Desnudas para un lente

Desnudas para un lente

Quitarse la ropa para someterse a la mirada morbosa de los demás es siempre un gesto desafiante.

notitle
09 de diciembre 2015 , 07:22 p. m.

Me he desnudado públicamente ante una cámara por diversas razones, algunas no muy dignas y con un mensaje oculto en la base que me costó mucho confesarle al espejo. Como actriz, considero que hay desnudeces que ayudan a describir el contenido sicológico de un personaje; cuando sucede de forma orgánica, el cuerpo pasa incluso a segundo plano. También alguna vez me desnudé privadamente en fotos y videos que yo misma capturé, como tantas mujeres que se arriesgan a jugar de esta manera con el más básico de todos sus poderes, para impactar así mismo lo más básico e irreprochable de un hombre. Ese arrojo, aunque nada recomendable por estos días, tiene una justificación elocuente; qué más que querer seducir a la persona ardientemente deseada, parodiando el mito de una sexi luminaria eternizada en imágenes. La justificación (como si hubiera que justificar por qué nos desnudamos las mujeres) empieza a embolatarse cuando la mujer se desviste para un medio donde el único objetivo es vender, y en el que su cuerpo sin más, expuesto a miles de ojos ajenos, es el anzuelo. Interesante reflexionar sobre lo que realmente nos ocurre a las mujeres que nos hemos prestado para esto, tentadas hasta el punto de ni siquiera cobrar por hacerlo (al menos no en mi caso).

Quitarse la ropa para someterse a la mirada morbosa de los demás es siempre un gesto desafiante por parte de la mujer, que contradice a su vez el anhelo de ser admirada por causas más profundas. Aunque insistamos en llenar la respuesta a la pregunta que siempre sobreviene de “por qué decidió desnudarse” con el argumento cliché de “porque son fotos artísticas y muy profesionales”, la realidad detrás de todas las vanidosas que vivimos nuestro cuerpo como un trofeo es que con eso acudimos al recurso más fácil y eficaz, para probarle al mundo (o sea, a nosotras mismas) que somos capaces de provocar deseo, y con más afán, las mujeres asustadas por la madurez. A la psiquis de la mujer que quiere validar su caudal erótico, más que poseer el cuerpo del otro, le satisface generar una fantasía, y disfrutará ferozmente al ser espectadora de su atrevimiento a través de ese lente libertario que, en todos los casos, parece confirmar la potencia de su arma más primitiva. Ustedes, mujeres que quieren probar su ‘deseabilidad’, ir tan lejos es innecesario, pero entiendo que les resulte irresistible.


Margarita Rosa de Francisco

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.