qué viene?

La expectativa para el resto del año y el 2016 es variada. Unos creen que seguirá la desaceleración y otros estiman que el panorama será igual al de este año. Velandia indica que Credicorp mantiene el pronóstico de un 3 por ciento para el año y un 2,5 por ciento en 2016, por el ajuste del gasto público y el golpe de la inflación que recibirá el consumo privado”.

Mac Master, entre tanto, aspira a que “solo Reficar producirá un incremento de 0,6 por ciento en la producción total”.

El desafío del año que viene

El crecimiento de Colombia, junto al de otros países de la región, no se ha afectado tanto por la crisis de los precios de las materias primas, comenta la directora de Estudios Económicos del Banco de Desarrollo de América Latina (CAF), Adriana Arreaza. La razón son las reformas estructurales y el haber mantenido una tasa de cambio libre que absorbe parte de los choques.

Arreaza, que participó este jueves en un foro de la Cámara Colombo Venezolana sobre perspectivas de la región, señala que el alza del dólar deberá notarse en más competitividad de las industrias nacionales, para exportar.

De ahí deberá llegar una compensación del crecimiento de la caída de los ingresos aportados por los minerales, especialmente el petróleo durante su auge de precios. Solo que “exportar no es soplar y hacer botellas”.

Si bien las ventas no tradicionales ganan competitividad, las empresas tardan en ganar o recuperar mercados.

Según Arreaza, para crecer en el entorno difícil por la caída de las materias primas exige cerrar las brechas de infraestructura, mejorar en habilidades laborales, mejorar capacidades del Estado y mitigar fricciones que frenan a las empresas más productivas.

Inflación y alza del dólar frenaron al sector constructor

La fuerte caída del 8,1 por ciento en la construcción de vivienda durante el tercer trimestre (hace un año iba a un ritmo del 14,4 por ciento y en el segundo trimestre había crecido 8,9 por ciento) tiene una explicación en variables asociadas al costo de vida y la desaceleración de la economía.

Jorge Enrique Gómez, presidente de Gora Group y expresidente de la Lonja de Bogotá, señala que los flujos de la construcción y el sector inmobiliario están vinculados a los procesos de crecimiento y al desempeño del costo de vida y de la tasa de cambio.

“Indudablemente, la devaluación golpea los bolsillos de las familias, que tienen que invertir en la canasta familiar, y la inflación, que se aceleró en los últimos meses, golpea tremendamente a las familias; esto tiene impacto en la inversión inmobiliaria y en la construcción”, señaló. Por ejemplo, muchos materiales importados han subido su precio, lo cual ha encarecido los proyectos, mientras en oficinas y locales comerciales la oferta ha bajado. El experto prevé que, en el cuarto trimestre, la situación será muy similar.

En otras palabras, la gente está aplazando sus planes de compra en momentos en que la mayor inflación y devaluación coinciden con el fin de año, ante lo cual muchos prefieren esperar a las expectativas del 2016.

Y, en las obras civiles, su crecimiento del 8,5 por ciento, según el Dane, fue levemente superior al avance del 6,8 por ciento del tercer trimestre del año pasado, impulsado por obras como plazas y parques, cuyos pagos subieron 48,6 por ciento, y por las carreteras y puentes, que avanzaron 3,2 por ciento.

Lo que movió el comercio

Entre los resultados sobre producción de la economía entregados por el Dane, el director de la entidad, Mauricio Perfetti, destacó el desempeño que tuvo el comercio, que se ubicó individualmente en el primer lugar, como el de mayor crecimiento. “Esto se explica por la expansión del subsector alojamiento, comidas y bebidas, que logró un 8,4 por ciento”, lo que a su vez indica que, en medio de la desaceleración, los hogares siguen su ritmo de consumo de servicios.

Tal dinamismo se refleja también en el buen desempeño del comercio minorista, expresó el ministro de Hacienda, Mauricio Cárdenas, mientras que Planeación Nacional estima que la economía en todo el año se expandirá entre 3 y 3,3 %.

Para los analistas del Grupo Bancolombia, el resultado del comercio fue mayor de lo esperado, y además destacan que “la tasa de crecimiento de este sector es la más alta desde el cuarto trimestre del 2010. En parte se explica por el impacto positivo que trae la depreciación del tipo de cambio sobre actividades como turismo doméstico”.

Aunque el presidente de Fenalco, Guillermo Botero, no es del todo optimista sobre el mantenimiento del dinamismo del comercio en el resto del año y el 2016, Leonardo Villar, director de Fedesarrollo, confía en que se mantenga activo. “Hay subsectores relacionados con importados que están bastante golpeados, pero los indicadores sugieren que el comercio se mantendrá impulsado”.

ECONOMÍA Y NEGOCIOS

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.