En Medellín hacen las prótesis mucho más reales

En Medellín hacen las prótesis mucho más reales

500 personas se han beneficiado de las prótesis que reúnen arte, ingeniería y ciencia.

notitle
08 de diciembre 2015 , 09:46 p.m.

Una persona que no conozca la historia de Diana Gómez y pase por su lado no se percataría de que su mano derecha es artificial.

La apariencia de su prótesis es tan real que tiene casi las mismas líneas, nudillos, venas y huellas dactilares que tenía antes de sufrir un accidente en una máquina que le cortó la muñeca. Ella dice que cuando probó las prótesis de Máscapacidad, una empresa de jóvenes de Medellín, la vida le cambió.(Vea también: Las prótesis reales fabricadas en Medellín)

Al igual que ella, otras 500 personas del país se han beneficiado de las prótesis hiperrealistas y personalizadas que mezclan el arte, la ingeniería y la ciencia. David Correa, ingeniero industrial y uno de los creadores, contó que con asesoría de médicos trabajan desde la anaplastología, área de la medicina que trata de suplir a través de prótesis las partes del tejido que perdió una persona por causa de accidente o enfermedad.

También usan técnicas artísticas con un trabajo minucioso para darle la apariencia real a cada mano, pie, oreja o nariz que diseñan. Correa cuenta que a los pacientes se les hace un estudio previo para que la prótesis se vea como una parte del cuerpo y no como algo extraño. La clave está en tomar un molde de la mano que la persona perdió con la mano contraria para conservar la anatomía y la forma.

En caso de que la persona no tenga ninguna de las dos manos, toman la muestra de un familiar. Lo que Correa llama un ‘donante’. “Eso le ayuda a la persona a aceptar más fácil la nueva extremidad”, explica. Las prótesis son elaboradas totalmente a mano, con silicona especial y materiales fáciles de moldear y que resisten temperaturas superiores a 180 grados.

“Es un proceso plástico, el mismo que se hace con una escultura. Entonces ese objeto cobra vida”, describe. David pule las extremidades y las pinta con pincel, fijándose en cada detalle. Por ejemplo la palma de la mano, la yema de los dedos y la muñeca no tienen el mismo tono, y cada parte incluye tendones, venas y articulaciones hechas de silicona, así como uñas de acrílico.

A Máscapacidad no solo le interesa reemplazar una parte del cuerpo, sino también que sus clientes recuperen su autoestima y rutina. La empresa está adelantando investigaciones para perfeccionar esas prótesis; serán robóticas para que tengan movimiento natural, fuerza y sensibilidad.

Diana sabe que la prótesis, que deberá cambiar cada cuatro años, no le devolverá su mano, pero es la mejor solución hasta ahora para recuperar la confianza que perdió en ella misma.

DEICY JOHANA PAREJA
Redactora de EL TIEMPO

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.