Jotamario Arbeláez será galardonado en México

Jotamario Arbeláez será galardonado en México

El escritor caleño recibe el Premio Iberoamericano de Poesía Ramón López Velarde 2015.

notitle
04 de diciembre 2015 , 07:37 a.m.

El escritor colombiano será homenajeado este 5 de diciembre, en el marco del Festival Internacional de Poesía Ramón López Velarde, que organiza la Universidad Autónoma de Zacatecas.

“Es significativo que el premio, que cubre la totalidad de mi obra, tuvo como puntas de lanza mis dos últimos libros publicados (que hacen parte de una serie de 12) ‘Mi crucifixión rosada’ y ‘El Excelentísimo Gabo y los burros costeños’, con textos poéticos que han sido trabajados con base en columnas de prensa publicadas en EL TIEMPO, en los últimos 20 años, lo que le da un sabor de extrema originalidad”, comenta Arbeláez.

Se trata de un nuevo galardón que el escritor suma al prestigioso Premio Internacional de Poesía Chino Valera Mora 2008, que ganó hace siete años.

“La poesía es una apuesta contra el tiempo que la resiste. Media una diferencia entre el poeta que se levanta y el que se apresta a acostarse. Se comienza cantando con discordantes acordes. Se prosigue templando el tono y buscando nuevas motivaciones a la tonada”, reflexionaba Arbeláez, hace poco en el prólogo de la edición cubana de ‘El profeta en su casa’, que él publicó en su columna de este diario el año pasado.

Se trata de una pasión, como lo anota el propio escritor en otra de sus columnas, que lo tocó desde los años de infancia y primera juventud en su casa caleña de San Nicolás.

“A los 12 años decidí ganarme la vida, dado que el magro sueldo de mi papá en la sastrería apenas si daba para los gastos de la casa. Con serrucho y martillo, más tres tablas de una cama desbaratada y una tira de cuero construí mi cajuela de vendedor de golosinas en el teatro San Nicolás, recomendado por don Santiago Isaza, que era el mandamás de Cine Colombia. Ya ensayaba ser escritor, pero el profesor de castellano, el señor Mina Balanta, me sentenció: ‘Con la escritura no va a ganar ni un peso. Dedíquese más bien a vender maní’”, dice Arbeláez.

Sin embargo, esa experiencia como aprendiz de comerciante fue su debut y despedida. Él prefirió seguir esa luz literaria y poética que le dictaba su corazón y, a juzgar por los frutos recogidos, valió la pena.

Han pasado ya 50 años desde que Arbeláez, con un grupo de amigos, entre los que se encontraba Gonzalo Arango y Elmo Valencia, conformaron los ‘nadaístas’. Escribían poemas, como cuenta Arbeláez, “inconexos e incomprensibles, para contribuir a la confusión general, dadaísmos y borborigmos”.

“De poemas absurdos devinimos en poemas sociales despolitizados. No hicimos la revolución con nuestros poemas, pero revolucionamos la poesía. Después de nuestros cantos nadie en nuestro país volvió a cantar como se cantaba. Y de lo que se trataba era precisamente de eso”, concluye Arbeláez en su texto de ‘El profeta en su casa’. Hoy puede sentirse orgulloso, con este nuevo premio, del camino recorrido.

Cultura y Entretenimiento

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.