Actos de reconciliación

Actos de reconciliación

Dos hechos significativos, en Ibagué y Bojayá, pusieron el perdón en el centro del proceso de paz.

notitle
09 de diciembre 2015 , 05:48 p.m.

Dos hechos significativos de los últimos días, en Ibagué y Bojayá, pusieron el perdón en el centro del proceso de paz. Y aunque estudios como 'Reconciliation After Violent Conflict', de Bloomfield, Barnes and Huyse, consideran que el perdón solo es de esperarse al final de un proceso complejo, estos hechos muestran que en Colombia, donde no hay guerra étnica, religiosa ni externa, sino un conflicto interno por violación de derechos fundamentales, instituciones inadecuadas, corrupción, ideologías, guerrilla, paramilitares y cocaína, cruzado todo por imaginarios y odios subjetivos, sobre el trasfondo de una tradición cristiana compartida y millones de víctimas civiles de todos los lados, el perdón, cuando se pide o se da libremente en cualquier momento, es capaz de derribar muros de sufrimiento y ansiedades de retaliación y de temor, respetando el mensaje de la memoria y el lugar de la justicia.

El jueves 3, Belisario Betancur, Yesid Alfonso Reyes y Antonio Navarro estuvieron en la Universidad de Ibagué. El presidente Belisario, quien recibió previamente la visita de Alfonso Reyes, rector del claustro, llegó para hablar desde el alma. Con un mensaje bello y hondo, expresó que había esperado este momento, que dependía de la voluntad de los hermanos Reyes; exaltó la memoria de Alfonso Reyes Echandía, el presidente de la Corte inmolado absurdamente, y la de los demás magistrados y víctimas del Palacio de Justicia; aceptó responsabilidad y, con dignidad y sentido de patria, pidió perdón; dejó clara su entrega a la causa más grande de la paz, por la que había luchado siempre, y nos hizo sentir la altura moral del sabio que nos enseña a ser humanos desde nuestros logros y limitaciones. Cuando concluyó, el auditorio, tocado en el corazón de nuestro ser colombiano, se puso de pie en un largo aplauso. Antonio Navarro reconoció el inmenso error del M-19 al tomar por las armas el Palacio y su presencia allí por la reconciliación. Para elevar al máximo el valor del acontecimiento, Yesid Reyes, no como ministro, sino como persona, con sinceridad, franqueza y generosidad, expresó que entregaba libremente su perdón y el perdón de sus hermanos como contribución de la familia a la reconciliación del país. Todos nos paramos para aplaudirlo.

El 6 de diciembre, en Bojayá, ante 700 pobladores al canto de alabados y en presencia de Sergio Jaramillo, consejero de Paz, Naciones Unidas, los países garantes y acompañantes, y la Iglesia, ‘Pastor Alape’ reconoció la responsabilidad de las Farc por la masacre de 79 muertos y un centenar de heridos en el templo, en un evidente acto de arrepentimiento, contrición y decisión de asumir la reparación, que deja en manos de las víctimas adoloridas y agradecidas la posibilidad libre del perdón, enmarcado en la exigencia de “nunca más”. Los líderes de las comunidades, conmovidos, recibieron el gesto como parte de un proceso de reconciliación comenzado con las Farc hace un año, y pidieron también la aceptación de responsabilidad por el Estado y los paramilitares, al tiempo que invitaron a llevar a término las conversaciones de La Habana y poner en marcha la justicia transicional.

Estos hechos liberan una energía espiritual capaz de reconocer responsabilidades y asumir la verdad que deja en las víctimas la libertad para exigir lo que sienten que les pertenece, y abre la posibilidad de transformar los sentimientos que embargan la memoria para convertirlos en pasión por la reconciliación y la paz.

Las palabras dichas en Ibagué por el arzobispo Flavio Calle dan el sentido trascendente de estos actos: es el Misterio del Dios de la reconciliación, que acontece entre nosotros cuando allanamos las murallas que nos distancian por los hechos brutales de la guerra que nos hundieron en el rechazo y en el odio.


Francisco de Roux

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.