El patán que se cree rey

El patán que se cree rey

¿Por qué cada vez que Trump le falta al respeto a un grupo de personas aumenta su popularidad?

notitle
07 de diciembre 2015 , 06:41 p.m.

¿Se ha preguntado usted por qué cada vez que Trump le falta al respeto a un grupo de personas aumenta su popularidad entre los votantes republicanos?

No creo que sea nada más por las majaderías que dice, algo inusual en un candidato presidencial en Estados Unidos, donde la constante ha sido el decoro, pero muy reminiscente de las embestidas del venezolano Hugo Chávez y su prolongación mecánica, Nicolás Maduro. Aunque, como escribió Adolfo Hitler, es una trágica verdad que la psique de las masas no reacciona ante un líder que muestra debilidad, y Trump es muy macho.

Pero su problema no es superficial, es de fondo. Cuando el delirante candidato insulta a las mujeres y sus seguidores asienten con una sonrisa, es obvio que ambos ven a las mujeres como objetos desechables y reemplazables. También es evidente que cuando insulta a mexicanos, negros, judíos y musulmanes, y sus seguidores lo aplauden, hay entre ambos una conexión xenofóbica y racista.

Mientras tanto, el mal ejemplo cunde y hoy los demás candidatos a la elección primaria republicana compiten con él para ver quién es más intolerante y, por ende, gana más aplausos en el sector más conservador del Partido Republicano.

Considere, por ejemplo, cómo Trump ha aprovechado los atentados terroristas en París para darle un nuevo giro a la tuerca del sentimiento xenofóbico, asociando al extranjero con el terrorista. Trump ha dicho que, de ser presidente, ordenaría el registro de todos los musulmanes residentes en el país y mandaría cerrar varias mezquitas. ¿Recuerda lo que hicieron los nazis con los judíos, sus templos y sus negocios? ¿Y sus colegas qué dicen? Jeb Bush afirma que EE. UU. solo debería admitir refugiados sirios cristianos, lo mismo Ted Cruz; Chris Christie no quiere ni a los cristianos. Marco Rubio quiere explicar todo como un “choque de civilizaciones” incompatibles.

Y esta no es la primera vez que el racismo, la xenofobia y el machismo aparecen en las campañas políticas de este país. En un libro fundamental de la historia de Estados Unidos, 'The Party of Fear', el historiador David Bennett cuenta de qué manera los movimientos de extrema derecha han tratado de proteger “las virtudes” de la nación mediante la exclusión o la represión de personas e ideas que en su opinión la amenazan. Primero, los protestantes la emprendieron contra los católicos; hacia 1850, el movimiento 'Know Nothing' advertía en su lema: ‘Americanos, tengan cuidado de la influencia extranjera’. En los 40 y 50 fueron el celo religioso fundamentalista y la fiebre anticomunista auspiciada por la siniestra figura de Edgar J. Hoover en el Buró de Investigaciones, por Huac en la Cámara de Representantes y por Joseph McCarthy en el Senado.

La derecha estadounidense siempre ha tenido una visión edénica de su país y de sus habitantes, de raza blanca, origen anglosajón y religión cristiana. Su nacionalismo exacerbado instiga el miedo a los inmigrantes de piel morena y la ira contra los humanistas seculares, cuyas ideas podrían cambiar el carácter utópico del país que los conservadores imaginan como propio y único. Las encuestas muestran que los seguidores de Trump, gente empistolada de raza blanca, sin educación universitaria y que ha convertido el cristianismo en una secta rencorosa, también están enojados con los políticos, con su situación económica y con todos aquellos que parecen o son extranjeros.

El consuelo para quienes rechazamos la intolerancia es que el escenario político estadounidense se mueve en péndulo, y cuando la opinión pública oscila hacia la extrema derecha, el péndulo la regresa al centro. Si Trump llegara a ser el candidato del Partido Republicano, su intolerancia, su ignorancia y su insolencia lo harían inviable en una elección general.

Sergio Muñoz Bata

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.