Editorial: Hallazgo histórico

Editorial: Hallazgo histórico

Es para Colombia y el mundo una extraordinaria noticia el que se haya encontrado el galeón San José.

06 de diciembre 2015 , 08:21 p. m.

Es una noticia de extraordinario valor histórico y cultural, más allá del económico, que parece enorme, el que Colombia haya encontrado, por fin, el legendario galeón San José. Un descubrimiento de la Armada Nacional, la Dirección Marítima Colombiana (Dimar) e investigadores del Instituto Colombiano de Antropología e Historia (Icanh).

Aquella, como se sabe, era una embarcación insignia española, que apenas tenía entonces 10 años de vida en los mares y fue hundida el 8 de junio de 1708 por la artillería inglesa, en la batalla de Barú, en cercanías de Cartagena.

“Es uno de los más grandes hallazgos e identificaciones del patrimonio sumergido en la historia de la humanidad”, dijo el presidente Juan Manuel Santos, con toda razón. Aunque no se conoce remisión escrita –que, si existió, seguramente fue a dar también al lecho del mar, a 600 metros de profundidad, junto con 400 pasajeros y 200 tripulantes–, a lo largo de todos estos años se ha dicho que allí viajaban 200 toneladas de piezas de oro, plata, esmeraldas, joyas y, seguramente, otros preciosos objetos precolombinos de Perú y de nuestro país. Pero el contenido exacto del barco es, por ahora, un secreto del Caribe.

Hay mucho de elucubraciones. Se habla de un tesoro de entre 5.000 y 10.000 millones de dólares, de inapreciable valor cultural para Colombia y la humanidad. Se trata de uno de los más buscados y preciados en esta parte del mundo, que hacía parte de los libros y las clases de historia. Lástima que tan indispensable cátedra ha pasado a un segundo plano, pero precisamente estos hechos invitan a reforzarla.

Hay que celebrar y reconocer los esfuerzos para esta conquista, cercana a la hazaña. Mas, como no hay dicha completa, en medio del natural júbilo se debe poner el barco de las celebraciones en aguas de la realidad y la mesura, pues hallazgos tan grandes suelen traer desacuerdos y ambiciones. Y en la presente ocasión se mueven demasiados intereses.

Se debe empezar por afirmar que la Nación enfrenta un litigio con la empresa norteamericana Sea Search Armada (SSA) por la exorbitante suma de 17.000 millones de dólares, por los derechos sobre el galeón, pues alega que dio las coordenadas, aunque ahora se dice que el barco fue encontrado fuera de estas. Eso lo dirimirán la justicia y la razón.

Sin olvidar que, además, aquí salen a flote intereses de países como Perú y España, nación que ya se pronunció y cuyo secretario de Estado de Cultura, José María Lassalle, se mostró preocupado por la aplicación de la ley colombiana sobre patrimonio sumergido.

Si bien algunos creerán que Colombia, país del hallazgo, podría reclamar ser dueño original de gran parte del cargamento y del valor patrimonial de un tesoro que reposó más de tres siglos en las puertas de la ciudad amurallada, son las leyes nacionales e internacionales las que, dentro de los cauces diplomáticos, llevarán a sensatas decisiones.

Viene aquí un debate sobre el patrimonio y el papel y la participación de los cazatesoros. Se habla de una alianza público-privada, precisamente, según se dice oficialmente, en busca de la preservación de nuestro patrimonio. Entonces, en torno del San José y sus entrañas todo tiene que ser claro.

También hay que ver su mejor provecho cultural y turístico... Por lo pronto, que la Heroica tenga su museo del galeón es justo.

EDITORIAL
editorial@eltiempo.com.co

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.