Congreso aprobó plebiscito y Gobierno espera 10 millones de votos

Congreso aprobó plebiscito y Gobierno espera 10 millones de votos

Umbral para refrendar los acuerdos de paz de Cuba será del 13 %. Conozca las claves de lo aprobado.

notitle
03 de diciembre 2015 , 09:16 p.m.

La plenaria de la Cámara de Representantes aprobó el jueves en la noche el proyecto de ley estatutaria que habilita un plebiscito para refrendar los acuerdos de paz de La Habana, para el cual el Gobierno espera que haya más de 10 millones de votantes.

El proyecto sufrió pocas modificaciones de fondo en cuanto a lo aprobado en Senado el miércoles pasado y lo que se hizo fue más una labor de pulir algunas de las disposiciones avaladas en esa corporación.

Esta iniciativa implementa una serie de reglas para la utilización del plebiscito como instrumento refrendatorio, el cual sería exclusivamente para que los ciudadanos se pronuncien sobre lo pactado entre el Gobierno y las Farc, y solo se convocaría en caso de que las partes así lo acuerden.

El ministro del Interior, Juan Fernando Cristo, se mostró optimista sobre el plebiscito por la paz, tras su aprobación en el Congreso.

“Actualmente estamos seguros en el Gobierno de que en ese plebiscito, que esperamos celebrar por tarde al final del primer semestre del año entrante (...), van a votar mínimo 10’000.000 de colombianos, y que la mayoría de ellos le dará un mandato a la paz”, afirmó Cristo.

El debate no estuvo exento de las críticas del uribismo, cuyos representantes presentaron varias proposiciones, la mayoría de las cuales fueron derrotadas. Al final de la votación, cuando solo faltaba avalar la vigencia del proyecto, algunos representantes manifestaron su inconformidad y se retiraron.

El tema del umbral mínimo para que esta herramienta sea válida, uno de los principales de este proyecto, fue uno de los más debatidos en la sesión del jueves. Aunque el Gobierno logró proteger que este permanezca en el 13 por ciento del censo electoral en uno u otro sentido, hubo varias proposiciones para modificarlo.

Ese porcentaje requerido significa que para que el plebiscito por la paz sea válido deberán votar unos 4,4 millones de votantes por el ‘sí’ o la misma cifra por el ‘no’.

La representante a la Cámara por el Partido Conservador Inés Cecilia López Flórez propuso, por ejemplo, que el mínimo para el ‘sí’ fuera el 60 por ciento del censo electoral.

Su colega liberal Neftalí Correa planteó que para esta herramienta hubiera al menos un 50 por ciento de participación (16 millones de votantes) y que el mínimo para el ‘sí’ fuera del 25 por ciento. Ambas propuestas fueron derrotadas.

Financiación

La forma como se divulgarán los acuerdos de La Habana –30 días antes del plebiscito– para que los colombianos los conozcan plenamente antes de votar y las garantías para quienes quieran hacer campaña por el ‘sí’ y por el ‘no’ fueron de los temas más debatidos.

En la Cámara se incorporó la misma propuesta que se había agregado en Senado en el sentido de que las dos iniciativas tendrán los mismos derechos y garantías. Sin embargo, en Cámara se eliminó que el Estado financie con dinero en efectivo esas campañas, algo que había sido aprobado en Senado, el miércoles pasado.

Según el ministro Cristo, habrá “acceso a medios de comunicación, que es financiación del Estado, en condiciones de igualdad para los partidarios del ‘sí’ y del ‘no’”.

“Lo que no habrá, y no está contemplado en la ley de participación ciudadana, es financiación en recursos en efectivo ni para uno ni para otro”, explicó el funcionario, quien admitió que en Senado se había cometido una “imprecisión” al aprobar esta disposición.

En Cámara de Representantes también se aprobó, tal y como fue en Senado, que los colombianos en el exterior participen en el plebiscito y se agregó una proposición de la representante a la Cámara por el Centro Democrático María Fernanda Cabal, la cual refuerza la obligación de que Gobierno y Congreso tramiten las reformas necesarias para implementar los acuerdos.

Lo que viene en las cámaras y la Corte

Tras la aprobación en último debate en la Cámara de Representantes, el proyecto de ley que regula un plebiscito para la paz deberá pasar a conciliación con el texto aprobado en Senado.

Este paso se debe cumplir, ya que en la votación en la Cámara hubo algunas modificaciones con respecto a lo que había quedado establecido en el Senado el miércoles pasado.

Una vez la conciliación sea hecha, esta debe ser aprobada por ambas corporaciones, con lo que el trámite en Congreso habrá terminado.

En ese momento, la iniciativa pasará a la revisión en la Corte Constitucional, como está establecido para las leyes estatutarias. El alto tribunal no tiene un tiempo límite para examinar este proyecto.

Si el veredicto del máximo tribunal constitucional es favorable, el proyecto que regula el plebiscito por la paz pasará a sanción presidencial.

Cabe recordar que el Gobierno ha reiterado que solamente se acudirá a este instrumento refrendatorio excepcional en caso de que las partes que negocian en La Habana acuerden que esta será la manera de definir el aval popular para lo pactado en la isla.

Santos aclara los alcances del carácter vinculante de la figura refrendatoria

El presidente Juan Manuel Santos aclaró anoche, durante la entrega de los Premios Portafolio, que el carácter vinculante del plebiscito no implica que los acuerdos de La Habana –en caso de que gane el ‘sí’– se incorporen automáticamente al ordenamiento jurídico colombiano. El mandatario aclaró que de ganar en las urnas el paso siguiente es tramitar las leyes y reformas constitucionales que se requieren para implementar lo pactado con las Farc.
“Si el plebiscito es aprobado, lo que significa es que los colombianos refrendan, validan, el conjunto de los acuerdos de paz, pero estos todavía no quedan incorporados en las leyes o la Constitución”, aseguró el Jefe de Estado.

Esta claridad la hizo por las dudas que sectores políticos y empresariales han expresado por los alcances de ese mecanismo de refrendación. De hecho, Santos enfatizó que es una figura refrendatoria que da todas las garantías necesarias.

Ayer, por su parte, las Farc reiteraron desde Cuba su rechazo al plebiscito. En un comunicado aseguraron que “no produce seguridad jurídica ni nos compromete. Desorienta. Al tal instrumento no se puede atar la suerte del acuerdo final de paz. Hacerlo sería un descalabro”. Y el procurador Alejandro Ordóñez también lo descalificó: “Desplaza al ciudadano en un tema tan fundamental”.

Cinco claves de lo que se ha aprobado

1. Umbral del 13 %

Para que el plebiscito sea válido deberán votar 4,4 millones de ciudadanos por el ‘sí’ o la misma cantidad por el ‘no’.

2. Garantías

Habrá garantías para las campañas por el ‘sí’ y por el ‘no’. El Estado dará espacios en medios para que ambas iniciativas puedan promocionarse.

3. Financiación

No habrá financiación estatal en efectivo. Esta solamente se dará a través de la pauta de medios de comunicación del Estado.

4. Carácter vinculante

El Gobierno estará obligado a acoger jurídicamente lo que se vote en las urnas, sin importar si gana el ‘sí’ o si gana el ‘no’.

5. Tiempo de votar

El plebiscito por la paz solamente se convocará en caso de que Gobierno y Farc acuerden si este será el mecanismo refrendatorio.

POLÍTICA

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.