Las expectativas de venezolanos en Bogotá frente a estas elecciones

Las expectativas de venezolanos en Bogotá frente a estas elecciones

Hablan de optimismo y fortaleza de la oposición. Piden además, transparencia en resultados.

notitle
06 de diciembre 2015 , 10:12 a.m.

Venezuela vive este domingo un día clave en el que define si el país continúa bajo las políticas oficialistas o, por el contrario, realiza un giro y da pie para que la oposición y sus ideas arrebaten de a poco la hegemonía chavista, en el poder desde 1999.

En estas elecciones legislativas, en las que se escogen a los 167 diputados de la Asamblea Nacional, está en juego gran parte del poder de la institucionalidad del vecino país, por lo que el oficialismo y la oposición no ahorran esfuerzos para asegurar la mayor cantidad de votos posibles. (Lea: Tras 17 años, el chavismo conocería el voto castigo)

La situación no es ajena para los venezolanos que viven en el exterior. Cuatro de ellos, radicados en Bogotá, le contaron a ELTIEMPO.COM sus expectativas viendo al país desde afuera y lo que se vive y se rumora en las calles venezolanas, según sus familiares y amigos.

Los cuatro, quienes salieron del país debido a la falta de trabajo, el desabastecimiento o la inseguridad, afirman sentirse optimistas frente al papel de la oposición y piden transparencia y reconocimiento de los resultados por parte del Gobierno, todo enmarcado en la búsqueda de un nuevo rumbo para Venezuela que, aunque sea lejos, les devuelva las ganas de vivir en su país.

‘Espero que el gobierno reconozca resultados’

Gustavo Ramírez nació en Caracas y está radicado en Bogotá desde hace un año y ocho meses. Salió de su ciudad natal debido a la inseguridad y decidió migrar a la capital colombiana al no encontrar allí ni en otras zonas de su país las condiciones de vida que llenaran sus expectativas.  (Lea también: ONU pide a Venezuela que permita la participación política pacífica)

Él desea y dice estar seguro de que la oposición sacará la mayoría de votos, pero desconfía del papel del gobierno venezolano frente al sistema electoral. “Uno siempre tiene esperanzas, pero hay que ser realistas. El gobierno controla las máquinas electorales y la compañía de telecomunicaciones por donde se transmiten los datos, deciden poner mesas de votación donde no hay testigos de la oposición, hay estrategia de miedo para que la gente no vaya a votar donde hay mayoría opositora y hasta puede haber operación tortuga para que los votantes se cansen de esperar para votar”, señala el venezolano de 34 años.

Otra de las certezas que tiene es que, contrario a lo que él quisiera, la oposición no alcanzará los dos tercios de la Asamblea, mejor escenario para obtener amplio poder para dar un vuelco a las políticas chavistas. “La oposición va a sacar la mayoría de votos, pero no en la cantidad que necesita. Creo más bien que estará un poco repartida, pero espero que el gobierno reconozca los resultados”, agrega.

Según Ramírez, quien trabaja en Bogotá en una empresa de telecomunicaciones, sus familiares en Caracas le cuentan que el ambiente en las calles se siente tenso y se percibe miedo, expectativa y emoción ante las encuestas que le dan la mayoría a la oposición. “La gente está tratando de comprar comida por si pasa algo el día de las elecciones, pero el sentimiento general es que la mayoría va a votar”, cuenta.

Para él, una victoria absoluta de la oposición en estos comicios no sería suficiente para pensar en regresar a su país, e incluso advierte que conoce a compatriotas que están dispuestos a salir “en estampida” para Ecuador, Colombia, Panamá, Chile o Ecuador. Al respecto, afirma: “Yo seguiría esperando en Colombia para ver cómo la situación evoluciona. Seguiría con mi vida normal y pendiente de cómo se desarrollan los cambios”.

‘Hay optimismo opositor en las calles de Venezuela’

Una situación similar vive Katherine Marín, otra caraqueña quien vive y trabaja en Bogotá hace un año. Ve lejana la posibilidad de regresar a su país y, por el contrario, sus padres y la familia de su hermano están haciendo planeas para mudarse a la capital colombiana. “Es el deseo más grande que tengo. Que nos unamos en familia. Ellos han venido a Bogotá y están enamorados de esta ciudad”, expresa.

Ella, quien hoy vive junto a su esposo y dos hijos, contrasta sus épocas en Venezuela cuando, asegura, peleaba frente a sus hijos por una bolsa de harina pan en los supermercados y vivía entre la escasez y la inseguridad. “Colombia me ha dado tranquilidad y la posibilidad de ir al mercado y comprar lo que mi bolsillo dé”, cuenta la mujer, quien “en nombre de Dios” espera que la oposición gane.

“Hay esperanzas y convicciones de que la oposición sí va a ganar. Las encuestas también lo dicen. Hay que esperar que no haya trampa y que no pase lo que ocurrió en las elecciones pasadas. Sin embargo, si respetan la decisión de los venezolanos, va a ser una victoria absoluta”, manifiesta Marín, de 35 años, quien añade que la victoria será tan amplia que no habrá cabida a lo que ella llama “trampa”.

Según le cuentan su mamá, su papá y su hermano, hay mucho optimismo en las calles de Caracas, por lo que dice: “Este es el momento de decidir con inteligencia, porque hasta el chavista está pasando hambre y haciendo filas”. Agrega que su familia no siente miedo y que no han recibido intimidaciones por la amplia campaña que han realizado a través de redes sociales a favor de la oposición.

‘Para muchos, estas elecciones son la última semilla de esperanza’

Daniel Pagés, también residente en Bogotá y nacido en Caracas hace 37 años, cuenta que ha conversado con otros venezolanos que viven fuera del país y percibe que hay esperanza en el cambio. “Creo que la oposición tiene una gran amplitud dada toda la situación social, política y económica. No quiere decir que si hay una victoria de la oposición habrá cambios inmediatos, pero este es uno de los pasos principales”, indica.

Considera crucial alcanzar una mayoría en la Asamblea para tomar control político que le arrebaten de poco el poder al oficialismo y al presidente Maduro.

Pagés, quien emigró de su país hace 7 años y vive en la capital colombiana con su esposa y su hijo, nacido tras su salida de Venezuela, conoce a varios compatriotas que le han manifestado que han puesto en estas elecciones “la última semilla” de esperanza con la que aguardan al país.

“Muchos conocidos dicen que van a esperar a ver qué ocurre. Si gana oficialismo, se van a ir”, asegura Pagés, quien trabaja en el medio publicitario y es, además, fundador y presidente de la Asociación de Venezolanos en Colombia.

“El ambiente allá es de mucha intriga y zozobra. Hay miedo porque se habla de que va a haber motorizados del gobierno en la calle que pueden amedrentar en centros electorales. De todas maneras hay qué es lo que va a ocurrir ese día”, expresa

Coincide en desconfiar del Gobierno a la hora de revelar y conocer los resultados de los comicios. “En las últimas elecciones se han denunciado atropellos, faltas en centros electorales, inconsistencias, votos ilícitos.

¿Regresar a Venezuela? Para él las condiciones para un eventual retorno serían que su país viva un cambio de misión y visión en el gobierno, un cambio de ideología, y esperar un desarrollo de ese proceso, en uno dos o tres años. Sin embargo, por ahora, su familia en Caracas no descarta la la posibilidad de establecerse en Colombia al igual que él, pues asegura que les “encanta” Bogotá. “Colombia me ha dado felicidad, oportunidades y tranquilidad”, comenta.

Sin embargo, añade pero su familia primero espera los resultados y consecuencias de las elecciones de este domingo para decidir su futuro.

‘Es necesaria la presencia de organismos internacionales’

“Una cosa es que la oposición gane y otra cosa es que el gobierno acepte los resultados”, afirma Gianfranco Polini, de 39 años. Vive en Bogotá hace 15 meses y trabaja en una empresa de consultoría.

Él espera que unos resultados favorables para la oposición y considera necesario que en estas elecciones legislativas haya presencia de organismos internacionales que garanticen la transparencia de estas.

“Entre mis amigos no he escuchado mucho que haya miedo ante estas elecciones. Quiero pensar que es más una amenaza para que la gente no vaya a votar. Por eso me parece importante la participación de los organismos internacionales. Con Maduro y Diosdado mandando, uno nunca sabe”, asegura Polini, quien está a la expectativa por los resultados, al igual que las personas cercanas que tiene en el vecino país.

Según cuenta, así la oposición tenga una mayoría absoluta, no se devolvería para su país hasta ver un cambio real. “Lo haría después de unas presidenciales. Tendría que ver cómo se desarrollan los cambios. Además, con el chavismo en las calles, se complicaría la situación. Habría que ver cómo avanza la economía”, afirma el caraqueño, quien salió del país en busca de nuevas oportunidades laborales y huyendo de la inseguridad y el desabastecimiento.

CRISTHIAN FRANCO CASTAÑO
ELTIEMPO.COM

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.