Altas temperaturas / Séptimo arte

Altas temperaturas / Séptimo arte

'El valle del amor' es el retorno a la gran pantalla del actor Gérard Depardieu.

05 de diciembre 2015 , 07:05 p. m.

Isabelle Huppert y Gérard Depardieu solo han coincidido como actores en tres filmes: ‘Les valseuses’ (1974), ‘Loulou’ (1980), de Maurice Pialat, y ahora ‘El valle del amor’ (‘Valley of Love’, 2015), de Guillaume Nicloux, que compitió este año por la Palma de Oro en el Festival de Cannes.

Algo me dice que el enorme prestigio de sus protagonistas –referidos tan solo como Huppert y Depardieu en el afiche y en los créditos de la película– fue el que hizo que esta cinta entrara en la competencia oficial del festival francés, pues ‘El valle del amor’ es poco el mérito que tiene, más allá de reunirlos de nuevo en la pantalla.

Curiosamente, ambos interpretan a dos reconocidos actores franceses, llamados Isabelle y Gérard, en un guiño metacinematográfico que el director Nicloux decide no explorar ni explotar más allá de la anécdota superficial.

Igual ocurre con los demás aspectos de este filme, que tiene a la pareja protagónica cumpliendo una cita en el impresionante Valle de la Muerte, en California, para honrar la memoria de su hijo mutuo, fallecido recientemente. Ambos están separados hace años y recompusieron su vida, pero ahora están juntos de nuevo, impulsados no saben bien si por curiosidad o por remordimiento: cada uno ha recibido una carta de puño y letra de su hijo –un hombre con el que prácticamente no tenían contacto y que se ha suicidado– en la que les pide ir a ese caluroso valle durante una semana de noviembre y visitar unos puntos precisos, con la promesa de que él se hará presente ahí en algún momento.

Como espectadores, estamos igual de confundidos que la pareja, que desconoce si algo va a pasar o si se trata solo de una broma póstuma de su hijo, una suerte de venganza por el abandono al que sus padres lo sometieron.

Los protagonistas conversan sobre su pasado y presente, mientras cada uno despliega las características que les conocemos en roles previos: Huppert está perfecta en su actitud esquiva e indolente, mientras Depardieu –morsa plácida al sol– parece mofarse de su obesidad, exhibiéndola sin pudor. Poco ocurre en este filme, que parece hecho por un David Lynch sin ideas y jugando a la metafísica. Sabemos que el director y guionista Guillaume Nicloux visitó el Valle de la Muerte hace tres años: parece que las altas temperaturas le hicieron mal.

Como espectadores, estamos igual de confundidos que la pareja, que desconoce si algo va a pasar

JUAN CARLOS GONZÁLEZ A.
Para EL TIEMPO

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.