Los 1.000 días de Francisco como papa

Los 1.000 días de Francisco como papa

Se consolidó como un respetado actor global con sus llamados a la igualdad, el diálogo y la paz.

notitle
07 de diciembre 2015 , 12:10 a.m.

El papa Francisco se ha consolidado como un respetado actor global con sus llamados a la igualdad, el diálogo o la paz en un mundo en conflicto, durante los mil días que completa en la silla de San Pedro.

El 13 de marzo de 2013 la chimenea instalada en el techo de la Capilla Sixtina, en cuyo interior se celebra el cónclave, anunció al mundo la elección de un sucesor de Benedicto XVI, quien renunció a la sede apostólica en un gesto bastante inusual.

Instantes después, en la logia central de la Basílica de San Pedro se asomó un hasta entonces desconocido Jorge Mario Bergoglio, arzobispo de Buenos Aires, para saludar al mundo como el primer papa Francisco de la historia.

Desde ese momento su popularidad fue en aumento y su voz se alzó en pro de la paz, del respeto a los derechos humanos, del cuidado del medioambiente o del diálogo entre religiones.

Su primer viaje fue a la isla italiana de Lampedusa, marcada por la tragedia de la inmigración irregular procedente de África y por numerosos naufragios de los que ha sido escenario. Allí alertó del avance de "la globalización de la indiferencia", al señalar que la cultura del bienestar hace insensibles a las personas, las hace "vivir en pompas de jabón".

Pero su ministerio atiende especialmente a los pobres, los últimos y los excluidos por la sociedad, de quienes se acordó nada más ser elegido por el Colegio Cardenalicio y por quienes optó por adoptar el nombre del santo "pobre" de Asís.

En estos mil días, Francisco ha sorprendido repartiendo dinero entre los "sintecho", les ha regalado sacos de dormir, ha habilitado una barbería y duchas en la plaza de San Pedro y les ha invitado al cine o a visitar tesoros artísticos de la Santa Sede.

También ha expresado su preocupación por el medioambiente, plasmada en su encíclica dedicada únicamente a este tema, "Laudato Sì", y ha urgido a la Comunidad Internacional a alcanzar un acuerdo en la Cumbre del Clima de París ya que, en su opinión, el mundo se encuentra "al borde de un suicidio".

En este tiempo ha realizado diez viajes dentro de las fronteras italianas y once al extranjero, con especial atención a países como Ecuador, Bolivia, Paraguay, Sri Lanka, Filipinas, Corea del Sur y la República Centroafricana. Quizás el más importante haya sido el que realizó a Cuba y Estados Unidos, países sumidos en un proceso de deshielo en sus relaciones bilaterales gracias a su participación, tal y como reconocieron los respectivos presidentes, Raúl Castro y Barack Obama.

El pasado 20 de septiembre, Francisco también manifestó su interés por Colombia y lanzó un llamado en el que instaba a los negociadores de La Habana a no permitir que el proceso de paz fracasara. Admitió que tanto él como la Santa Sede "trataron de ayudar" en las negociaciones de paz en Colombia, aunque no visitara la mesa en su paso por Cuba.

Su viaje a Tierra Santa fue de especial relevancia, pues llamó al diálogo entre religiones; y el histórico encuentro que presidió en el Vaticano entre el líder de la Autoridad Nacional Palestina, Mahmud Abás, y el expresidente israelí Simón Peres.

Francisco además ha inaugurado un estilo dialéctico novedoso, caracterizado por su sencillez y por evitar las medias tintas. Por ejemplo, excomulgó a los mafiosos durante un viaje a Calabria y no rehúsa denunciar la "red de intereses" que a su juicio se esconde detrás de los conflictos armados que han llevado al planeta a "una tercera guerra mundial por partes".

Pero más allá de sus mensajes a favor de los más débiles y de sus llamamientos a la Comunidad Internacional, Francisco es un papa reformista que quiere simplificar y dotar de mayor transparencia a las enrevesadas instituciones vaticanas.

Sus planes de cambio no solo transcurren por el plano organizativo, sino que también rozan la doctrina católica. Para ello, en este tiempo ha convocado dos Sínodos de obispos (reunión donde los obispos asesoran al papa, sin embargo, no legislan), uno extraordinario y otro ordinario, donde analizaron los retos a los que se enfrenta la familia en el mundo contemporáneo.

Este martes, además de completar mil días como papa, Francisco abrirá la Puerta Santa de la Basílica de San Pedro, un símbolo con el que dará inicio el Año Santo Extraordinario de la Misericordia, periodo en el que concederá indulgencia plenaria a peregrinos.

Quiere una Iglesia que sea un "hospital de batalla" en el que los heridos sean sanados y, por eso, ha permitido que todas las catedrales del mundo, santuarios y templos de relevancia tengan su Puerta Santa para que la salvación y la misericordia esté al alcance de todos.

Por esa razón, decidió anticipar el comienzo de este periodo en la violenta República Centroafricana, al abrir con sus propias manos la puerta de la catedral de Bangui para convertir a este pobre y conflictivo país en el "centro espiritual" del mundo.  

Ciudad del Vaticano (EFE)

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.