Centenares de tulueños se le midieron a batir dulce de manjar blanco

Centenares de tulueños se le midieron a batir dulce de manjar blanco

En sus pailas de cobre y con cagüinga dejaron a punto el tradicional dulce decembrino.

notitle
06 de diciembre 2015 , 09:15 p.m.

Un total de 32 grupos de familias, vecinos y compañeros de trabajo, se reunieron el domingo en el Coliseo de Ferias 'Manuel Victoria Rojas' para participar de la tercera versión del Concurso de Batidores de Manjarblanco, que contó con el apoyo de la Cooperativa de Ganaderos Cogancevalle y la Alcalidia de Tuluá.

Cada uno recibió 40 botellas de leche de vaca, azúcar y arroz para desarrollar su tarea y poder ganar los tres primeros lugares con una bolsa de 700, 500 y 300 mil pesos, además de anchetas para otras posiciones.

La idea, según Andrés Sandoval, gerente de Cogancevalle, es que "al rededor de una paila, una cagüinga (cuchara gigante de madera), leche, arroz y azúcar, además de integración, se logre preservar una tradicion vallecaucana".

Dijo además que aún cuando en el departamento el Censo Bovino señalaba que teníamos unas 500 mil cabezas ahora esa cifra se encuentra en 470 mil bovinos, esto debido a que las tierras se han destinado al cultivo de caña y frutales.

El costo de la leche durante la temporada oscila entre los 800 y mil pesos en el productor. "Si bien es cierto en el Valle consumimos carne y leche de otras regiones, la leche que se utiliza durante esta temporada decembrina es de la región, debido a que para la elaboración de los dulces se prefiere producto fresco. Unas 235 mil vacas se encargan de la produccion de leche en la region", dijo.

La docente de gastronomía Rosario López de Franco, dijo que el manjarblanco si bien es cierto no nació en la cocina vallecaucana, sino que hace mas de cinco siglos llegó a estas tierras entre los españoles que conocieron de las recetas tradicionales de los moroandaluces, aquí con el jugo de caña del que se extrae el azúcar, se le fue dando una caracteristica especial.

“Ese era el manjarblanco andaluz de tradición oriental (moroandaluz) que trajeron los españoles, pero aquí se cambió la leche de almendras –no se daban aquí y eran muy costosas– por la leche de res. Y en el Valle se perfeccionó la receta agregándole el arroz remojado y molido para darle el punto final, porque actúa como el espesante (llamado ‘el cuajo’ en la tradición popular), pero manteniendo la combinación de leche y azúcar”, dijo Patiño.

Cuando el dulce se deposita en totumas o mate natural, que le mantiene listo para el consumo, "el tulueño prefiere consumirlo metiendole el dedo", dijo Carlos Alfonso Gonzalez, reconocido defensor de la comida tradicional colombiana.

TULUÁ

 

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.