Santa Fe: un 'grande' del continente

Santa Fe: un 'grande' del continente

Lo vivido este 9 de diciembre en el estadio El Campín será recordado por muchos años.

10 de diciembre 2015 , 07:39 p.m.

Fiel a su ADN, es decir, con una importante dosis de sufrimiento, Santa Fe alcanzó el miércoles el logró más importante de sus ya casi 75 años de existencia. Después de una sequía de 37 años –lapso en el que solo celebró una opaca Copa Colombia– que terminó con el título del primer torneo del 2012, las vueltas olímpicas hoy hacen parte de la rutina de la escuadra cardenal. La de Rial, Pontoni, Cañón, Gottardi, Preciado y, ahora, Ómar Pérez, Luis Manuel Seijas, Francisco Meza y Róbinson Zapata.

Esta vez la dio una nómina en cuya elaboración el técnico uruguayo Gerardo Pelusso logró conjugar veteranía y juventud. Un grupo que demostró un aplomo y una jerarquía exclusiva de los grandes del continente, con hitos inolvidables como su triunfo de visitante frente al encopetado Independiente de Avellaneda. Ellos le dieron al equipo rojo de Bogotá su primer título internacional. Ya era hora.

Y no es cualquiera. Se trata del segundo torneo más importante del continente, el cual ganó luego de eliminar a rivales de los quilates de Nacional de Uruguay y el ya mencionado Independiente argentino.

Conviene resaltar cómo la alegría de la parcial cardenal, a la que se sumó la de buena parte de la afición colombiana, contrasta con el ambiente tenso y lúgubre que se ha apoderado por estos días de los cuerpos directivos de este deporte por causa de las investigaciones que adelanta la justicia norteamericana.

Lo vivido el miércoles en el estadio El Campín será recordado por muchos años, pues fue de esas noches mágicas que entrarán a formar parte de la tradición oral del pueblo rojo. Un espectáculo, un fervor, una euforia que obraron como feliz recordatorio de que la esencia del juego, por suerte, le pertenece a la gente y es motivo de orgullo y alegría, sin importar que el negocio esté acaparado por una minoría que hoy produce auténtica vergüenza.

Tenía razón Diego Armando Maradona –que harto conoce ambas caras del deporte– cuando le dijo al mundo que la pelota no se mancha.


editorial@eltiempo.com

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.