El 'viagra femenino' arroja pocas ventas en sus primeras semanas

El 'viagra femenino' arroja pocas ventas en sus primeras semanas

Ventas de Addyi, el fármaco para tratar el deseo sexual de la mujer, no responden a sus expectativas

notitle
09 de diciembre 2015 , 03:52 p.m.

El fármaco Addyi, conocido como el 'viagra rosa' para mujeres, tuvo menores ventas de las esperadas en su primera semana en el mercado de Estados Unidos.

De acuerdo con un informe que sobre el tema publica el diario El País, de España, en quince días esta pastilla solamente ha sido recetada 227 veces, frente al medio millón que Viagra, de Pfizer, vendió en su primer mes de circulación.

Sprout, laboratorio que fabrica la pastilla, le dijo al diario español que se han registrado más de 5.600 especialistas para prescribir Addyi y que más de 20.000 puntos de venta han hecho pedidos por valor de 25 millones de dólares. Sin embargo, a pesar de este despliegue ha obtenido pocas prescripciones.

Al parecer, el bajo consumo tendría que ver con los reales alcances de la píldora y con sus indicaciones de uso. Vale recordar que su principio activo, la flibanserina, actúa en los neurotransmisores del cerebro, contrario a los principios activos de los medicamentos para la disfunción eréctil (como el sildenafil, el taladafil y el vardenafil), que actúan en forma muy localizada (son vasodilatadores que actúan mejorando la circulación de los órganos sexuales).

"En principio la flibanserina iba a ser un antidepresivo", explicó a 'El País' la sexóloga Miren Larrázabal, presidenta de la Federación Española de Sociedades de Sexología, quien se mostró sorprendida por el bajo número de prescripciones, pese a la gran expectativa que se había creado en torno al viagra femenino.

Frente al Viagra, que se toma para un efecto concreto, Addyi supone un tratamiento a largo plazo de 780 dólares al mes. Para que empiecen a notarse sus resultados deben pasar al menos ocho semanas con el medicamento y sus efectos son escasos: en los estudios previos apenas se registró un 10 por ciento de mujeres que admitían un aumento del deseo, que representaba un encuentro sexual más al mes en el mejor de los casos. Además, puede tener efectos secundarios serios, dado que es un fármaco que actúa en el cerebro.

En este contexto, es probable que los especialistas le estén dando margen para ver cómo funciona antes de atreverse a recetarlo a sus pacientes. "No es la panacea, por lo que es normal que los especialistas queramos ver qué recorrido tiene el fármaco. Y puede que la mujer no esté muy convencida de que esto le puede ayudar porque ha calado la idea de que su deseo sexual es más complejo", afirmó Larrazábal a 'El País'.

A esto se suma que la Administración de Alimentos y Medicamentos (FDA, por sus siglas en inglés) de Estados Unidos prohibió a Sprout publicitar en televisión su producto durante los primeros 18 meses, a pesar de otorgarles el permiso después de haberlo rechazado en el 2012 y el 2013.

CItada por 'El País', la presidenta de Sprout, Cindy Whitehead dijo en defensa de la píldora rosa que "el barómetro del éxito de este fármaco no se mide enfrentándolo a un fármaco a demanda para los hombres". Sin embargo, uno de los argumentos para lograr su aprobación fue reclamar que si los hombres tenían su píldora para la impotencia, las mujeres merecían tener la suya para el deseo sexual.

Pero cabe recordar que Addyi va dirigido a un público mucho más reducido que el de Viagra: solo trataría el trastorno del deseo sexual hipoactivo (TDSH) en mujeres premenopáusicas.

Con información de 'El País', de España.

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.