Destinos exóticos, la apuesta del sector turismo

Destinos exóticos, la apuesta del sector turismo

Gobierno y comunidades trabajan para atraer viajeros al país. Puerto Nariño, un ejemplo clave.

notitle
05 de diciembre 2015 , 06:12 p.m.

Quien llega a Puerto Nariño, Amazonas, cambia el carro por las caminatas y el sonido de los motores por los silbidos de los pájaros. Más adentro, en el corazón de este municipio, el visitante encuentra una comunidad que vive en armonía con su entorno: paredes con botellas plásticas y sistemas de agua lluvia en las casas.

Miguel Rodríguez, propietario del hotel Lomas del Paiyú, explicó que es poco lo que se desecha. “Las botellas de vidrio se convierten en andenes y senderos y los residuos orgánicos se transforman en abono”, comentó Rodríguez, quien aseguró que esta y otras más hacen parte de las razones que convirtieron a Puerto Nariño en el primer destino turístico sostenible de Colombia, de acuerdo con una certificación otorgada por el Ministero de Comercio, Industria y Turismo.

Sandra Howard, viceministra de Turismo, afirmó que la sostenibilidad no solo es ambiental, sino social, económica y cultural. “Las personas quieren vivir ahora una experiencia, conocer la cultura, y eso es lo que está ofreciendo Puerto Nariño. Así, las comunidades se involucran y dejan de ser solo empleados”, añadió Howard.

La certificación la obtuvo la población luego de una serie de encuentros en los que se contó con la participación de las comunidades indígenas.

Se levantó un mapa cultural, con el cual se identificaron los lugares que podían convertirse en atractivos, lo que ha permitido que los visitantes puedan reunirse con sabios en las malocas y conocer de cerca cómo viven los indígenas.

“Los visitantes pueden ahora pernoctar en los asentamientos, conocer las cultivos y entender cómo se prepara la fariña, que es un producto derivado de la yuca. En las noches, como una experiencia más, las personas pueden sentarse a escuchar los mitos y leyenda de los ticuna”, contó Luz Jenny Torres, líder de sostenibilidad de Puerto Nariño.

Se impulsó también la capacitación de la gente en temas gastronómicos para desarrollar los sabores propios, lo que ha permitido consolidar platos como el ‘patarasca’, una preparación de pescado, como uno de los infaltables a la hora de visitar el Amazonas. Además, junto con la Fundación Leo Espinosa se creó un recetario con 70 novedades de las comunidades ticunas, cocamas y yaguas.

Además de Puerto Nariño, el Ministerio de Industria, Comercio y Turismo ha certificado destinos como el centro histórico de Cartagena, el parque Arví en Medellín, las playas La Aguada en el Chocó y Palmeras, en Gorgona.

Este sello de sostenibilidad, de acuerdo a Miguel Rodríguez, de Puerto Nariño, se ha convertido en una garantía de confianza para los visitantes.

“Vienen de toda Suramérica, e incluso europeos y asiáticos. Ellos están muy atentos a estas marcas de calidad y les da confianza”, dijo Rodríguez, quien además destacó que se está protegiendo el ambiente y la cultura de los puertos nariñenses.

El arte y el oficio de una taza de café

Turistas nacionales y extranjeros son los visitantes que recibe el Hotel Hacienda Combia (Calarcá), quienes llegan a aprender acerca de la cultura del café. Este hotel, que recibió un galardón en el mes de febrero por las diferentes acciones que realiza en beneficio de las comunidades locales, ha logrado que haya un desarrollo económico en sus últimos años. Su objetivo es apoyar la artesanía local a través de la elaboración y venta de canastos recolectores de la semilla de café, los cuales les enseñan a los turistas la importancia de los valores culturales ancestrales.

“El sector turístico asociado al café, plátano, cítricos y la ganadería es uno de los principales renglones de la economía del departamento, lo cual demanda mano de obra local”, afirmó Manuel Sabogal, presidente de Hacienda Combia.

También se han implementado buenas prácticas ambientales que permiten el cuidado del entorno. La ganancia de todo este esfuerzo es que los visitantes comprenden el arte y el oficio que implica el proceso de llevar el café de la siembra a la mesa y disfrutarlo en una taza. A su vez, la comunidad también crece.

Campesinos, guías turísticos de su propia vereda en Pereira

Han pasado casi dos años desde que la Asociación Comunitaria Yarumo Blanco recibió el Premio Nacional de Turismo Sostenible, en la categoría cuatro beneficios a las comunidades.

El desarrollo del programa de ecoturismo comunitario, en el Santuario de Fauna y Flora, en Otún (Quimbaya, Pereira), ha hecho que, durante seis años, el trabajo con la población sea en pos del mejoramiento de la calidad de vida económica y educativa de las personas que tienen por hogar el corregimiento la Florida.

Según Harvy Murillo González, intérprete ambiental, “la parte operativa la conforman los padres de familia, madres cabeza de hogar y jóvenes”. Gracias a esta iniciativa, la gente de las veredas se ha capacitado en prestación de servicios turísticos con Parques Nacionales.

Prácticas ecológicas ‘made in’ Antioquia

Senderismo, ‘Arví pícnic’, paseo a caballo, ciclopaseos, entre otras, son algunas de las actividades ecológicas que personas de todo el mundo pueden disfrutar en el parque Arví, en Medellín.

El parque ha crecido tanto que el Ministerio de Industria, Comercio y Turismo lo certificó este año como destino turístico de Colombia, dentro del ámbito de la sostenibilidad, al igual que Puerto Nariño (Amazonas).

Con este reconocimiento también se ha incrementado la demanda turística, lo que ha implicado un esfuerzo en el desarrollo de conocimientos en sostenibilidad ambiental, sociocultural y económica de las comunidades involucradas.

“Cada año recibimos cerca de 756.000 visitantes de diferentes partes de Colombia, México, Europa y Asia, lo cual ha hecho que nuestro territorio se desarrolle en aspectos económicos y educativos”, señaló Nicolás Londoño, jefe de comunicaciones del destino turístico.

Londoño agregó que con la certificación se busca seguir aportando al posicionamiento de la imagen de Medellín como referente nacional e internacional de territorio sostenible y así lograr que los turistas desarrollen prácticas ecológicas.

Río Claro, cañón de mármol en el Magdalena Medio

Río Claro Reserva Natural, ubicada en el oriente antioqueño –Magdalena Medio Central, entre los municipios de Puerto Triunfo, San Luis y Sonsón–, es un proyecto de iniciativa privada que apoya la protección de los bosques húmedos tropicales en el cañón del río Claro.

Durante los últimos años se ha convertido en uno de los mayores atractivos turísticos para visitantes de los países asiáticos y de Norte América, quienes se interesan por desarrollar programas de ecología y de recreación dentro del área protegida.

La gran biodiversidad en su flora y su fauna y la transparencia de su río, que por décadas se abrió camino a través de las piedras, forma el más esplendoroso cañón de mármol que existe en Colombia.

Este mágico lugar se llevó el primer lugar en la categoría de acciones para la conservación de la naturaleza, los ecosistemas y las especies. De hecho, se creó un manual de procedimientos y prácticas sostenibles para esta reserva.

En Río Claro, los visitantes pueden disfrutar de planes turísticos naturales, en los que podrán recrearse con la vegetación tropical de bosques húmedos que crecen sobre rocas de caliza y yacimientos de mármol, los cuales hacen parte de una de las reservas más importantes y hermosas en el centro del país. También, para los aficionados del deporte, la reserva ofrece diferentes prácticas o actividades de aventura extrema, como ‘rafting’, espeleísmo, senderismo, vía ferrata y ‘canopy’.

Comunidades crean experiencias para promover joyas naturales en el mundo

Pobladores de distintos municipios se han organizado para recuperar reservas, parques naturales y productos típicos de su región, como estrategias para atraer turistas nacionales e internacionales. A su vez, las iniciativas crean empleo y son amigables con el ambiente. Estos son cuatro casos de éxito.

EL TIEMPO

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.