Los Chemical Brothers hablan de sus 20 años y su show en el Sónar

Los Chemical Brothers hablan de sus 20 años y su show en el Sónar

Sicodelia fraternal y un espectáculo de luces sinestésico es el que se verá en el festival.

notitle
04 de diciembre 2015 , 07:51 p.m.

Tras dos décadas de haber lanzado su debut Exit Planet Dust, los Chemical Brothers, de Manchester, siguen siendo, como lo escribió el diario The Guardian hace unos días, un par de personas comunes y corrientes que hacen música extraordinaria. Hijos de la misma cultura que gestó fenómenos como Joy Division, New Order, Oasis y los Bee Gees, Ed Simons y Tom Rowlands regresan a Colombia con un espectáculo de música, luces y vídeo de impacto sinestésico.

Chemical Brothers regresan al país motivados por dos propósitos: el primero, conectar 20 años de música a su nuevo larga duración, Born In The Echoes, lanzado a finales del mes de junio.

El segundo es cerrar la primera edición del festival Sonar en Bogotá, un multitudinario y exclusivo evento de vanguardia, cuya naturaleza itinerante lo ha llevado de su natal Barcelona a selectas ciudades como Rejkiavik, Ciudad Del Cabo, Buenos Aires y Sao Paulo, y que propone que la electrónica y la escena del dance en vivo sean el conector entre el emprendimiento digital y el artístico.

En entrevista telefónica previa al show completo de Chemical Brothers en Bogotá, Ed Simons narra el proceso de creación detrás de uno de los catálogos mejor cuidados de la electrónica mundial y cómo funciona un show de la banda; además, habla duro sobre la comercialización de la electrónica a través del EDM.

El show de Barcelona este año fue mucho más que eso, una celebración de la vida y del ‘dance’.

Esa es una reseña perfecta. Creo que no hay mucho más que decir.

¿Es tan grande esa celebración de la vida para ustedes como lo es para nosotros, los fanáticos?

Así se siente. Al principio somos solo nosotros dos, metidos en un estudio, y luego de eso se propaga y cobra vida solo cuando hay multitudes al frente de ella. Por eso lo hacemos, por ese momento de conexión. La música está hecha para ese propósito que usted menciona: celebrar que se está vivo. Es la combinación de varios factores: de la música con el trabajo visual, y a dónde lleva a la gente, tanto en masa como individualmente. Hacer eso tres o cuatro veces a la semana en una gira es algo increíble.

¿Cómo se juntan las ideas que salen del estudio con las que terminan en el concierto visualmente?

Hemos trabajado desde que comenzamos con Adam Smith, un artista visual que trabajaba en el mismo club al que íbamos a bailar en Manchester los viernes. Nos volvimos amigos. Cuando iniciamos, Adam solamente usaba proyectores e imágenes a alta velocidad. Pero siempre conversábamos toda la música que hacíamos con él. Así iba él apareciendo con ideas y evidentemente la escala del trabajo de los tres ha crecido al espectáculo que se tiene ahora.

Pero siempre ha sido un trabajo entre tres, compartido, en el que oímos la música y él desde el vídeo recrea la música. Pero es un trabajo muy específico (el de Smith); nosotros trabajamos con muchos directores de luces. En esta ocasión, las luces están concebidas con el propósito de darle profundidad visual a la música. Hemos intentado crear un espectáculo de luces tridimensional.

Es bueno resaltar que no solo es esa ceremonia de lo ‘dance’ y de la vida como tal, sino también de un catálogo impecable de canciones.

Es una observación muy generosa. Nos gusta tocar las viejas canciones. Ver lo que significan para la gente; pero es importante decir también que esta no es una celebración de nuestros egos, pero nos gusta ver cómo una canción como Chemical Beats, que es la canción de donde sale nuestro nombre y que cumple veinte años en 2015, funciona con las nuevas canciones del álbum y ver cómo funcionan juntas. Después de todo, son hechas por las mismas dos personas que comenzaron a trabajar juntas hace dos décadas. De manera que es interesante ver adónde lleva un clásico como ese a ciertas personas en la audiencia y adónde las lleva una nueva canción conectada a la más clásica.

¿Qué puede reflexionar sobre su relación con Tom y sobre el impacto que ambos han tenido como entidad de la electrónica?

Fuimos amigos varios años antes de empezar a lanzar discos, antes de tener éxito. Desde que comenzamos y alquilamos un horrible apartamento en Manchester donde comenzamos a hacer música. No se nos han subido los humos a la cabeza desde entonces. Vivimos muy aterrizados en quiénes somos: buenos amigos, y como hermanos de vez en cuando discutimos como en toda familia. Pero siento que la hemos pasado muy bien. Vivimos para lo que va a suceder.

Se tomaron su tiempo haciendo ‘Born In The Echoes’…

Sí, se tardó un poco en hacerse ese disco. Al terminar la gira de Further sentíamos que había sido una empresa grande, que comenzó con su lanzamiento en 2011 y terminó en la película Don’t Think. Inmediatamente después, continuamos trabajando. Iniciamos una gira como DJ por Europa y el resto del mundo, y empezamos a construir este nuevo álbum a partir de retazos mientras hacíamos los sets. Y cuando tuvimos 3 o 4 cosas buenas, empezamos a pensar en hacer el álbum. Había piezas centrales nacidas de tocar en clubes, e inmediatamente después tuvimos la misma vieja pregunta de quiénes serían los cantantes… hasta que dimos con ellos y empezó a aparecer Born In The Echoes.

Están muy conectadas las canciones nuevas a las anteriores, en especial a las de los noventa.

Sí, creo que sí están muy conectadas a la música previa, pero también nos preocupaba aburrirnos en el proceso de construir canciones que sonaran exactamente igual a como sonaban en los años noventa. Después de todo, estamos en 2015, de modo que la producción es moderna, actual, pero aún hay ese fuego y esa locura que nuestra música invoca. Y no hay EDM (electronic dance music), porque vaya si el EDM se ha vuelto música aguada, que no tiene ese espíritu aventurero y rebelde de hacer lo que se le da la gana a uno. Lo que vio en Barcelona es la respuesta a un sentido de la imaginación, de la trascendencia y de la locura.

¿Por qué volvieron a Q-Tip para hacer ‘Go’ diez años después de hacer ‘Galvanize’?

Su voz se acomoda mucho a nuestros beats. A Q Tip le encantaba Galvanize, así que lo llamamos. Galvanize es un disco muy ‘subterráneo’ en Estados Unidos. En cambio, en Europa, y no sé si en Suramérica, sonó mucho en la radio. Es una canción grande. Así que Tom fue a su casa, pasó tiempo con él… y salió muy bien.

En Colombia ‘Galvanize’ fue también una canción importante en la radio. Pero hay una particularidad del catálogo de ustedes, y es que no todos se volvieron grandes en todas partes del mundo, pero algunos sí lograron cruzar ese umbral del ‘underground’ hacia lo comercial en diferentes partes del mundo… ¿por qué cree usted que se logra ese equilibrio con el catálogo de ustedes, que permite que se mantenga tan vigente para audiencias masivas como ‘underground’?

(Piensa… se ríe) No lo sé… nos gusta hacer canciones que conectan con la gente. Uno es muy afortunado cuando sus canciones conectan con la gente. El público responde a algunas de nuestras canciones a un nivel muy primitivo, muy directo. Pero sigue siendo música bastante sofisticada… digamos que el coro puede llegar a conectar rápidamente cuando expresa algo directamente que se puede transmitir a través de la radio. Por ejemplo Galvanize y Go son comentarios musicales muy directos, comandos de vida que todo el mundo entiende…pero la música sigue sonando underground y tiene producción al estilo del underground…y sin embargo hay algo muy asequible en la música y en la forma como le llega a la gente.

¿Fue ‘Further’ un álbum de concepto?

Sí. La idea original es que fuera un álbum que pudiéramos tocar de principio a fin, porque cuando lo lanzamos estaban sucediendo cosas como el regreso de Brian Wilson, en el que estaba tocando completo el Pet Sounds de los Beach Boys en vivo. Y así como varios artistas estaban tocando en vivo sus discos clásicos por aquellos días, a nosotros nos pareció refrescante hacer ese álbum nuevo en vivo de principio a fin. Por eso tuvo ese espectáculo en vivo dedicado al álbum. Allí estaba el concepto del disco. Además de eso, fue un álbum en que decidimos no traer muchos invitados, sino quedarnos con una sola voz para todo el trabajo interpretativo y nosotros dos trabajando canciones y melodía. Para nosotros fue un álbum muy importante porque era pararse al lado del camino ya recorrido con muchos cantantes. Fue como refrescar el paladar.

¿El amor hizo parte de la conceptualización de ‘Further’?

Hay movimientos del disco donde sí, aparece. Pero cada quien se hace a su propio concepto. No me gustaría coartar la imaginación aterrizando a ‘Further’ en una sola emoción.

¿Le gustó la película del show en Fuji?

Sí. Servirá para cuando estemos viejos y vernos en vivo en algún ancianato. En general es un documento que será lo más cerca a ver cómo es nuestro propio show.

¿A dónde cree usted que va la electrónica? ¿Dónde estaremos en 3 años?

No lo sé. Solo puedo hablar de nuestros proyectos y de nuestra intención de seguir publicando discos que sean emocionantes. Y que conecten con la audiencia. Pero lo que sí veo es que las audiencias de hoy son más sofisticadas y responden a música mucho más loca, y eso es bastante emocionante a pesar de que los DJ de moda se empecinen en poner música plana y sin tomar riesgos. De manera que creo que el futuro está en manos de la audiencia. En su espíritu aventurero y explorador. Es en ese espíritu de los fans donde yace el futuro de la electrónica.

Ya vimos el Dj set. Nos emociona mucho la idea de ver el concierto completo este lunes.

Así es. A nosotros también. Gracias por las palabras. Ya vieron nuestro DJ Set. Ahora verán el verdadero show de los Chemical Brothers.

Cuándo y dónde

Conforman el cartel del festival Bomba Estéreo, Hot Chip, The Chemical Brothers, Brodinski, Gordon City, Dixon, Kiasmos, Recondite, Poncho, Dany F, Evian Christ, Pïonal, el colectivoFrente Cumbiero, Dj Raff, Las Hermanas y Totally Enormous Extinct Dinousars.

Se realizará este lunes 7 de diciembre, de 4 p. m. a 3 a. m. en Corferias. Carrera 37 n.° 24-67, Bogotá. Informes: www.atrapalo.com.co. Boletas: 250.000 pesos.

El Sónar tiene una app que se puede obtener de forma gratuita para móviles con noticias y programación.

ALEJANDRO MARÍN
Para EL TIEMPO

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.