Cada tres minutos ocurre un accidente en las vías del país

Cada tres minutos ocurre un accidente en las vías del país

Entre el 2005 y el 2014 se reportaron 1'836.373 siniestros en las vías que dejaron 58.122 muertos.

notitle
09 de diciembre 2015 , 10:04 a. m.

En menos de un mes, cuando finalice el 2015, el país habrá perdido alrededor de 6.000 vidas, producto de accidentes de tránsito.

Estas se sumarán a las 58.122 personas que, en cuentas del Observatorio Nacional de Seguridad Vial, murieron en más de 1,8 millones de siniestros, durante la última década.

Si bien las cifras no han variado significativamente –en Colombia anualmente se registran en promedio 183.000 accidentes–, lo que viene sucediendo es preocupante, especialmente por dos razones.

La primera tiene que ver con la frecuencia. En Colombia hay un choque simple o una gran colisión cada tres minutos, lo que deja un saldo diario de 16 víctimas mortales y unas 114 personas con lesiones leves, moderadas o graves.

Y la segunda causa por la que inquietan esas cifras está asociada a que la mayoría de las víctimas mortales son jóvenes y productivas, lo que en últimas le termina ocasionando pérdidas de capital humano al país. ¿Por qué?

Los accidentes de tránsito en el mundo se han convertido en uno de los principales factores de riesgo de sufrir muerte prematura –especialmente en hombres– al lado del tabaquismo, enfermedades como el sida y la violencia. En este aspecto, Colombia no es la excepción.

Al ser muertes que se pueden prevenir, las personas que fallecen mucho antes de lo que deberían según su esperanza de vida dejan de aportarle a la sociedad conocimiento y trabajo.

“En la medida en que se reduzca la mortalidad en accidentes de tránsito vamos a poder garantizar que las personas sigan aportando al país con el capital humano que le pueden generar a lo largo de su vida”, explicó la Agencia Nacional de Seguridad Vial.

Para el caso de los heridos, en situaciones puntuales, la disminución de la productividad es prácticamente inevitable.

Un ejemplo concreto es el de Hollman Cangrejo, una de las tres víctimas que dejó el choque provocado por Fabio Andrés Salamanca en Bogotá, el 12 de julio del 2013. Si bien desde ese entonces Cangrejo lucha por seguir adelante, su vida no es fácil en una silla de ruedas.

Por situaciones como esta, los efectos dentro de las familias tampoco son mínimos. La Organización Mundial de la Salud (OMS) explicó recientemente en un artículo publicado en su portal web que “se producen pérdidas a consecuencia de los costos del tratamiento (incluidas la rehabilitación y la investigación del accidente) y de la pérdida o disminución de la productividad (por ejemplo, en los sueldos) por parte de quienes resultan muertos o lastimados, y para los miembros de la familia que deben destinar tiempo del trabajo o la escuela para atender a los lesionados”.

Años que se pierden

Quizás una de las preguntas más importantes, así como difíciles de contestar, es la de cuántos años de vida se están perdiendo en el país y en el mundo como consecuencia de los accidentes de tránsito.

La Agencia se ha acercado al tema, y sus cálculos son alarmantes. En solo cuatro años, entre el 2005 y el 2009, se perdieron alrededor de 1’083.000 años de vida por ese motivo.

De ellos, 118.837 años en personas con edad entre 15 y 19; 186.424, entre 20 y 24, y al menos 171.483 años de vida en edades entre 25 y 29.

Seguramente, si la tendencia se mantiene, el panorama en el 2015 no va a variar. Buena parte de las víctimas que engrosarán las estadísticas no superarán los 35 años: 8 de cada 10 serán hombres y al menos el 30 por ciento habrán fallecido cuando se movilizaban en moto.

Asimismo, las razones de los accidentes, al menos en personas jóvenes, es probable que tampoco cambien. Lo que ha ocurrido en el pasado apunta a que estarán relacionadas con el exceso de velocidad, la conducción bajo los efectos del alcohol, el mal uso de cinturones de seguridad y casco –para el caso de los motociclistas– y la distracción de quien conduce. La OMS describe estos como los factores de riesgo a los que hay que prestar especial atención para reducir las cifras.

“Los jóvenes conductores necesitan asesoramiento sobre seguridad vial, y al mismo tiempo hay que aplicar con rigor las leyes que prohíben conducir bajo los efectos del alcohol y las drogas”, señala la organización.

Costos, por las nubes

Cuando se trata de analizar el costo económico de los siniestros de tránsito, las muertes, los lesionados y las secuelas que quedan para estos y sus familias, el panorama tampoco es alentador.

La OMS señala que pese a que hay pocos estudios sobre los gastos que generan dichos siniestros, un cálculo elaborado en el año 2000 precisó que el costo económico de los siniestros ocurridos en el globo fue de 518.000 millones de dólares.

Y por los fallecidos y heridos los países pueden gastar entre 2 y 3 por ciento de su Producto Interno Bruto (PIB). En Colombia, según el Banco Interamericano de Desarrollo (BID), las pérdidas podrían alcanzar la cifra astronómica de 11.350 millones de dólares, es decir, unos 25 billones de pesos del 2014.

Para hacerse una idea, ese monto alcanzaría para construir la primera línea del metro para Bogotá, la troncal de TransMilenio por la avenida Boyacá y, mínimo, un colegio.

A ese dinero, además, se le suma lo que las aseguradoras deben pagar. Solo entre enero y septiembre de este año, se desembolsaron 805.474 millones de pesos por accidentes, según la Federación de Aseguradores Colombianos.

De esa cifra, en el 85 por ciento aproximadamente hubo motocicletas involucradas.

Y, para junio, las compañías de seguros pagaron 495.000 millones de pesos (16,7 por ciento más en comparación con el mismo periodo del 2014)

¿Quiénes son las víctimas?

No es extraño que sean los motociclistas quienes representen el porcentaje más alto de víctimas mortales, durante los últimos años, entre otras cosas por el incremento del parque automotor y porque lo único que los protege es un casco. Sin embargo, las altas cifras no dejan de causar interés y asombro.

Entre el 2005 y el 2014, de las 58.122 personas que fallecieron en medio de un accidente de tránsito, 22.074 (el 37,98 por ciento) se movilizaban en motocicleta, ya fuera como conductores o acompañantes. La mayoría son hombres.

“Son los hombres las principales víctimas, con una proporción de 9 de cada 10 conductores de motocicleta fallecidos; como acompañantes, la probabilidad es de 6 de cada 10”, explicó la ministra de Transporte, Natalia Abello.

En el segundo lugar de la lista de fallecidos en las vías están los peatones. En el país, durante esa última década, murieron 17.665 personas bajo esta condición. En este caso, de acuerdo con la ministra Abello, los más afectados son los adultos mayores “con condiciones propias de su menor movilidad y su capacidad de reacción ante situaciones imprevistas”, señaló.

Si se toman las cifras de los motociclistas y de los peatones que han muerto como producto de los accidentes, el resultado representa el 70 por ciento de todos los siniestros.

Lo más preocupante es que este año la tendencia se ha mantenido. Cifras preliminares del Observatorio Nacional de Seguridad Vial indican que entre enero y septiembre, un total de 2.148 personas que iban en moto fallecieron y 16.482 más sufrieron lesiones.

ALEJANDRA P. SERRANO GUZMÁN
Redactora de EL TIEMPO

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.