Optimismo en contravía

Optimismo en contravía

¿Por qué el sentimiento de que todo está peor? Vemos un acto de maldad e ignoramos mil benevolentes.

notitle
10 de diciembre 2015 , 07:06 p.m.

Hay días en los que se necesita leer un texto optimista –claro que para encontrarlo se requiere al menos una pequeña dosis previa de optimismo–. Busqué entre mis libros en cola y encontré 'El arco moral', de Michael Shermer. Él es un personaje especial: sicólogo con doctorado en Historia de la Ciencia, director de la revista Skeptic, desde donde lanza cruzadas contra todo tipo de mitos y supercherías, principalmente contra las supercherías de los intelectuales.

La afirmación anterior puede sorprender a algunos lectores. Debo explicar, pues, que en los últimos años se ha impuesto en escogidos ámbitos intelectuales una ortodoxia: la “corrección política”, que trata con desdén las ideas extrañas a su doctrina. Una de ellas es la del progreso. Sí, amable lector, si usted menciona esa palabra será recibido con un silencio embarazoso, si no con una franca carcajada. Es que para la corrección política el progreso no existe, es una ilusión de primitivos e ignorantes. Eso lleva al pesimismo total. Si no existe el progreso, no importa en qué dirección nos movamos.

Pues bien, el libro de Shermer trata precisamente sobre el progreso. Afirma, como para ponerles a muchos la piel de gallina, que la humanidad nunca ha vivido una época mejor que la actual. No se refiere solo a los logros materiales, plenamente documentados (para quien se permita leer los documentos), sobre la dramática mejora del mundo en salud, educación, nutrición y longevidad. Es un hecho que la humanidad llegó a más de siete mil millones, sin que se cumplieran las predicciones tenebrosas de Malthus.

Shermer se refiere a la moral. Afirma que como especie hemos crecido moralmente en los últimos siglos y que eso se ha debido a fuerzas seculares, entre ellas las más importantes de la Ilustración: la razón y la ciencia. El nombre del libro hace referencia al famoso discurso de Martin Luther King jr. en marzo de 1965 en Selma, Alabama. En ese discurso King afirmaba que el arco moral de la humanidad es largo, pero en últimas se dobla hacia la justicia, la verdad y la libertad. Ni el optimista King, que luchaba contra la discriminación, hubiera imaginado en menos de 50 años a Obama de presidente.

Señala como fundamentales para el cambio un par de hechos. El primero, que ya no basta sostener que las creencias propias son mejores solo porque son propias; hay que argumentar racionalmente y contrastar empíricamente esa afirmación. Otro, que muchas de las creencias inaceptables hoy se basaban en teorías explicativas que la ciencia demostró incorrectas. Así, ya no se queman brujas ni se hacen sacrificios a los dioses para que llueva; no se puede sostener que las mujeres son inferiores y deben ser disciplinadas.

No es tan ingenuo Shermer como para decir que todo está bien; lo que afirma es que global e históricamente estamos mejor. Aún imperfectas, son mejores las democracias liberales que las teocracias y las autocracias. Son mejores los Estados en los que el individuo (sin distingos) tiene autonomía y libertad.

¿Por qué, entonces, el sentimiento de que todo está peor? Shermer lo adjudica a sesgos del pensamiento. Vemos un acto de maldad e ignoramos mil benevolentes. Magnificamos el momento y la anécdota, somos ciegos a una perspectiva amplia y de largo término. Cierto que en medioambiente empeoramos. Algunos culpan a la ciencia, pero fue ella la que reconoció y diagnosticó el problema, y de ella han surgido los activistas y las propuestas de solución. Difícil imaginar un mundo de 7.500 millones, todos cocinando con leña.

Hay mucha tela por cortar. Aunque no sea correcto todo lo que dice Shermer, mucho lo es. Por lo menos es suficiente para inducir alguna duda sobre las imágenes apocalípticas y las actitudes derrotistas tan de moda hoy.


Moisés Wasserman
@mwassermannl

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.