Las iniciativas para solucionar los problemas de los bogotanos

Las iniciativas para solucionar los problemas de los bogotanos

Estas ideas trabajadas por estudiantes y profesores de la U. Nacional buscan financiación.

notitle
04 de diciembre 2015 , 03:53 p.m.

Que el aceite usado se convierta en un componente para la formulación de detergentes, cosméticos y productos comestibles o evitar que un rayo mate a una persona en un campo deportivo e incluso determinar mediante la genética cuál es la probabilidad de que la gente termine siendo alcohólica en Bogotá, son proyectos que podrían ser una realidad.

Los grupos de investigación que están adelantándolos son de la Universidad Nacional y de su exitosa culminación dependen muchas cosas, una de las más importantes: la financiación.

Por ello, estos proyectos se presentaron a una convocatoria realizada por la Secretaría de Planeación, la cual buscaba propuestas de investigación que tuvieran un impacto positivo en Bogotá.

En total, se presentaron 107 proyectos, de los cuales 80 fueron preseleccionados y finalmente nueve quedaron para mostrarlas al Sistema General de Regalías y así recibir la financiación del Fondo de Ciencia Tecnología e Innovación.

Aunque falta que estos proyectos reciban el dinero para continuar su proceso, cada grupo de investigación ha trabajado previamente estas investigaciones, de las que tienen altas expectativas y por qué no, se conviertan en ejemplo para reproducir a nivel nacional e internacional.

Cada una de estas nació a partir de la necesidad de solucionar algunos problemas que tiene la ciudad en términos ambientales, sociales y de seguridad.

Octavio Fajardo, subsecretario de Planeación Socioeconómica de la Secretaría de Planeación, anunció que se podrían destinar cerca de 7.000 millones de pesos para estas investigaciones.

La Universidad Nacional presentó algunos, de los cuales su desarrollo depende de profesores y estudiantes. Estos son unos de ellos.

Genes evitarían consumo de trago

¿Los bogotanos son más susceptibles a caer en el alcoholismo por influencia genética o por influencia social?

Con esta pregunta se desprende el proyecto de investigación que está liderando el profesor Mauricio Rey Buitrago, quien ha dedicado su vida al estudio de la genética humana y en estos momentos es candidato a un doctorado en ciencias farmacéuticas.

Años de investigación en esa rama de la medicina han determinado que las personas alcohólicas tienen un 50 por ciento de probabilidad de caer en esa adicción debido a los genes y el otro 50 por ciento debido a su entorno.

Sin embargo, para determinar el por qué se es alcohólico no es tan fácil de deducir, pues el comportamiento de una población varía de acuerdo con su ubicación geográfica, es decir, no es lo mismo el cuadro genético de una población en Estados Unidos que una en China.

Por ello, los estudios hechos en otras partes del mundo que buscan responder la pregunta del profesor Rey no son aplicables a Colombia y mucho menos a Bogotá.

Profesor Mauricio Rey Buitrago del grupo de genética clínica.

Así que en la propuesta que pasó el docente al Distrito, junto con su equipo (estudiantes de maestría en genética humana), es estudiar en principio mediante pruebas de sangre, a 200 pacientes declarados alcohólicos.

En la sangre se reflejan los cambios que ocurren a nivel cerebral y gracias a esto se podría determinar qué genes están asociados al alcoholismo a partir de comparaciones con personas que no tengan esta adicción.

Los beneficios de este estudio son diagnosticar a tiempo la susceptibilidad a esta adicción y atenderla mediante tratamientos farmacológicos.

Del aceite usado a jabón o pinturas

El aceite usado es uno de los grandes problemas de salubridad de cualquier ciudad y Bogotá no es la excepción.

Este termina en las tuberías que se van tapando al pasar el tiempo y también acaban en afluentes de agua, como el río Bogotá, el cual recibe 70 toneladas diarias de aceite usado, lo que contamina mil litros de agua potable.

Por ello, en el Departamento de Ingeniería Química y Ambiental de la U. Nacional quieren sacar del aceite usado tensoactivos, esto en pocas palabras son moléculas químicas que ayudan a que se mezclen sustancias oleosas y acuosas.

De este compuesto se puede sacar la fórmula para hacer infinidad de productos que van desde la composición de detergentes y jabones, hasta cosméticos, productos comestibles, pinturas, entre otros.

La idea no es nueva, en países como Japón este tipo de tecnología química existe, pero son trabajos que no se han compartido debido a que son investigaciones exclusivas.

No obstante, el grupo de investigación de la universidad ha adelantado trabajo valioso en el que han desarrollado tensoactivos a partir de ácidos grasos o sacarosa, lo que demuestra que van por buen camino.

Falta desarrollar una tecnología que logre llevar su investigación a nivel industrial y, además, estudiarán si la logística del suministro de aceites es sostenible, pues se necesita de transporte que puede generar contaminación.

Antenas que alertarían caída de rayos

En Bogotá unas 400.000 personas salen a campos deportivos a realizar alguna actividad física y en la ciudad hay altas probabilidades de que alguien muera a causa de un rayo en estos espacios abiertos.

Debido a esto nace el proyecto de un grupo de investigadores del departamento de Ingeniería Eléctrica de la Universidad Nacional que está trabajando en una investigación que ayude a detectar de forma temprana la caída de un rayo.

Ahora el equipo cuenta con una tesis de grado en la que el estudiante José Andrés Roncancio logró desarrollar una antena que determina la dirección en la que va a caer el rayo y si una tormenta inicia, este aparato puede indicar en dónde está.

Los aros que tiene el dispositivo miden a 100 kilómetros el voltaje del campo magnético y así logran calcular el ángulo respecto a la posición del rayo.

Aunque aún no se sabe con precisión el tiempo de anticipación con el que podría generar una alerta, se espera que sea en cuestión de minutos para que las personas se dirijan a un refugio.

Durante el proceso de la investigación, el equipo quiere que se adicione al aparato un sensor de campo eléctrico y también agregar una estación meteorológica para que se valore la medida de temperatura y presión en la caída de los rayos.

Así el aparato apenas calcule la presencia cercana de un rayo, haga sonar una alarma.

El refugio es otra de las etapas que desean desarrollar, con el objetivo de proteger a los que lleguen e este y también a los que estén cerca pero que no han alcanzado a llegar.

Los investigadores insisten en que esto se debe manejar en términos probabilísticos, ya que la teoría de los rayos es muy compleja.

Este tipo de tecnología no se ha desarrollado en otras partes del mundo y el objetivo es que se pueda imitar en otras ciudades del país para evitar tragedias.

BOGOTÁ

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.