'Si chavismo no rectifica terminará convertido en una fuerza marginal'

'Si chavismo no rectifica terminará convertido en una fuerza marginal'

Margarita López, historiadora venezolana, dice que el gobierno no ha sabido escuchar al pueblo.

notitle
09 de diciembre 2015 , 04:25 p. m.

Margarita López Maya, una de las historiadoras y analistas políticas más reconocidas en Venezuela, cree que el triunfo de la oposición tuvo que ver más con el ‘voto castigo’ que con un desgaste del modelo chavista.

Ella, que en alguna época fue cercana al chavismo, y por tanto conoce su mentalidad desde adentro, piensa que si no rectifican se convertirán con el tiempo en un movimiento “marginal”.

Además, que hay que ver si se construye una democracia de mayor calidad que la imagen amarga que se tiene de la democracia representativa de finales del siglo pasado –es decir antes de Chávez– o si el modelo socialista de Chávez sigue cautivando.

Además de la crisis, desabastecimiento y demás, ¿qué cree que llevó al chavismo a este punto?

Yo creo que ese es el punto principal. Ha habido un inmenso descontento popular, de toda la sociedad. Y una combinación de ese descontento con una certera estrategia de la Mesa de la oposición. Ese descontento se ha estado cociendo desde hace tiempo y se sobrepuso, incluso, al inmenso ventajismo de la campaña chavista. Maduro aparecía en cadena nacional 66 minutos diarios en promedio. Pero la voz popular se pronunció clara y contundentemente en contra.

El chavismo no supo escuchar...

El chavismo no ha sabido interpretar el malestar, sin duda. El presidente Maduro hasta ha estado fijo en un diagnóstico de guerra económica, que las encuestas vienen diciendo desde hace muchos meses que buena parte de la población no cree. El Gobierno ha estado fijo acusando al imperio, a los traidores de la patria en el país, a la derecha internacional y al fascismo de todo, y lo que está a la vista son errores de gestión. Además de eso, habría que añadir el ejercicio del poder de una manera nepótica y despótica, arbitraria, por encima de la Constitución y las leyes. Creo que los venezolanos se hartaron de ese abusivo ejercicio del poder, por fuera de cualquier canal institucional.

¿La derrota del domingo es muestra del desgaste del modelo chavista?

Yo no soy capaz de saber cuánto aporta eso. Yo creo que eso se va a desarrollar en los próximos años. Creo que esto es una derrota que tiene mucho que ver con un voto castigo, más que con un rechazo a un modelo ideológico. El chavismo nunca fue demasiado ideológico, se sentó sobre todo en el carisma de Chávez y en la distribución de bienes de consumo en época de prosperidad petrolera.

Ni Maduro ni Diosdado Cabello son Chávez… ¿Qué tanto pudieron influir en los resultados las personalidades de estos líderes.

La campaña fue prácticamente Chávez. Chávez cantaba el himno nacional, la campaña se hizo con los retratos de Chávez, con sus discursos, con sus palabras, diciendo que estaba vivo. La legitimidad del régimen descansa sobre el legado de Chávez. Lo de las personalidades de Maduro o de Diosdado no me parece que sea muy relevante.
Lo que se votó aquí fue un castigo a la falta de capacidad de solucionar una crisis que tiene a Venezuela en una caída libre, en términos de economía, en términos de destrucción social e institucional. Maduro ha hecho grandes esfuerzos por erigirse en el sucesor de Chávez y los medios públicos han desatado una propaganda para hacerle creer que él es el sucesor y que él se parece a Chávez. La gente no se cree eso.

¿Este resultado adverso del chavismo se podría terminar reproduciendo en las presidenciales del 2019?

Sin duda. Si ellos ahora no tratan de rectificar, de evaluar por qué la contundencia de la derrota, si ellos continúan en la estrategia que llevan hasta ahora, el chavismo está en vías de destruirse a sí mismo. Porque ya de hecho está prácticamente muy destruido. No tiene liderazgo importante, la gestión que exhibe a nivel regional y nacional es desastrosa, las denuncias del nepotismo de darles los cargos a los familiares y amigos de los Chávez, de los Flores, es escandalosa; la penetración del narcotráfico. Y uno no ve ante eso una respuesta del Gobierno de reconocer algún error. Yo sí creo que de continuar por esta senda el chavismo se convertirá en una fuerza marginal políticamente hablando.

La oposición, a pesar de haberse mostrado unida y de ir con lista única, sigue mostrando fracturas.

Sí. La oposición como muy bien lo has dicho es un mundo. Tienen 29 partidos, cada quien tiene su ideología y se va desde partidos muy conservadores hasta partidos de centroizquierda, y de izquierda, incluso. Se la pasan en tensión tratando de ser cabezas de esa expresión. Y eso ahorita se va a intensificar en la medida que hay un caudal electoral que va, si se hacen bien las cosas, a catapultar al próximo presidente.

¿Cuál es el camino?

El desafío es unirse en una estrategia de transición a la democracia. Estamos ante un poder que por primera vez en muchos años es independiente del Ejecutivo. Pero el mantenimiento de esa independencia depende de una cohesión, que se mantengan todos los diputados cohesionados. Y son muchos partidos, y son muchas ideologías y diferencias.

Y también hay que sincerar una situación, que es que en estas elecciones puede que algunos de los candidatos que hayan ido a la Asamblea Nacional por la MUD al igual que los candidatos del oficialismo pueden no ser de muy buena calidad.

Ese Legislativo que estamos viendo allí también es de transición, porque allí puede haber candidatos que no estén a la altura de las circunstancias, que si le ofrecen un dinero del oficialismo brinquen la talanquera y se pasen al otro lado.

Usted habla de transición, pero ¿cómo se podría hacer ese proceso liderado por la oposición sin golpear subsidios y demás políticas asistencialistas?

El Ejecutivo es el que está al frente de eso. Lo que va a hacer la Asamblea Nacional es tratar de lograr una cohabitación con el Ejecutivo de manera de llegar a ciertos acuerdos para hacer un giro de la política económica. Pero la política económica es del presidente. Él tiene un capital político para sentarse a negociar un apoyo, y el Legislativo tiene ahorita la legitimidad y el poder político para exigirle a cambio de apoyos una reforma política importante, porque en este momento todos los poderes públicos están subordinados al Ejecutivo y eso es inconstitucional e ilegal. Esto debe comenzar por una vuelta a la Constitución, a la institucionalidad.

¿Qué tanto puede influir en el futuro del chavismo, del presidente Maduro, el hecho de que de alguna manera el péndulo de la política latinoamericana como que se está devolviendo, el ascenso de Macri, la mala hora de Correa en Ecuador, o la mala hora de Dilma, la aproximación de los cubanos con EE. UU.? ¿Cómo puede afectar eso al chavismo y al futuro de Maduro?

Bueno sí, la política como que es un péndulo. Nosotros vivimos una etapa de mucha prosperidad, de los productos primarios, y durante ese ciclo que duró históricamente más de 10 años. Prácticamente América Latina giró hacia la izquierda en búsqueda de una redistribución de esas materias primas, de los beneficios. Y entró una redistribución que creo yo, y en verdad, después de las políticas de ajuste de carácter neoliberal en búsqueda de la igualdad y del combate a la pobreza, que era a finales del siglo por lo menos en Venezuela y en los países andinos era verdaderamente vergonzosa. Una situación donde se había ampliado la brecha de la desigualdad y se habían empobrecido masivamente clases medias, etc. Entonces yo creo que ahora cuando vienen las vacas flacas, el péndulo se mueve hacia políticas más moderadas y políticos más moderados. Sí yo creo que eso va a tener una influencia sobre el chavismo. Y el gran desafío del chavismo es rectificar, reconocer, evaluar lo que está sucediendo para mantenerse con una fuerza política para el 2019. Porque él puede recuperarse en el 2019 siempre y cuando se abra a un debate interno, a una rectificación, se abra al reconocimiento de una manera de practicar la política y ejercer el poder de una manera democrática porque desde el 2006 cuando Chávez inventó lo del socialismo del siglo XXI, nosotros hemos ido viendo un creciente de autoritarismo y la consolidación de un gobierno autoritario de poder. Y lo único que nos quedaba eran prácticamente esas elecciones ante un Estado que, además, trabajo con todo el ventajismo y con todo el abuso inclusive hasta el día de las elecciones y sin embrago, la voz popular salió paciente y pacíficamente y le dijo, sabe qué, no me gusta, quiero un cambio.

Reacciones

Juan Manuel Santos
Presidente de colombia

“Hacemos votos para que ese necesario diálogo entre el Gobierno y la oposición se dé de forma constructiva”.

John Kerry
Secretarui de estado de EE.UU.

“El diálogo entre las partes en Venezuela es necesario para encarar los desafíos sociales y económicos”.

Raúl Castro
Presidente de Cuba

“Estoy seguro de que vendrán nuevas victorias de la revolución bolivariana y chavista bajo tu dirección (Nicolás Maduro)”.

Luis Almagro
Secretario general de la OEA

“Saludo al pueblo de Venezuela por la fiesta cívica del 6-D. Auguramos futuro de paz basado en Constitución y respeto a instituciones”.

EDUARD SOTO
Editor Internacional

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.