Colombia debe asumir retos con su capital humano

Colombia debe asumir retos con su capital humano

El país recibió una calificación total de 62, entre los 124 países, en materia de capital humano.

notitle
09 de diciembre 2015 , 07:57 a. m.

‘The Human Capital Report’, del Foro Económico Mundial, realizado en colaboración con Mercer, reveló que valorar el talento del recurso humano y alcanzar su máximo potencial podría aumentar el PIB mundial un 20 por ciento.

El estudio analizó 124 países, que representan cerca del 98 por ciento del PIB y el 92 por ciento de la población mundial, y sirvió para comparar a Colombia con los que tienen un desarrollo económico y social parecido al nuestro.

Simbad Ceballos, gerente de Mercer, dijo que al revisar este índice de capital humano notaron que es fundamental para la competitividad y el desempeño de las empresas, y que en los últimos 10 años el país no ha tenido ninguna mejora en competitividad, donde están involucrados factores como la innovación o la utilización de tecnologías.

“Aquí, en el fondo, lo que puede mover la aguja es la gente y por eso es clave medirlo y que sea comparativamente”, aclaró.

De acuerdo con el estudio, las conclusiones para Colombia desde el punto de vista numérico es que está situada justo en la media y el nivel en el que ha desarrollado el potencial recibió una calificación total de 62, entre los 124 países, y sobre 100 es de 67.63, un puntaje que no es malo, pero tampoco bueno. Y si se es bien crítico -dice Ceballos- se puede decir que es mediocre.

Así las cosas, la investigación plantea grandes oportunidades que tienen que ver con una mejora fundamental en la educación primaria, ya que el índice mide el capital humano dividiéndolo por edades y en la primera medición para menores de 15 años, la calificación es de 40 sobre 100, que demuestra que estamos muy mal aunque, para el experto, iniciativas como las de ‘Colombia la más educada’ o la de tener una jornada escolar completa o de todo el día son pasos en la dirección correcta.

Así mismo, se evidencia que el nivel que tienen los docentes, la calidad de los colegios y la infraestructura misma son muy bajos con respecto a América Latina, luego también en esos aspectos hay que concentrarse de forma urgente.

“El segundo punto que nos llamó mucho la atención fue en el índice que mide tres ejes: la educación, las competencias que se desarrollan para el trabajo y el otro que muestra cómo el empleo se relaciona con las dos anteriores, donde se ve el desajuste que hay en la población madura (entre 55 y 64 años). Allí, en cuanto a educación, se ve una brecha muy grande”, agregó el gerente de Mercer.

En el grupo entre 25 y 54 años, que es donde realmente está gran parte de la población económicamente activa y empleada, el puntaje también es bajo (62.96), pues ahí el país ocupa el puesto 56 y está por debajo del promedio de América Latina (66.64), y eso está ocurriendo porque el nivel educativo de los empleados colombianos es inferior.

Por ejemplo, explica Ceballos, el logro en primaria está calificado en el lugar 60 (pese a tener un puntaje de 97.46), mientras que en educación secundaria es de 58 y en terciaria en 46, lo que quiere decir que la formación de los trabajadores del país es menor si se compara con la región.

Además, la cobertura de la educación primaria en la mayoría de los países de América Latina es mejor que la colombiana y para ver un caso cercano está Perú que está por encima de Colombia.

En secundaria hay mucho abandono de la gente para trabajar, desplazamientos forzados que han hecho que baje la tasa de completitud, pues las personas entran pero desertan; y luego en la terciaria el acceso a las universidades es muy bajo y también los campos de estudio no se conectan con la oferta laboral, hay mucha gente estudiando temas de administración, manufactura, ingeniería, pero muy pocos en ciencias, humanidades, educación, que son fundamentales.

“También es importante destacar el aprendizaje en el trabajo, es decir, cómo se está capacitando al trabajador colombiano. En ese aspecto el país ocupa el puesto 75 y la calificación es 48, lo que nos deja muy por debajo de la media, y esto significa que se vincula a gente medianamente capacitada pero no se les sigue desarrollando en las organizaciones. No tenemos programas en las empresas nacionales para seguir apoyando ese crecimiento con educación formal (con especializaciones, maestrías) y tampoco con educación interna en el propio trabajo”.

Sin embargo, hay algunos esfuerzos para resaltar de unos conglomerados económicos que están haciendo universidades internas o corporativas, que se asocian con universidades como los Andes, la Sabana, la Javeriana, la Piloto y el Inalde que les hacen un plan de estudios que va mucho más dirigido a los requerimientos específicos de las compañías. Son programas mucho más exitosos e implementables de forma inmediata, donde la gente puede comenzar a trabajar, a aprender y a dar resultados más rápido.

El otro punto que preocupa es el estudio de la participación en la economía, que significa el grado de conexión que existe entre la oferta y la demanda, y allí lo que se define es si esa oferta de trabajo tiene unas exigencias de preparación y de competencias medias, altas y bajas.

En el caso de Colombia lo que está pasando es que la porción de exigencia alta es bastante más baja que la media de América Latina y muchísimo más baja que las mejores prácticas globales, entonces digamos que el empresariado colombiano está requiriendo un 20 por ciento de los empleos que se generan en el país con una preparación alta y el grueso, casi un 70 por ciento, es de una preparación media y un 10 por ciento es baja para puestos de trabajo que no exigen mayor formación.

“Cuando uno analiza la población que está entre 15 y 24 años, que son las personas que están en la universidad, finalizándola o empezando la vida laboral es la población que tiene una mejor calificación en este índice, es decir, que este momento Colombia debería sentirse orgullosa porque en ese rango de edad el país aparece en el puesto 44, entre los 124 del estudio, y es la mejor ubicación que tenemos”, afirmó Simbad Ceballos.

Esto significa que esos jóvenes se están preparando muy bien y están logrando llegar a graduaciones universitarias masivamente, e incluso entre ellos hay una población interesante que tiene hasta un segundo título.

Y se compara a Colombia con lo que en el estudio llaman los países de ingreso medio superior, muy parecidos al nuestro, en los menores de 15 años, según el experto, tenemos los peores índices; pero al revisar el rango entre 15 y 24 años estamos entre los mejores y por eso es tan importante aprovechar ese potencial que tienen las nuevas generaciones y que las empresas sean conscientes de que hay que desarrollarlos para no quedarnos en la media, como pasa entre los 25 y los 54 años.

 

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.