Bipartidismo pasa apuros en España con miras al 20-D

Bipartidismo pasa apuros en España con miras al 20-D

Ciudadanos y Podemos amenazan la hegemonía del PSOE y el PP que, según sondeos lidera.

notitle
06 de diciembre 2015 , 09:53 p.m.

El Partido Popular (PP) y el Partido Obrero Socialista Español (PSOE) comenzaron el viernes la que tal vez sea su campaña electoral más decisiva desde que se restableció la democracia en el país ibérico.

La hegemonía política que han ostentado estas dos formaciones en las últimas tres décadas se ve amenazada seriamente por el florecimiento de nuevas fuerzas que, según las encuestas, serán decisivas a la hora de formar gobierno tras las elecciones del próximo 20 de diciembre.

El pistoletazo de salida lo dio el jueves pasado la publicación de la última encuesta del Centro de Investigaciones Sociológicas (CIS).

Los datos indican que el PP revalidaría su triunfo, al obtener entre 120 y 128 escaños, pero perdiendo un 31 por ciento de diputados, en comparación con la actual configuración del Congreso de los Diputados.

Este resultado también implicaría el fin de la mayoría absoluta de la que los populares, liderados por el actual presidente de Gobierno, Mariano Rajoy, han disfrutado durante esta legislatura. La suma de 176 curules, la mayoría, ahora solo sería posible, según el CIS, si el PP pacta con Ciudadanos, un partido con solo diez años de vida y sin representación en el Congreso.

Los socialistas, por su parte, obtendrían entre 77 y 89 curules, un 19 por ciento menos que en las pasadas elecciones. Si hubiera un pacto entre los dos partidos hegemónicos, solo obtendrían hasta 155 curules, lo cual obligaría a buscar apoyo de los partidos nacionalistas. Ciudadanos, por su parte, obtendría entre 63 y 66. Podemos, la formación de izquierdas de Pablo Iglesias, que llegó a ocupar el segundo lugar en las encuestas en enero pasado, se ha desinflado hasta el cuarto puesto. También se trata de su primera vez en unas elecciones generales y, de cumplirse lo que muestra el CIS, debutaría con entre 45 y 49 escaños.

“El pasado nos avala. Somos un partido serio”, aseguró Rajoy, quien comenzó su campaña en Getafe, un municipio cercano a Madrid.

El PP pretende centrar su campaña en la idea de que son los únicos que pueden llevar España a una recuperación económica plena y frenar el desafío independentista de Cataluña.

Las encuestas, sin embargo, muestran que la pérdida de votos del PP no ha parado desde el 2011, cuando obtuvo el 44 por ciento de los sufragios. Ahora solo obtendría el 28 por ciento.

Durante esta legislatura, Rajoy aprovechó su mayoría absoluta para tirar adelante reformas económicas que han permitido mejorar las cifras macroeconómicas y ahuyentar el fantasma de un rescate de la Unión Europea (como les ocurrió a Grecia y Portugal), pero esos resultados aún no se sienten en la calle.

Lo más grave es el desempleo. En noviembre del 2011, el número de personas sin trabajo registradas por el Gobierno era 4.420.462. En cuatro años solo ha logrado una reducción de 270.000. La mayoría del trabajo creado es de tiempo parcial y con derechos mucho más reducidos, por una reforma laboral que el resto de partidos se compromete a derogar.

El debate soberanista catalán también será uno de los principales temas de la campaña. Pedro Sánchez, el candidato socialista, dedicó su primer día de campaña a visitar Cataluña y aseguró que lo primero que hará en caso de ganar es llamar al presidente de esa región, Artur Mas, para buscar una alternativa que evite la independencia.

“Si el PSOE no gana, no habrá cambio. Los otros partidos tienen que apuntalar esa victoria”, aseguró Sánchez. Y es que los socialistas prácticamente empatan en intención de voto con Ciudadanos, un partido catalán y antiindependentista que busca ahora llegar a toda España. Su principal activo es su carismático líder, Albert Rivera, de tan solo 36 años.

“Lograremos que una plataforma civil les gane por fin las elecciones al PP y al PSOE. Nosotros no confiamos en la vieja política”, aseguró Rivera desde Madrid, donde comenzó su campaña.

En las pasadas elecciones municipales, Ciudadanos apoyó tanto al PSOE como al PP en diferentes ciudades y comunidades autónomas para que pudieran revalidar sus gobiernos.

La gran incógnita es qué harán ahora los de Rivera, que, aunque se venden como un proyecto de centro, generan suspicacias por sus posicionamientos sobre, por ejemplo, negar la sanidad universal o no criticar los crímenes del franquismo.

CAMILO SIXTO BAQUERO M.
Para EL TIEMPO
Barcelona.

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.